Pasar al contenido principal

7 consejos para ayudarte a tomar menos sal y reducir el impacto negativo del exceso de sodio en el cuerpo

alimentos que resultan perjudiciales para la salud
Emmy Smith/Unplash
  • El exceso de sodio en el cuerpo se ha vinculado a problemas cardiovasculares.
  • Una forma de ingerir este mineral es a través del consumo de sal.
  • Aquí tienes algunas alternativas y consejos para ayudarte a reducir tu ingesta de sal.
  • Descubre más historias en Business Inisider España.

El sodio es fundamental para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

El problema es que un exceso de este mineral —que incorporamos al cuerpo a través de la sal— ha sido asociado con problemas tan serios como la hipertensión, el derrame cerebral o la insuficiencia cardíaca entre otras enfermedades.

De acuerdo a la OMS, en 2017 un total de 17,8 millones de personas murieron a causa de enfermedades cardiovasculares relacionadas con estos riesgos. Una cifra que supone en torno al 32% de las muertes registradas totales en el mundo ese año.

De ahí que los expertos y organizaciones dedicadas a la salud hagan hincapié en la importancia de no excederse en el consumo de sal.

Según la propia OMS la ingesta diaria recomendada no debería superar nunca los 5 gramos.

Pero aunque pensemos que no somos de esas personas que tienden a hacer un uso excesivo del salero, puede que estemos consumiendo más sal de la que creemos a través de los que comemos.

El sodio se encuentra de manera natural en ciertos alimentos como la leche, los huevos o la carne, pero sobre todo en productos ultraprocesados y en muchos condimentos. Tener en cuenta esto es importante para evitar excederse en su consumo.

Leer más: 14 alimentos que te ayudarán a reducir el colesterol malo

Aquí algunos consejos y alternativas que te ayudarán a no excederte con la sal que tomas cada día.

Lee las etiquetas y opta por los productos con menos sal

Zumos en supermercado
Gettyimages

La mejor manera de conocer lo que consumimos —y en este caso poder reducir la ingesta de sal— es leyendo las etiquetas de los alimentos.

Sabiendo el contenido de sal que incorpora cada producto será fácil escoger el que menos cantidad incorpore.

Para que un alimento sea bajo en sal, este no debe superar los 0,12 gramos por cada 100 gramos (o 100 mililitros). 

Conoce qué alimentos aportan más sal

Camarera atiende a comensales en un restaurante.
A la hora de escoger platos evita aquellos que contengan alimentos ricos en sodio. Getty/mediaphotos

También es importante conocer qué alimentos pueden aportarnos más sal, para los momentos en los que no es posible mirar la etiqueta, por ejemplo al comer fuera.

Quesos, carnes y pescados ahumados, fiambres y salsas son algunos de los alimentos que pueden aportar elevada cantidad de sodio según la Fundación para la Diabetes.

De esta forma ya sabes que si , por ejemplo vas a tomar una pizza, esta tendrá menos sal si la pides de verduras que de 4 quesos o de jamón york.

Cuidado con las salsas

esto es lo que no debes comer en un buffett libre
Fancycrave/ Unsplash

Algunos de los productos que más sal pueden añadir a nuestra dieta se encuentra precisamente en las salsas.

La mayonesa, el ketchup y la mostaza son algunas de las más consumidas, y desgraciadamente, todas ellas superan como mínimo el gramo por cada 100 gramos consumidos, según una comparativa realizada por Vitónica.

Al cocinar prueba antes de poner sal

consejos para tomar menos sal en las comidas
Le Creuset/Unplash

Al cocinar casi todo el mundo pone sal de manera automática sin antes probar. Sabemos que una cantidad es necesaria para aportar sabor a las comidas y añadimos sin más.

Una buena manera de buscar reducir lo que ponemos, es degustando siempre antes de echarla. Esto puede ayudarnos a ser conscientes de cuánta sal incorporamos a una comida y si esta es realmente necesaria. A veces puedes optar por pimienta o lima para potenciar sabores.

También puedes aprovechar con este gesto para acostumbrar el paladar a platos "más sosos".

Reduce gradualmente la sal que pones a las comidas

Jóvenes cocinando
Pixabay

Si estás muy acostumbrado a platos muy salados, reducir la sal en tus comidas de forma radical puede ser muy drástico y decepcionante, aunque así lo quieras.

Es más recomendable disminuir de forma gradual la cantidad que ponemos en los platos, y que poco a poco el paladar se vaya adaptando a tomar menos sal. En menos de lo que piensas te harás al nuevo sabor.

Busca dar sabor con sustitutos de la sal

Una señora mayor en la cocina.
Getty/Halfpoint

Existen otras formas de potenciar el sabor de la comida sin recurrir a la sal.

La pimienta negra,  las hierbas y especias así como ajo, el jengibre o la lima pueden ser útiles para aportar vida a muchos platos y reducir con ello el sodio.

 

Consume alimentos ricos en potasio para contrarrestar

Los plátanos son buenos para los perros y son ricos en fibra [RE]
Sandra Mu/Getty Images

El sodio y el potasio van siempre de la mano, como recuerda la web de salud de Harvard. Como explica esta, ambos minerales son esenciales para nuestro organismo, pero si los niveles de estos no son los adecuados se corre el riesgo de padecer enfermedades relacionadas con nuestro sistema cardiovascular.

Esto se debe a que cuando la cantidad de potasio es baja, el cuerpo tiende a acumularlo. El problema es que con ello también almacena sodio, lo que a su vez puede conllevar un aumento en la presión arterial haciendo que el corazón trabaje más y derivando en enfermedades.

Por ello, incorporar alimentos ricos en potasio como frutos secos, patatas y legumbres puede favorecer a contrarrestar los efectos del sodio en el cuerpo.

Y además