El verano de Ana Maiques (Neuroelectrics): "Lo que hago en esta época que no me puedo permitir en invierno es no coger ni un solo avión"

Ana Maiques, CEO de Neuroelectrics, en el Pico del Montardo, en el Valle de Arán.
Ana Maiques, CEO de Neuroelectrics, en el Pico del Montardo, en el Valle de Arán.

Neuroelectronics

Neuroelectrics es una startup con una fe casi infinita en el poder sanador de la tecnología. No es una metáfora ni una forma de hablar. 

La empresa nació en Barcelona hace algo más de una década, pero siempre tuvo un ojo puesto en el ámbito internacional.

Fruto de su obsesión de abrir fronteras, Neuroelectrisc ha ganado fama en países como EEUU, donde ha podido desarrollar importantes investigaciones en lugares tan prestigiosos como el hospital para niños de Boston. También ha trabajado en Europa en el Centro de Investigación en Neurociencia de Lyon y en la Universidad de East London.

Dirigida por Ana Maiques, Neuroelectrics ha ganado varios premios y, sobre todo, ha logrado resultados.

Como recoge la web de la startup, su casco de estimulación eléctrica ha mostrado prometedores avances en pacientes con epilepsia resistentes a la medicación, adultos con demencia y personas con Alzhéimer.

Tal es el buen hacer de su empresa que Maiques ha sido elegida recientemente presidenta de Estech, una plataforma española que aglutina a algunas de las startups más importantes del panorama nacional. 

La idea de Estech es que las startups vayan dando fruto en forma de lo que se conoce ya como scaleup, empresas que han desarrollado un producto ya probado y que buscan escalar el negocio.

Para eso, Maiques es partidaria de que los emprendedores aprendan a venderse en el exterior.

"Hace unos años, me llevé las manos a la cabeza. Vino a Empúries a celebrar su boda el hermano de Elon Musk. Yo no sé si alguien cogió a los asistentes al enlace y les dio una vuelta por Barcelona para enseñarles los proyectos que estamos haciendo por si a alguno le apetecía invertir en ellos", dijo la emprendedora en la presentación de Estech.

Pero su manera internacional de entender los negocios trae consigo un importante peaje. Maiques pasa mucho más tiempo del que desearía de aeropuerto en aeropuerto, encadenando vuelos.

Por eso, contrariamente a lo que hacen muchos españoles, aprovecha el verano para no coger un solo avión.

Así es el verano de Ana Maiques, CEO de Neuroelectrics.

Pregunta: ¿Qué es lo que más te gusta del verano y lo que no soportas?

Respuesta: Lo que más me gusta del verano es esa sensación de levantarte sin tener un plan establecido e improvisarlo. Lo que no soporto son las colas y la masificación.

P. ¿Qué efecto tiene el verano en tu motivación?

R. Es un tiempo en el que puedes ser creativo, reflexionar... A mí, por ejemplo, estar en contacto con la naturaleza me permite pensar más a largo plazo para afrontar los siguientes retos.

P. ¿Eres de las que procura seguir levantándose pronto en verano o dejas correr por las mañanas el reloj?

R. Definitivamente, soy de las que dejo correr el reloj. Y, si me levanto pronto, cojo un libro. No tengo esa prisa de levantarme siempre corriendo que tengo en invierno.

P. Tu truco para desconectar en vacaciones...

R. Mi truco es la naturaleza. Me encanta subir montañas, hacer picos, ir a lagos, navegar en el mar... Para mí, la naturaleza es la clave.

P. ¿Qué haces en verano que no tiene cabida el resto del año?

R. Una de las cosas que hago en verano que no puedo hacer en invierno es no coger ni un avión. Desde hace años, como me paso el año viajando, solo veraneo en Cataluña. Cojo el coche y me voy a los Pirineos catalanes, que son unas montañas maravillosas que quedan por la zona del Valle de Arán, o me voy a la Costa Brava, que tiene unas playas de infarto. Luego, el atardecer en la zona de Cap de Creus, por ejemplo, es verdaderamente memorable.

