11 errores comunes que provocan que tu ensalada sea menos saludable (y más calórica) de lo que crees

Ensalada saludable
Getty
  • "Quiero perder peso. Mejor me paso a las ensaladas": es un pensamiento clásico cuando te quieres poner a dieta. Ahora bien, hay ciertos errores que cometes durante la elaboración de una ensalada que puede convertirla en una bomba disimulada de calorías o de condimentos poco saludables.
  • En general, ten cuidado a la hora de añadir condimentos como salsa, pan, frutos secos, queso... Lo normal es querer cubrir toda la ensalada y eso provoca un exceso de calorías o de otros elementos perjudiciales.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Si quieres cuidar tu salud o estás a dieta, seguramente la ensalada es una de las comidas que más repites a lo largo de la semana. En la teoría, es un plato bajo en calorías y saludable. Pero atención: cuando cometes estos errores clásicos, estás eliminando el concepto "saludable" de tu ensalada.

1. Comprar salsas pre-hechas

Salsa picante

Getty Images

Aliñar una ensalada es prácticamente el paso final antes de degustarla. El problema esté en cuando has comprado la salsa en el súper. Junto al sabor o a la acidez que deseas, las salsas pre-hechas también suelen tener mucha grasa y azúcares. Como resultado, aunque tu plato tenga un aspecto saludable, vas a engordar. ¿La alternativa? Hacerte tus propios aliños y salsas.

2. Añadir demasiada salsa

Salsa ensalada
Getty

Da igual si la salsa es del súper o la has hecho tú; añadir demasiada salsa o aliño desembocará en una ensalada poco saludable (y no tan buena). Un error común es añadir la salsa al final e intentar que cubra todo. Eso provoca un exceso y además no se acabará de distribuir óptimamente. La mejor forma es al revés: pon la salsa o el aliño en un bol, mete la ensalada y espárcela con las manos para que poco a poco toda ella se acabe impregnando del condimento.

3. Comer ensaladas de franquicias de comida rápida

mujer comiendo verdura, ensalada

Getty Images

¿Estás a dieta, pero tienes que ir a un restaurante de comida rápida por obligación? Quizás crees que te puedes librar si te pides la ensalada. Craso error. Normalmente las ensaladas de estos lugares utilizan carne procesada o salsas extremadamente calóricas. Puede ser incluso peor que comerse una hamburguesa.

4. Pasarte con el queso

Queso fresco.
carlosrojas20

Getty Images

Añadir queso a la ensalada no es una mala opción. Al fin y al cabo, es una buena fuente de calcio y proteínas. Ahora bien, dependiendo de la cantidad y del tipo de queso, estarás comiendo calorías de más que no habías previsto. Intenta elegir queso rallado, como el parmesano. Al distribuirse mejor por la ensalada, no necesitas tanta cantidad. Mozzarella o queso feta son buenas alternativas bajas en calorías.

5. No limpiar apropiadamente las verduras

Verduras
Prostock-Studio

Getty Images

Es importante dedicar tiempo a limpiar las verduras, ya que pueden tener trazos de pesticidas u otros herbicidas. Un simple remojo es insuficiente. Además de un lavado concienzudo, sécalas apropiadamente con una ensaladera. De lo contrario, una verdura mojada no adherirá adecuadamente las salsas o condimentos que añadas.

6. Añadir productos procesados

Tofu
Pixabay

Para que una ensalada te llene, es normal que quieras añadir alimentos proteicos. Ahora bien, incluir carne procesada como embutido o bacon puede aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Prueba con pez, marisco, pollo a la plancha, tofu…

7. Añadir pan o picatostes

Picatostes cortezas
Pixabay

Los picatostes pueden añadir ese toque crujiente que tanto te gusta de las ensaladas, pero el pan no es el mejor alimento para una comida saludable o cuando estás a dieta. Prueba con nueces, quinoa hinchada o amaranto. Le dará el toque "crec-crec" sin perjudicar tus planes.

8. Pasarte con los frutos secos

Nueces

Getty Images

Aunque más arriba se te recomienda usa nueces en lugar de pan, ten cuidado con la cantidad que añadas a una ensalada. Si te excedes acabarás incluyendo una inyección calórica tan sigilosa que ni te enterarás de que te las has tomado. Un buen truco es cortar los frutos secos para que sea más fácil esparcirlos y distribuirlos por la ensalada sin abusar de la cantidad.

9. Pasarte con la pasta o con el arroz

Ensalada de pasta
Starbucks

Las ensaladas de arroz o de pasta no son perjudiciales de por sí a no ser que la cantidad de carbohidratos sea mayor que la de verdura. Intenta no pasarte con estos acompañamientos e intenta que sean integrales. 

10. No añadir una buena variedad de vegetales

Ensalada saludable condimentos vegetales
Pixabay

Un poco de lechuga y un pepino en rodajas no es una buena ensalada. No solo es poca variedad; seguramente no te sentirás lleno al acabar y picotearás o añadirás cosas poco saludables al plato. Incluye tomates, zanahorias, calabaza, espinacas… Son bajos en calorías y además te saciarán.

11. Pasarte con la sal

Sal limpiar casa
Getty

En general, un consumo excesivo de sal puede ayudar a provocar cáncer de estómago, hipertensión arterial, infartos, ictus… Para curarse en salud (¡literalmente!) prueba con alternativas como salsa de soja.

LEER TAMBIÉN: Alimentos que ayudan a quemar grasa y son el complemento perfecto para tus ensaladas

LEER TAMBIÉN: Cuidado con lo que comes: algunas ensaladas engordan más que una hamburguesa

LEER TAMBIÉN: Lechuga para solteros: cuatro ideas más allá de la ensalada

VER AHORA: Los expertos analizan los modelos de trabajo, la regulación y la ciberseguridad en los nuevos espacios híbridos en el evento Next Now