Del campo al filete: en este invernadero de Islandia hay 100.000 plantas de cebada modificadas genéticamente para cultivar carne en laboratorio

Plantas modificadas genéticamente

ORRF Genetics

  • Investigadores de Islandia cultivan a todo trapo miles de plantas de cebada genéticamente modificadas con un peculiar propósito: crear carne cultivada en laboratorio.
  • Según la BBC, el enfoque vanguardista de ORF Genetics —la compañía detrás del proyecto— tiene potencial para eliminar la dependencia de los animales vivos, acelerar el escalado y reducir los precios del segmento de la carne sintética. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

El futuro de la carne cultivada en laboratorio también pasa por el invernadero: en Islandia 100.000 plantas de cebada genéticamente modificadas por parte de la compañía ORF Genetics ayudarán a apuntalar y optimizar esta alternativa. 

Una proteína en las semillas de estos cultivos, llamada factor de crecimiento y que impulsa el crecimiento de tejidos, músculos y células grasas, se cosecha, muele y purifica antes de que pueda usarse. Es un método más económico y escalable que obtener la proteína de las células animales

El propósito de la investigación en curso de ORF Genetics es descubrir qué cebada produce los mejores factores de crecimiento.

Para lograrlo disponen de un espacio de más de 2.000 metros cuadrados, donde la cebada genéticamente diseñada para cultivar carne crece gracias a métodos de cultivo hidropónico de alta tecnología a base de piedra pómez volcánica. El sistema puede soportar hasta 130.000 plantas de cebada a la vez. 

Los factores de crecimiento extraídos de las semillas de la cebada juegan un papel importante en el mantenimiento de las células madre. Hace más de una década, en el año 2010, ORF introdujo un producto para el cuidado de la piel que utiliza esta proteína.

Hoy sus investigaciones quieren servir para estimular el crecimiento de los tejidos de la carne sintética, incluyendo los músculos y las células grasas replicadas en los filetes in vitro. 

El reto: alimentar a la población del futuro de forma más sostenible

ORF Genetics

ORF Genetics

MESOkine es el extracto de semilla de cebada de la compañía que contiene el factor de crecimiento recombinante purificado junto con proteínas de semilla de cebada seleccionadas que se promociona como una "tecnología de producción novedosa, rentable y muy escalable" en comparación con sus homólogas convencionales. 

"La población está aumentando y tenemos que alimentar a toda la gente", declaraba a la BBC la directora de tecnología de proteínas de ORF Genetics, Arna Runarsdottir. Dicho medio recoge que sus avances están siendo empleados por varias empresas que fabrican productos cárnicos cultivados en laboratorio.

Esta innovación made in Iceland no es moco de pavo si tenemos en cuenta que la carne representa casi el 60% de todos los gases de efecto invernadero de la producción de alimentos.

Además, según datos de GreenPeace, la ganadería causa el 14,5% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, tantas como emiten todos los coches, trenes, barcos y aviones juntos.

Otros artículos interesantes:

El invento que podría jubilar a las farolas: científicos del MIT consiguen crear plantas capaces de brillar en la oscuridad

Ensaladas que reducen la presión arterial: salen a la venta los primeros tomates editados genéticamente con CRISPR

"Queremos que la gente pueda comer carne sin matar a una vaca": Cocuus, la startup navarra capaz de imprimir en 3D chuletones a partir de células madre, restos o plantas

Te recomendamos

Y además