La vivienda se encarece un 6,4% a cierre de 2021, su mayor subida desde antes de la pandemia

Una pareja observa la maqueta de un bloque de edificios en una feria de vivienda

Reuters

La vivienda es de los pocos mercados inmunes al COVID-19, y eso que depende tanto como el resto de la salud de la economía. Pero ni el confinamiento, ni el mayor desplome económico desde los tiempos de guerra han cortado con la efervescencia del mercado. De hecho, lo han calentado todavía más.

Las compras de vivienda continuaron acelerándose en 2021, y como la oferta no ha crecido a la misma velocidad, los precios han seguido subiendo. A cierre de 2021 comprar un piso era un 6,4% más caro que un año antes, según los datos publicados hoy por el INE.

La escalada de precios de la vivienda encadena ya 31 trimestres consecutivos. Eso quiere decir que, desde febrero de 2014 hasta diciembre de 2021, la vivienda no ha dejado de encarecerse ni un sólo trimestre.

En el conjunto 2021, el precio de la vivienda ha escalado un 3,7%, después de haber arrancado el año con un 0,9%, un 3,3% en el segundo trimestre y un 4,2% en el tercero, y finalmente el mayor dato, del 6,4% en el último trimestre.

“El precio de la vivienda se resiste a bajar debido a 4 razones: la gran demanda latente por mudarse a una casa que se ajuste más a nuestras necesidades; la alta rentabilidad como refugio para los inversores; las atractivas condiciones de financiación de los bancos; y el cambio en las preferencias habitacionales de los individuos, que hace que ahora valoremos más que nunca la vivienda", explica María Matos, directora de Estudios de Fotocasa.

La vivienda de segunda mano se calienta

Tanto la vivienda nueva como la de segunda mano se encarecen a tasas similares (un 6,1% la nueva y un 6,4% la usada en el cuarto trimestre). 

Pero mientras la obra nueva llegó a su punto álgido a mediados de 2020, ahora es el mercado de segunda mano el que parece estar calentándose más.

El precio de la vivienda nueva llegó a dispararse un 8,2% a finales de 2020, después de haber subido un 7,5% en el tercer trimestre. Para entonces, en cambio, la usada escalaba a tasas del 0,4% y 0,8%, respectivamente.

Ahora, en cambio, los pisos de segunda mano han pasado de encarecerse un 0,7% a principios de año a terminar por encima del 6,4%.

Esta escalada tiene mucho que ver con el boom de ventas que está habiendo en el mercado de segunda mano, y con la falta de oferta en el de obra nueva. 

Burbuja 'light': por qué el nuevo 'boom' de la vivienda será diferente al pinchazo de 2008

En 2021 se cerraron 450.485 transacciones de pisos usados, la cifra más alta de la serie histórica del INE, incluso por encima de los datos de 2007, en plena burbuja. En 2007 se cerraron 448.918 operaciones de segunda mano. En 2021, se han vendido 1.500 pisos más que entonces.

Precisamente la escasez de oferta de obra nueva es la que está acelerando las subidas en el mercado de segunda mano. 

Como hay más compradores que oferta de obra nueva, los promotores han estado subiendo los precios en 2020. Esto ha expulsado a una parte de la demanda a la vivienda usada, lo que a su vez está inflando el precio de los pisos de segunda mano.

Otros artículos interesantes:

¿Quiénes son los gigantes de la vivienda en España? CaixaBank, Testa o Lazora aumentan su peso y ya tienen casi 100.000 pisos de alquiler

¿Criptomonedas o vivienda? Dónde es mejor invertir para refugiarse de una inflación desbocada

¿Es el mercado inmobiliario una burbuja a punto de explotar? 2 expertos, uno de los cuales predijo la crisis de 2008, comparten las señales que invitan a pensar en un desplome del ladrillo

Te recomendamos