Pasar al contenido principal

Los 10 secretos de volar en avión que saben los pilotos y tú seguramente desconocías

piloto
Business Insider España
  • Por motivos de seguridad, al viajar en avión la labor del pasajero es hacer colas y esperar en la terminal del aeropuerto o el mismo avión.
  • Prácticamente somos mercancía que se transporta y desconocemos lo que ocurre en la cabina o a nuestro alrededor.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Volar en avión es un placer o un castigo dependiendo a quién se le pregunte. Desde hace unos años, se ha transformado en una costumbre y casi todas las personas menores de 60 años que conocemos se han montado alguna vez en un avión. Sin embargo, viajar en avión es una experiencia curiosa.

Por motivos de seguridad y la opacidad de las empresas, al viajar en avión la labor del pasajero es hacer colas y esperar en la terminal del aeropuerto o el avión mientras se viaja. Prácticamente somos mercancía que se transporta y desconocemos lo que ocurre en la cabina o a nuestro alrededor.

Leer más: En qué se fijan los pilotos cuando viajan en avión como pasajeros.

En este artículo os vamos a contar algunas curiosidades sobre viajar en avión, según palabras de los pilotos.

El depósito del avión no va lleno

El precio del combustible ha provocado que los aviones viajen con la carga necesaria para el trayecto… y poco más. No suelen vivirse situaciones peligrosas, pero en caso de que no se pueda aterrizar en el destino, rápidamente se dirigen a otros aeropuertos.

Los pilotos suelen estar cansados

Aunque los ajustes de horarios cada vez tratan de ser más flexibles y lógicos para la vida de los pilotos, muchos de ellos se ven abocados a un descontrol vital bastante grande. 

Algunos pilotos admiten haber echado siestas controladas en vuelo o verse obligados a no poder comer por cuestión de horarios.

Retrasos por temporales

Una turista llega al aeropuerto de Barcelona El Prat
Getty Images

Los retrasos por problemas con el clima no suelen surgir tanto en la ciudad de destino como durante el trayecto. Aunque no ocurren accidentes, al viajar entre destinos es donde se pueden vivir las situaciones más complejas.

Los niños, mejor con el cinturón puesto

Aunque la legislación permite llevar a los niños de hasta dos años sobre el regazo, los pilotos preferirían que no fuese así. La posible existencia de turbulencias o la temeridad de los padres que muchas veces no los mantienen bien sujetos en el aterrizaje pueden provocar accidentes.

Los mejores asientos cuando hay turbulencias

Azafata en un avión de pasajeros
Una azafata en un avión de pasajeros Laudamotion en Dusseldorf, Alemania. REUTERS/Leonhard Foeger

Aunque pocos puedan imaginarlo, los mejores asientos para las turbulencias son los que están justo sobre las alas, donde el aire golpea con menos fuerza. Por contra, atrás siempre es donde más se notan los movimientos.

Les cae un rayo y no pasa nada

Los aviones están preparados para sufrir que les golpee un rayo. Ven la luz, escuchan el sonido y poco más. Una situación que puede sonar a pesadilla para los pasajeros no tiene mayor peligro.

Manipulan los horarios, para poder cumplirlos

Las compañías siempre tratan de añadir algo de tiempo al tiempo estimado de viaje para evitar penalizaciones o mala imagen. Si un vuelo dura 70 minutos, tratan de que aparezca una duración de 90 minutos.

Los aviones no suelen estar demasiado limpios

En las aerolíneas se vive con prisas. Y esto significa también que las personas que limpian tienen poco tiempo para dejar impoluto el avión. A veces es mejor no saber cuándo se limpió por última vez. 

Leer más: 'Traducimos' todos los códigos secretos que utilizan azafatas y pilotos en un avión

Debido a que los limpiadores de avión no tienen tiempo para limpiar entre vuelos, lugares como las bandejas del respaldo del asiento, botones del aire y los controles de luz, los cinturones de seguridad y los baños son lugares de cultivo para los gérmenes que pueden causar enfermedades.

Se cuida el lenguaje

No hay nada que falle o se rompa; en todo caso, funciona incorrectamente. Los pilotos son conscientes de que los pasajeros pueden sentir terror con una sola palabra.

No están de acuerdo con el reglamento.

Algunas de las normas de vuelo les parecen ilógicas, como los momentos en los que se deben poner los cinturones, situaciones en las que preferirían que no se estuviese vendiendo comida y demás detalles. Pero no les queda otra opción que cumplir.

Y además