P. ¿Qué recuerdos tienes del verano cuando eras pequeña?

R. Los veranos en la Costa Brava, en el mar, con la pandilla que aún tengo. Tengo unos recuerdos geniales de pasarme el verano montando en bicicleta y riendo, tipo Verano Azul

P. ¿Cuál fue el mejor verano de tu vida?

R. Los mejores son los de la adolescencia. Cuando tienes 14 o 15 años y hasta los 18, cuando todavía vas en bici. También me acuerdo del verano en que me compré una escúter después de ahorrar haciendo de canguro.

P. ¿Cuál es la mejor comida que puedes tomar en verano?

R. Me encantan los helados de horchata, el gazpacho y las paellas que hace mi cuñado.

P. Cuando viajas en avión, ¿eliges ventana, pasillo o el asiento del medio?

R. En un avión, siempre pasillo.

P. Estás planeando una escapada de fin de semana: ¿hotel o Airbnb?

R. Para un fin de semana, definitivamente Airbnb.

P. ¿Playa, montaña, lago, crucero, camping, ciudad, aventura, desierto, safari? Qué te representa. ¿Cuál de ellas no probarías?

R. Mis preferencias serían playa, montaña, lago y alguna ruta de aventura. Crucero, ni hablar.

P. ¿Cuál es la pregunta más extraña que te han hecho en verano?

R. Mis amigos americanos en verano me preguntan por qué tengo tantos días de vacaciones porque ellos solo tienen una semana.

P. ¿Chanclas o alpargatas?

R. Chanclas.

P. ¿Cómo te proteges de los mosquitos?

R. No me pican mucho. Igual es que no soy muy dulce.

P. 3 libros que recomiendas para este verano

R. Para los que les guste el deporte, Correr, de Jean Echenoz, me pareció un libro espectacular. Como libro liviano para llevar a la playa, me gustó Una historia de España, de Arturo Pérez-Reverte, me parece que está muy bien escrito. Y como novela, Where the Crawdads Sing [traducido en español como La chica salvaje].

P. Un capricho que solo te das en verano.

R. No hay nada que me permita solo en verano. Intento consentirme todo lo que puedo.

P. Un destino español que recomiendas y por qué.

R. Hay tantos destinos españoles que recomiendo. Creo que tenemos un gran país. A bote pronto, diría que Cataluña, como he comentado, y Baleares. Hace poco estuve en Mallorca y Formentera y son espectaculares, con ese mar azul profundo de la Costa Brava y esas playas.

P. ¿Y fuera de España?

R. Solo he ido una vez, porque es prohibitivo, pero me enamoré de Hawái. No he visto nada igual.

P. ¿Un restaurante?

R. Me gusta mucho el Flash Flash de Barcelona por su steak tartar, sus tortillas... Estos restaurantes con solera que llevan años en la ciudad me encantan.

P. ¿Una actividad?

R. Correr por la Carretera de les Aigües a mediodía desde mi empresa, que está en la falda del Tibidabo, porque correr con Barcelona a los pies te relaja la mente y es una gran experiencia.

P. Un festival o concierto...

R. El Primavera Sound.

P. Un sabor de helado.

R. O helado de horchata o mixto de limón y turrón.

P. Te vas de vacaciones y en plena operación salida, pillas el gran atasco. ¿Qué escuchas en el coche? Playlist personalizada, podcast, audiolibro, emisoras de radio, nada…

R. Últimamente estoy muy enganchada a los audiolibros. Son una fantástica manera de pasar el rato en un atasco o si hay que esperar en un aeropuerto. Algunos los narran sus propios protagonistas. Por ejemplo, la biografía de Michelle Obama la cuenta ella misma. El último que he escuchado es Run, Rose, Run, y la voz de Dolly Parton es la bomba.

P. ¿Quién te gustaría que contestara estas mismas preguntas?

R. Me gustaría que contestara otra mujer emprendedora, como Laura Urquizu de Red Points, Bea González de Seaya o Laura González-Estéfani, de The Venture City. 

Otros artículos interesantes:

Estos son los fondos españoles que invierten en startups que lideran la carrera en el exterior

La inversión en startups cae un 23% en todo el mundo en el mayor descenso trimestral en casi una década: España también sufre el enfriamiento

Implanté la jornada laboral de 4 días en mi startup tecnológica: así fue como nos preparamos para mantener la productividad y la felicidad del equipo

Te recomendamos