'Wandavision' es el mejor ejemplo para Disney de que Marvel sigue necesitando a los cines incluso en tiempos de pandemia

Wandavision

Marvel

  • Disney presentó por sorpresa en la última gala de los Emmy el tráiler de Wandavision, la primera serie inspirada en el universo Marvel creada para Disney+.
  • Su acogida rompió todos los récords con más de 55 millones de visualizaciones en sus primeras 24 horas.
  • Que Disney haya dedicado 10 años a crear la necesidad de un producto cuyo suministro ahora recibimos con cuentagotas es lo que mejor permite explicar que se haya recibido como agua de mayo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El pasado 20 de septiembre, durante la gala de los Primetime Emmy, Disney presentaba por sorpresa el tráiler de Wandavision, la primera serie inspirada en el universo Marvel desarrollada para Disney+. La serie, centrada en los personajes de Wanda Maximoff (Elisabeth Olsen) y Vision (Paul Bettany) llegará al servicio "muy pronto" (expresión que todos han interpretado como indicador de que la estrenará antes de que termine el año). 

En menos de 24 horas, las cifras de visionados pulverizaban todos los récords. Según los datos ofrecidos por la consultora RelishMix, el tráiler superó los 55 millones de visualizaciones en sus primeras 24 horas (contando las reproducciones en YouTube, Facebook, Instagram, TikTok y Twitter). Unas cifras que superan las cotas registradas por los anuncios de estrenos emitidos durante la pasada edición de la Super Bowl (el evento con mayor audiencia televisiva en Estados Unidos). 

La fantástica acogida del tráiler de Wandavision ha causado una gran sorpresa. Probablemente en condiciones normales la repercusión de un personaje "menor" dentro del universo de Marvel no habría sido tan grande. Pero el actual contexto no tiene nada de normal. La curiosidad por la adaptación de esta historia unida al hecho de que haya pasado un año y medio desde el último estreno de Marvel (Avengers: Endgame) han hecho posible la magia

La compleja situación impuesta por la COVID-19 ha afectado a Disney más que a otras compañías. No solo por la crisis profunda en la que ha sumido a gran parte de sus unidades de negocio —esta misma semana anunciaba 28.000 despidos en su división de parques temáticos—, sino también porque ha desmantelado la cuidada integración que se había diseñado para el MTU (Marvel Television Universe) desarrollado específicamente para Disney+, dentro del ya conocido MCU (Marvel Cinematic Universe). 

No se trata de una cuestión menor, ya que lo que ha permitido a Disney alcanzar la posición dominante de mercado que ocupa a día de hoy ha sido, precisamente, la pericia con la que desarrollado un ecosistema de dependencias. Una entrada de cine, un funkopop o pagar una suscripción mensual… cualquier cosa vale para no perder el contacto con los fans del universo y guiarles de manera natural al próximo evento excitante planeado por la compañía. Es una manera natural de generar esos grandes taquillazos, que preceden a toda la explotación económica ulterior, incluido darse de alta en Disney+. 

Leer más: El triunfo de Schitt's Creek en los Emmy, contrapunto a la voracidad de Netflix: la burbuja de las series eleva cada vez más el muro de la tercera temporada

Aunque las historias de Marvel se puedan consumir de manera independiente, la seña de identidad de la casa, lo que hace verdaderamente rentable el producto, es la interconexión. Como apuntaba Miles Surrey en The Ringer, con el MCU entrando una nueva fase después de la meticulosa planificación a lo largo de una década que culminó con Avengers: Endgame, la lógica para 2020 parecía clara. 

Dos estrenos cinematográficos (Black Widow, seguido de The Eternals) haciendo mucho (muchísimo) dinero en taquilla y la primera serie del MTU para Disney+ (Falcon and the Winter Soldier), una serie de corte clásico con la que confiaban en alcanzar los niveles de popularidad de The Mandalorian. Pero ahora lo único que parece interconectado son los aplazamientos de los estrenos, que han convertido 2020 en un año histórico: el primero desde 2009 sin un estreno cinematográfico de Marvel. 

Fase 4 del UCM

El desarrollo de su fase cuatro ha quedado completamente desmantelado. Que Disney haya dedicado 10 años a crear la necesidad de un producto cuyo suministro ahora recibimos con cuentagotas es lo que mejor permite explicar que el tráiler de Wandavision se haya recibido como agua de mayo, a pesar de lo atípico de su propuesta frente al tono más convencional de Falcon and The Winter Soldier, cuyo estreno también ha sido trasladado al año que viene. 

La incertidumbre que rodea a la normalización de la actividad en los cines no solo ataca directamente a esa máxima de Disney de que todos sus contenidos estén estrechamente unidos al big theatrical event. También plantea si será capaz de sostener el favor y la expectativa de la audiencia hacia su propiedad intelectual y la necesidad de los fans del gran evento, que el PVOD (la estrategia que siguió la compañía con Mulán) no puede reemplazar. Porque aunque Disney+ se esté esforzando por transmitir una sensación de continuidad, Marvel sigue necesitando a los cines, tanto como los cines necesitan a Marvel. 

LEER TAMBIÉN: La clave del éxito de Netflix es que no hay reglas dentro de la empresa, tal y como asegura su fundador Reed Hastings

LEER TAMBIÉN: El desconocido precio de trabajar para Netflix (II): El algoritmo de Netflix podría destruir tu contenido

LEER TAMBIÉN: La cara oculta de la multimillonaria guerra del streaming entre Netflix, Amazon o Disney: el cementerio de los programas invisibles

VER AHORA: Desde personas en paro desesperadas hasta multinacionales del crimen: los perfiles de ciberdelincuente más comunes, según el CEO de Buguroo