Pasar al contenido principal

Uber recupera su licencia para operar en Londres

La app de Uber en Londres [RE]
Reuters
  • Uber ha recuperado su licencia para operar en Londres tras una batalla judicial de dos días.
  • Son buenas noticias para los 3,5 millones de personas que usan Uber en Londres.
  • Pero Uber no está fuera de peligro: la licencia sólo dura 15 meses y tendrá que cumplir con las condiciones del regulador de Londres.
  • A pesar de tomar una decisión favorable a Uber, la magistrada principal, Emma Arbuthnot, criticó a la compañía.
  • En una audiencia en el Tribunal de Westminster ha asegurado que Uber pensaba que estaba "por encima de la ley".
  • Uber ha admitido que merecía perder su licencia el año pasado, pero también ha argumentado que ha realizado muchos cambios en los últimos nueve meses.

Uber ha recuperado su licencia de Londres tras una batalla judicial de dos días con el regulador de la capital, Transport for London (TfL).

La victoria supone un impulso para el nuevo CEO, Dara Khosrowshahi. Gran parte del caso de Uber se ha basado en convencer a la corte de que los días de chico malo de su exCEO Travis Kalanick ya habían quedado atrás y que la compañía estaba lista para reformarse.

La principal magistrada, Emma Arbuthnot, ha otorgado a Uber una licencia de 15 meses para operar, con la condición de que la empresa se someta a una auditoría verificada independientemente cada seis meses.

Transport for London (TfL), el regulador de la capital, decidirá si renueva nuevamente la licencia de Uber.

Uber también ha aceptado otras condiciones paralelas de TfL. Estas incluyen elaborar informes de todas las quejas graves en materia de seguridad, sobre la capacitación de los conductores Uber existentes y nuevos para asegurar la seguridad de compartir el automóvil, y el compromiso de ofrecer información a TfL sobre cualquier violación de datos importantes.

TfL se quejó el año pasado sobre el enfoque de la compañía para informar delitos graves relacionados con los conductores. Su registro de los controles clínicos y de seguridad realizados al conductor, así como el uso de su software secreto Greyball para esquivar a los funcionarios de transporte, también contribuyeron a la decisión.

Un portavoz de Uber ha explicado: "Estamos complacidos con la decisión de hoy. Seguiremos trabajando con TfL para abordar sus preocupaciones y ganarnos su confianza, a la vez que brindaremos el mejor servicio posible para nuestros clientes".

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, ha manifestado que el tribunal ha "reivindicado" la decisión original de TfL de no renovar la licencia de Uber en septiembre. "Uber ha sido puesta a prueba: su licencia de 15 meses conlleva un conjunto claro de condiciones que TfL supervisará y aplicará a fondo", ha explicado en un comunicado.

La jueza: Uber "pensaba que estaba por encima de la ley"

A pesar de la victoria de Uber, tanto TfL como Arbuthnot dejaron caer algunas severas críticas.

En un momento durante la sesión del martes, Arbuthnot aseguraba que tenía la impresión de que Uber "pensaba que estaba por encima de la ley".

Al mismo tiempo, la jefa interina de licencias de TfL, Helen Chapman, describía una relación complicada con Uber en los últimos cinco años. Testificaba ante la corte el pasado martes: "Hemos tenido cinco años de relación muy difícil, en la que Uber ha sentido que no estaba sujeta a regulación, de la misma manera que regulamos a todos los demás".

Añadía que había algunos casos graves en los que Uber no se había tomado en serio las quejas sobre los conductores, aunque no entró en detalles. "Francamente, algunos de los casos que he visto son bastante espantosos, y no han tomado ninguna medida [...] con algunas de esas preocupaciones. Los casos que se han planteado son muy preocupantes", explicaba.

Chapman agregó que mientras Uber revisaba las quejas sobre los conductores, "la seguridad pública se ha visto comprometida" mientras tanto.

Uber arguyó que ha cambiado radicalmente como empresa desde septiembre

Uber ha mantenido un tono de disculpa durante los dos días, admitiendo que probablemente merecía perder su licencia por los errores y la cultura corporativa creada por el anterior CEO, Kalanick.

Varios ejecutivos, incluida la presidenta de la junta, Laurel Powers-Freeling, el jefe de las ciudades del Reino Unido, Fred Jones, y el jefe regional en Reino Unido e Irlanda, Tom Elvidge, han subido al estrado.

Todos reconocieron que Uber no había sido totalmente transparente con los reguladores y que la información que les había proporcionado en el pasado había sido inadecuada e, incluso, engañosa. En cambio, su abogado Thomas de la Mare argumentaba que Uber había hecho "un cambio total en la forma en que llevamos a cabo nuestros negocios".

La firma señaló su acuerdo con la Policía Metropolitana para denunciar delitos graves, acuerdos con la empresa matriz de Uber en Estados Unidos para mantener a los reguladores al tanto de los principales cambios o problemas en el servicio, así como el nombramiento de directores no ejecutivos en su junta directiva del Reino Unido.

Te puede interesar