Pasar al contenido principal

Trump le dijo a dos altos funcionarios rusos en 2017 que no estaba preocupado por la intromisión de Rusia en las elecciones

President Donald Trump meets with Russian Ambassador Sergei Kislyak.
President Donald Trump meets with Russian Ambassador Sergei Kislyak. Russian Embassy

  • El presidente Donald Trump le dijo a dos altos funcionarios rusos en 2017 que no le preocupaba la interferencia de Rusia en las elecciones de 2016, según ha informado el Washington Post.
  • Trump dijo que no le molestaba porque Estados Unidos también había llevado a cabo operaciones similares, según la noticia.
  • Se dijo que los funcionarios de la Casa Blanca estaban tan alarmados por los comentarios que limitaron el número de personas que tuvieron acceso a un memorándum de la reunión al mínimo posible, según han declarado tres ex funcionarios a The Post.
  • La revelación se suma a una lista de comentarios controvertidos que Trump hizo durante la reunión. Además de revelar a los rusos la información clasificada que Estados Unidos había obtenido de un aliado cercano, Trump también se jactó de que despedir al director del FBI, James Comey, le había quitado una "gran presión".
  • Estados Unidos extrajo a un espía de Rusia poco después de la reunión, según se informa, en parte porque los funcionarios estaban preocupados por la forma en que la administración Trump manejaba la información clasificada.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El presidente Donald Trump dijo a dos altos funcionarios rusos durante una reunión en el Despacho Oval en 2017 que no le molestaba la interferencia de Rusia en las elecciones estadounidenses de 2016, según ha informado The Washington Post.

Según la noticia, Trump le dijo al ministro de Asuntos Exteriores ruso Sergey Lavrov y al embajador ruso Sergey Kislyak que no estaba preocupado por el asunto porque Estados Unidos ha hecho cosas similares en otros países.

Los comentarios de Trump alarmaron tanto a los funcionarios de la Casa Blanca que limitaron el acceso a un memorándum de la reunión a un pequeño círculo de ayudantes que tenían autorización de alto secreto, según informa The Post, citando a tres ex funcionarios. Se dijo que esta acción fue tomada para evitar que los comentarios de Trump fueran revelados al público.

La revelación añade una capa más a la lista de comentarios controvertidos que el presidente de Estados Unidos hizo durante la reunión.

La reunión tuvo lugar un día después de que Trump despidiera al entonces director del FBI James Comey, que estaba investigando la intromisión de Rusia en las elecciones. La Casa Blanca dijo inicialmente que Comey fue despedido por la forma en la que había gestionado la investigación de la oficina sobre el servidor de correo electrónico de Hillary Clinton. Pero Trump reveló en la televisión nacional que despidió a Comey por "esta cosa de Rusia".

Leer más: Los analistas no ven tanto riesgo en el impeachment de Trump para los mercados como parece

Durante la reunión con Lavrov y Kislyak, Trump se jactó de que el despido de Comey le había quitado una "gran presión".

También reveló a los rusos información clasificada sobre el Estado islámico que había sido proporcionada por Israel, uno de los aliados más cercanos de Estados Unidos en Oriente Medio.

Poco después de la reunión, Estados Unidos sacó a un espía de Rusia, según informó la CNN a principios de este mes.

Los funcionarios comenzaron a preocuparse por la seguridad del activo cuando Estados Unidos supo hasta qué punto Rusia estaba interfiriendo en las elecciones de 2016 y cuando los medios de comunicación informaron al respecto y comenzaron a examinar las fuentes de la CIA en el Kremlin, cuenta The New York Times. La CIA decidió ofrecerse a extraer al espía a finales de 2016, antes de que Trump asumiera el cargo.

Leer más: Donald Trump acusa a Google y Twitter de querer manipular las elecciones

El espía aparentemente se negó, pero las preocupaciones de los funcionarios se vieron agravadas cuando, en mayo de 2017, Trump reveló información clasificada a los rusos durante la reunión, explica la CNN.

La información que Trump compartió con los rusos no estaba directamente relacionada con la fuente, y no hay evidencia de que Trump pusiera en peligro al espía. Sin embargo, la CNN informa de que su divulgación impulsó a los funcionarios a "renovar las discusiones anteriores" sobre el riesgo potencial de que la fuente quedara expuesta.

En particular, les preocupaba que Trump y su administración gestionaran mal de forma habitual la información clasificada y que sus acciones pudieran exponer a la fuente encubierta como espía dentro del gobierno ruso.

Y además