Pasar al contenido principal

18 hábitos poco profesionales que pueden costarte tu trabajo

Mujer hablando con un compañero de trabajo.
RgStudio/Getty

  • Molestar a tus compañeros de trabajo, aunque nunca es buena idea, es una cosa. Pero molestar a tu jefe con tus hábitos poco profesionales podría costarte el empleo.
  • Para ayudarte a evitar que esto suceda, hemos pedido a varios expertos que detallen algunos de los comportamientos menos profesionales que se pueden demostrar en el trabajo y que pondrían tu puesto en juego, así como un ascenso.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Todo el mundo ha tenido una conducta equivocada en el trabajo de forma puntual, como por ejemplo cotillear sobre algún compañero u olvidarse de algo que tenía que hacer. El problema, es cuando eso se convierte en algo habitual.

Estos comportamientos puntuales no te hacen mal empleado, pero sí que es posible que un 'efecto acumulativo' pueda llegar a tener consecuencias en tu carrera profesional y haga peligrar tu empleo.

Leer más: Una encuesta revela que dos de cada tres empresas se plantean trabajar desde casa para siempre

El primer paso para evitarlo es saber cuáles identificar esos malos hábitos y hacer lo posible para que no vuelvan a suceder.

Aquí tienes 18 cosas que podrías estar haciendo mal y que pueden hacer que tu jefe piense que no eres adecuado para el empleo:

Llegar tarde.

Llegar tarde.
Getty

"La puntualidad es fundamental", afirma Rosalinda Oropeza Randall, experta en etiqueta y cortesía y autora de Don't Burp in the Boardroom.

"Llegar a tiempo y listo para hacer lo que se espera es el hábito más profesional".

Llegar 10 minutos tarde a todas las reuniones.

Frases que pueden indicar que tu jefe no está contento con tu desempeño.
Mimi Thian/Unplash

Vicky Oliver, autora de 301 Smart Answers to Tough Interview Questions y Bad Bosses, Crazy Coworkers & Other Office Idiots, explica que llegar tarde a las reuniones demuestra que no respetas a tus compañeros de trabajo, que sí han estado a tiempo, ni al organizador de la reunión. 

"Hacer que la gente espere puede interpretarse como algo desconsiderado, grosero o arrogante".

Ser siempre negativo.

Una mujer triste mira por una ventana
Getty Images

Responder siempre a las sugerencias con una actitud pesimista o contraria puede interpretarse como propio de alguien que no coopera, según Randall. Deben evitarse frases como: "Eso no va a funcionar", "Eso suena demasiado difícil" o "No sabría cómo empezar".

Del mismo modo, quejarse demasiado te pone en una mala situación.

"Si bien puede haber momentos en que todos sientan el deseo de quejarse del jefe, un compañero de trabajo o una tarea, expresarlo solo te hará parecer poco profesional", dice Randall. "Es aún peor si te quejas todos los días, todo el día, desde el momento en que entras al trabajo. En poco tiempo, la gente hará todo lo posible por evitarte".

"No hay nada tan agotador como tener que lidiar con un compañero de trabajo pesimista", nos explica Rosemary Haefner, directora de recursos humanos de CareerBuilder. "Las cosas salen mal a veces, pero incluso entonces, concentra tu energía en lo que has aprendido de una mala situación".

Ella señala una encuesta reciente que muestra que la mayoría de los jefes (62%) dice que es menos probable que asciendan a empleados que tienen una actitud negativa o pesimista.

Ser vago.

Esta es una de las mayores molestias del CEO de Business Insider.
Esta es una de las mayores molestias del CEO de Business Insider. Dave Mosher/Tech Insider

"Ya sea que estés en tu escritorio o en la sala de descanso, ser conocido como el vago de la oficina nunca es un cumplido", dice Randall.

Cuando obstruyes el fregadero de la cocina de la oficina y dejas la basura ahí, ¿quién esperas que limpie después de ti?

"Dejar las cosas desordenadas muestra falta de responsabilidad o consideración, arrogancia e inmadurez".

Del mismo modo, tu espacio de trabajo puede ser un reflejo de ti mismo.

"Si eres como yo, que trabajo bien en un entorno semi-desordenado, puede ser positivo esforzarse por ser un poco más ordenado". "Sería irrespetuoso y desconsiderado esperar que tus compañeros de trabajo se encarguen de tu desorden".

Según Haefner, los empleados que no limpian pueden perjudicar sus posibilidades de ascenso a ojos del 36% de los jefes.

