Los wearables podrían indicar a los usuarios en un futuro si están o no enfermos, según las últimas investigaciones

Huawei Watch Fit

Sandra Viñas

  • Oura, la compañía de anillos inteligentes, comenzó a investigar durante el año anterior cómo su wearable podría tratar de indicar cuándo alguien está enfermo. 
  • Este tipo de estudios ya se estaban llevando a cabo antes de la pandemia, donde se confirmó que los dispositivos inteligentes podían indicar si un usuario sufría alguna alteración o enfermedad, pero no especificar cuál. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Oura, la compañía de anillos inteligentes, comenzó a investigar durante el año anterior cómo su wearable podría tratar de indicar cuando alguien está enfermo, tal y como recoge The Verge

Esta decisión se produjo a raíz de que varios usuarios señalasen que dicha tecnología les había ayudado a determinar cuándo su salud había empeorado, lo que les había animado a hacerse una prueba de COVID-19, que había terminado por ser positiva. 

La investigación mostró que es posible que un wearable determine cuándo una persona está enferma, pero lo difícil es señalar el tipo de enfermedad que le afecta. Según explica la misma fuente, los expertos creen que en algún momento esto será posible, pero hasta entonces señalan que los programas de detección se parecerán más a luces de advertencia, es decir, podrían indicar a un usuario que algo falla, pero no el qué. 

Estos estudios ya se estaban llevando a cabo antes de la pandemia, por ejemplo, a principios de 2020 una investigación reveló que los datos de Fitbit podrían predecir tendencias a nivel estatal en enfermedades similares a la gripe y otra reportó que los dispositivos portátiles podían detectar signos de la enfermedad de Lyme. 

Por otro lado, un equipo del Mount Sinai Health System en Nueva York utilizó wearables para predecir los brotes de enfermedades en pacientes con enfermedades inflamatorias del intestino como la de Crohn. 

El IoT es el nuevo smartphone: por qué las marcas se alejan de los móviles y apuestan cada vez más por otros dispositivos inteligentes

Cuando llegó el COVID-19, muchos de esos equipos ajustaron su enfoque, usando las mismas técnicas y tecnología. 

Así, por ejemplo, un estudio de la Universidad de Stanford reveló que la frecuencia cardíaca, los pasos diarios y el tiempo de sueño medidos por relojes inteligentes variaron en un pequeño grupo de usuarios antes de que desarrollasen síntomas de coronavirus. De la misma forma, un estudio de la Universidad de California descubrió que el anillo Oura podía detectar aumentos en la temperatura corporal previos a que los usuarios desarrollasen síntomas. 

Eso no significa que este tipo de dispositivos indiquen exactamente cuándo las personas padecen COVID-19, ya que solo notifican pequeños cambios en el cuerpo, algo muy distinto que detectar un enfermedad específica, según precisan los expertos. 

No obstante, esto ha incrementado las investigaciones de las compañías de wearables con el objetivo de obtener resultados prometedores en este campo. Esta llamada de atención puede ser fundamental para que el usuario se decida a acudir a su médico o hacerse más pruebas que determinen si padece o no algún trastorno. 

Otros artículos interesantes:

El segmento de los wearables crece más rápido cada año: Apple lidera el ranking, seguido de Samsung y Xiaomi

Los wearables ya le generan 24.000 millones de dólares a Apple, siendo un negocio casi tan grande como el de los Mac

Google compra Fitbit por 2.100 millones de dólares para poder hacerse un hueco en el mercado de los wearables tras varios intentos fallidos

Te recomendamos

Y además