Pasar al contenido principal

La trompa del elefante es como la lengua, el brazo y la nariz de un humano combinados en un solo súper órgano

  • Las trompas de los elefantes son unas de los órganos más impresionantes del reino animal.
  • Los elefantes tienen el olfato más poderoso que se haya estudiado alguna vez, puede llegar a olfatear y rastrear a varios kilómetros a su alrededor. 
  • Poseen 40.000 músculos diferentes que se contraen y expanden para ejecutar complejos movimientos. 

Esta es la transcripción del video.

¿Qué pasaría si pudieras usar tu nariz para hacer esnórquel, arrancar un árbol pequeño o oler agua a varios kilómetros de distancia? Bueno, los elefantes no se impresionarían demasiado. Lo hacen a diario, gracias a lo que hay dentro de su trompa.

Si miraras dentro de la trompa de un elefante, realmente se parecería más al interior de tu lengua que a tu nariz. Las trompas, las lenguas e incluso los brazos de los pulpos son órganos únicos llamados hidrostatos musculares. Eso significa que están hechos casi exclusivamente de músculos, y la trompa de un elefante tiene muchos de ellos, unos 40.000, en comparación con los 650 músculos que tiene el cuerpo humano.

Normalmente los músculos dependen de los huesos y las articulaciones para moverse y hacer fuerza. Cuando cogemos una pesa, por ejemplo, nuestro bíceps tira de los huesos del antebrazo y eso hace que se accionen las articulaciones del codo. Pero en la trompa de un elefante, no hay huesos a los que agarrarse ni articulaciones de las que depender. Los músculos asumen ese papel en su lugar. Esto hace que las trompas sean increíblemente flexibles a la hora de moverse en todas las direcciones. Y todos esos músculos son lo suficientemente poderosos como para levantar varios kilos, pero lo suficientemente delicados como para coger un trozo de tortilla sin ni siquiera romperlo.

Leer más:10 trucos para mantenerse despierto sin tomar cafeína, según la ciencia 

Pero mientras que las trompas pueden tener estructuras similares a la lengua y funcionar como un brazo, son, de hecho, una nariz y una muy excepcional. El sentido del olfato de un animal está relacionado con el número de genes receptores olfativos que tiene. Y los elefantes, bueno, tienen muchos de ellos, casi 2.000, más que cualquier otro animal que conozcamos. Los perros sabuesos, por ejemplo, solo tienen unos 800, mientras que los humanos tienen aún menos. De hecho, la nariz de un elefante es tan buena que puede olfatear bombas. Ha habido casos en los que los elefantes africanos evitaban las minas terrestres en Angola, y en 2015 los investigadores quisieron ponerlo a prueba. A los elefantes se les presentó una serie de cubos llenos de diferentes olores, incluyendo el TNT, el ingrediente principal de las minas terrestres. De 07 muestras de TNT, los elefantes detectaron todas menos una.

Por supuesto, sus trompas no evolucionaron hasta convertirse en detectores de bombas. Ellos usan su nariz como nosotros usamos nuestros ojos, para encontrar comida y agua, para evitar depredadores y para trazar un mapa de otros elefantes cercanos. Es como ir a una reunión familiar con los ojos cerrados y saber exactamente dónde están todos. Pero si aún no puedes creértelo, las trompas guardan más secretos. Cuando los elefantes atraviesan ríos profundos, por ejemplo, curvan su trompa para hacer un esnórquel, y cuando se bañan la pueden usar como manguera, o más bien como una manguera para incendios. Con una sola succión, una trompa puede hacerse con hasta 10 litros de agua. Y aún no te hemos contado lo más impresionante de las trompas de los elefantes. De hecho, si pones un espejo delante de un elefante, uno de sus pasatiempos favoritos es abrir la boca y ver sus trompas. Admítelo, si tuvieras una nariz así, harías exactamente lo mismo.