Pasar al contenido principal

De los vehículos autónomos a las infraestructuras para el 5G: los sectores con más potencial en bolsa ante la revolución digital que se avecina, según los analistas de Schroders

robot

Reuters

  • Identificar las tendencias de inversión del futuro es una estrategia que están desarrollando muchos gestores en los últimos tiempos y más aún tras los cambios que se han producido por la crisis del coronavirus.

  • Keith Wade, economista jefe de Schroders, subraya que estamos ante el mayor “incremento de la deuda” desde la crisis financiera del 2008 y cree que los tipos de interés se mantendrán bajos durante mucho tiempo y el mundo avanzará con este tipo de medidas “indefinidamente”.

  • Por eso, Wade invita a apostar por temáticas que pueden sufrir revalorizaciones importantes debido a la disrupción tecnológica. Alex Tedder, responsable y CIO de estrategias globales y renta variable Estados Unidos de Schroders, apunta directamente a las fintech, el comercio electrónico, la transformación del transporte o la automatización. 

  • Los expertos de Schroders también apuntan a la mayor demanda en el sector de la salud, que ha experimentado grandes inversiones en las últimas semanas por los avances de las biotecnológicas en la lucha contra el COVID-19.

  • Descubre más historias en Business Insider España.

Identificar las tendencias de inversión del futuro es una estrategia que están desarrollando muchos gestores en los últimos tiempos y más aún tras los cambios que se han producido tras la crisis del coronavirus. Los efectos de la pandemia han volado por los aires muchas previsiones anteriores, pero han evidenciado, a su vez, dónde se pueden encontrar las áreas que pueden tener un mayor potencial en los mercados. 

La realidad es que el contexto es bastante revelador y el entorno global se ha resentido. Pero nada se para y la actividad se retoma, debido a la actuación de los gobiernos y los bancos centrales. Según comenta Keith Wade, economista jefe de Schroders, en webinar al que ha accedido Business Insider, se está produciendo el mayor “incremento de la deuda” desde la crisis financiera del 2008. A su modo de ver, los tipos de interés se mantendrán bajos durante mucho tiempo y el mundo avanzará con este tipo de medidas “indefinidamente”. 

Este escenario, con todo, plantea la posibilidad de apostar por temáticas cuyas revalorizaciones pueden ser importantes, debido a los cambios que están por producirse. Wade señala que “la disrupción tecnológica”, es una tendencia que va a seguir al alza y que crea oportunidades para invertir. 

La penetración de las redes sociales, los cambios que se están produciendo con la evolución de la sociedad, hace que este sector “aún sea atractivo”, dice Wade, desde de la implementación de estrategias. De igual modo, la resilencia y la eficiencia hace que sea un área en la que se “puede seguir generando un mayor crecimiento”. Las modificaciones en las cadenas de suministro son el caldo de cultivo para que se avance hacia una mayor revolución dentro de esta área.

Se está observando mucha disrupción en el ámbito tecnológico que ofrece posibilidades de hacer cartera. Según valora en el citado webinar Alex Tedder, responsable y CIO de estrategias globales y renta variable Estados Unidos de Schroders, es el caso de muchos subsectores, que se verán premiados por estos cambios que se visualizan de cara al futuro. Algunos de ellos son “el auge de las fintech, la digitalización, el comercio electrónico, la apuesta por la sostenibilidad con el medio ambiente, la transformación del transporte, la automatización o la fragmentación de las marcas”, resalta. 

En el caso de la digitalización se ha visto ya un efecto inmediato en el corto plazo. El teletrabajo ha favorecido a compañías como Microsoft o Adobe, que han tenido un mejor comportamiento que el MSCI World, comparativamente, ahonda el experto. Lo mismo sucede con el comercio electrónico. Esto se observa con las ventas, que “se espera que se doblen durante los próximos 5 años”, añade.

Comercio electrónico, previsiones.
Schroders

Asimismo, con respecto la transformación tecnológica abre espacios de negocio con mucho potencial durante los próximos años. Las infraestructuras del 5G, el crecimiento del big data, la ciberseguridad, los eSports, los vehículos autónomos, el cloud computing o los centros de datos, son algunos ejemplos de “dónde se pueden canalizar mayores retornos por la capacidad de crecer de estas áreas”, que se traduce en potenciales rentabilidades para el inversor, asegura Tedder.

Leer más: Cómo invertir en bolsa desde cero: 12 consejos para principiantes 

La mayor demanda en el sector de la salud

Los últimos años se han podido presenciar muchos cambios y un gran crecimiento en la industria de la salud. Las inversiones digitales se han disparado. Tal y como comenta en el mismo evento digital John Bowler, gestor de fondos y especialista global de Schroders, basta con ver los datos de las inversiones de las biotecnológicas o “el dinero destinado de compañías farmacéuticas a digitalizarse”

La demanda demográfica se está disparando y esto genera posibilidades de expansión en el plano de inversión en el largo plazo. En este sentido, el envejecimiento de la población juega un papel importante, puesto que “evidencia las mayores necesidades en el plano sanitario”, asegura Bowler. 

La penetración de la tecnología en el espacio sanitario es un punto muy a tener en consideración. Por ejemplo, la monitorización de la glucosa en sangre, gracias al surgimiento de aplicaciones tecnológicas puede suponer “una revolución para el control de la diabetes”, ejemplifica el experto. 

Tecnología en la salud.
Schroders

Según analiza Bowler, las herramientas de inteligencia artificial generarán un empuje altamente positivo para “el crecimiento de la industria”, lo cual hace que muchas compañías puedan tener un gran potencial en los mercados.

Siguiendo este hilo existirían oportunidades temáticas, derivadas de la transformación global, dentro del ámbito de la salud que, por su crecimiento a largo plazo, pueden generar rendimientos: “terapias avanzadas, tecnología médica, servicios de salud (como la telemedicina), digitalización de la medicina o wellbeing”, enumera Bowler. 

Todos estos segmentos crean la posibilidad de que sectores como la robótica o la inteligencia artificial se vean beneficiados como contribuidores a su potencial en un horizonte temporal amplio, tal y como explican estos expertos.
 

Y además