Pasar al contenido principal

Los adictos al móvil son los nuevos conductores borrachos por lo que la Guardia Civil va a rastrear las llamadas de los que causen accidentes

Un coche siniestrado en un accidente de tráfico
Reuters
  • Una de cada tres muertes en carretera es causada por distracciones. 
  • Un estudio compara la amenaza del uso del móvil en el coche con el de ir borracho. 
  • Los "adictos al móvil" no tienen la vista en la carretera durante el 28% del trayecto. 
  • La Guardia Civil acaba de recibir autorización para examinar las llamadas de una persona implicada en un accidente. 

El número de personas fallecidas en la carretera fue de 1.180 en 2018, según la DGT. El organismo asegura que una de cada tres muertes es provocada por las distracciones y, aunque es difícil determinar cuáles son realmente por el uso del móvil, el presidente de la DGT quiere equiparar la gravedad a la de ir drogado en el coche. 

Un estudio de ZenDrive sigue esa misma vía al sugerir que los "adictos al móvil" son los nuevos borrachos al volante. La investigación revela en sus resultados que el las personas que usan el móvil al volante tienen más posibilidades de chocar y son un 9% más lentos a la hora de frenar. 

El informe asegura que "los adictos al móvil" han reemplazado a los borrachos como el enemigo público número uno cuando se trata de amenazas en la carretera. 

Y añade que el número de personas que entran dentro de esta categoría está creciendo constantemente y presentan estos comportamientos al volante. 

  • En  un viaje cualquier,  tocan su móvil cuatro veces más que el conductor medio. 
  • Como resultado, pasan seis veces más tiempo mirando la pantalla del móvil. 
  • La vista no está en la carretera durante el 28% del trayecto.

Leer más: Cepillarse los dientes conduciendo o mirar el móvil en moto: los vídeos de las mayores locuras al volante captados por la DGT

La Guardia Civil acaba de recibir autorización para examinar las llamadas de una persona implicada en un accidente 

Ley de Seguridad Vial considera una infracción grave el uso manual del móvil al volante con sanciones que incluyen multas y pérdida de puntos, e incluso cárcel si tiene consecuencias mortales o de lesiones. 

Sin embargo, la lucha judicial contra el fenómeno acaba de dar un paso más ya que el fiscal del Tribunal Supremo y coordinador de Seguridad Vial en España ha enviado una novedosa orden a todas las jefaturas de Tráfico: las llamadas del móvil de los involucrados en un accidente podrán ser examinadas, según informa El País.

El objetivo es reducir la impunidad de los conductores que provocan accidentes por estas distracciones. Aún así, los agentes necesitan una orden judicial por lo que el examen no se podría realizar in situ.

Las fuentes citadas en El País aseguran que el objetivo del examen será determinar la hora, la duración y cómo se ha hecho la llamada (usar el manos libres no está penalizado); pero en ningún caso obtendrá el contenido de la conversación. 

Y además