Jugar a las '20 preguntas' cada vez que te encargan algo.

ejercicios para aliviar el dolor de espalda provocado por el teletrabajo
Caitlin Ochs/Reuters

Puede que no haya preguntas tontas, según Oliver, pero hay algunas que molestan. Estas son las que demuestran que realmente no tienes ganas de hacer el trabajo o indican que solo quieres escucharte hablar.

"Cuando recibes una nueva tarea, piensa bien en todas tus dudas y plantéalas de manera organizada", sugiere. "Nunca las hagas una detrás de otra sin ningún orden".
 

Estar mirando el Facebook constantemente.

Dos personas trabajan frente a un ordenador

Getty Images

Estar en Facebook cada vez que tu jefe pasa por delante queda muy mal, según Oliver. Peor aún, criticar al jefe y a los compañeros mientras estás en alguna red social o dejar escapar cualquier cosa que sea altamente confidencial podría hacer que te despidan.

Tener una higiene deficiente.

Tener una higiene deficiente.
Flickr/Travis Modisette

Si quieres hacer ver que te tomas en serio tu trabajo, la higiene y apariencia juegan un papel importante.

"La mala higiene y la ropa descuidada gritan: '¡Me da todo igual!' y son una forma infalible de alejar a los que te rodean", explica Randall.

Tu jefe podría llegar a preguntarse si tu actitud en relación con tu cuidado personal refleja tu compromiso con tu empleo, y puede no considerarte para un ascenso.

Decir que estás enfermo cuando no es así.

Enfermo tomando una aspirina
Gettyimages

No demostrarás que te mereces un ascenso si llamas para decir que estás enfermo cada pocas semanas.

Hablar sobre tu divorcio (u otros problemas personales).

Espacio para el teletrabajo de Spases.
Spases

Oliver dice que hay 2 problemas que surgen de discutir abiertamente tu divorcio en el trabajo: "Primero, no pareces muy productivo si te pasas horas hablando de tu ex. Segundo, estás discutiendo un problema personal en la oficina cuando se supone que quieres demostrar que se te da bien resolver problemas".

"El lugar para revelar confidencias es fuera de la oficina", sentencia.

Vender cosas.

Vender cosas.
Flickr/Marit & Toomas Hinnosaar

Parece que casi todas las oficinas tienen una o 2 personas que venden galletas para el colegio de sus hijos, números para una rifa, etc. No obstante, Randall indica que algunas compañías prohíben esto porque resta tiempo a tu jornada y pone a los compañeros en una situación incómoda. Romper las reglas podría ser motivo de despido.

Distraerte durante las reuniones.

consejos para evaluar de manera correcta soft skills en una entrevista de trabajo
Nik MacMillan/ Unsplash

"Hay una razón por la cual enviar mensajes de texto es ilegal mientras se conduce: es imposible concentrarse completamente en 2 cosas a la vez", afirma Oliver.

Enviar mensajes de texto, navegar por internet con tu portátil, mensajería instantánea, correo electrónico: hacer cualquiera de estas cosas durante una reunión demuestra a todos los demás, especialmente a tu jefe, que no estás prestando atención.

"Saben que si bien tu trasero puede estar plantado en la silla, tu mente está deambulando".

Decir palabrotas.

Ponte al día antes de volver al trabajo [RE]

"Usar palabrotas o lenguaje cuestionable no solo es un mal hábito, sino que en la mayoría de los lugares de negocios, todavía se considera poco profesional e incluso puede hacer que te manden a Recursos Humanos".

Hacerlo demuestra a los demás que no puedes lidiar con tranquilidad y cuidadosamente con una situación, y podría convertirte en el último recurso en caso de querer otorgar más responsabilidad a alguien.

Haefner dice que más de la mitad de los jefes encuestados por CareerBuilder consideran que el lenguaje vulgar es una indicación de que un empleado no está preparado para el ascenso.

Hacer llamadas personales desde la oficina.

Hacer llamadas personales desde la oficina.
Christopher Furlong/Getty Images

Hablar o enviar mensajes de texto a amigos o familiares durante la jornada no es profesional y podría estar en contra de la política de la compañía, según Randall. Además, hacerlo durante un descanso está bien, pero estas correspondencias deben mantenerse fuera del lugar de trabajo, en las áreas habilitadas para el descanso.

"Nunca se sabe cuándo puede escucharte tu jefe". 

"Si el tema de conversación es de naturaleza delicada, asegúrate de mantenerlo en privado", aconseja Randall.

Apostar.

Local de apuestas deportivas
Reuters

"Unirse a un grupo de apuestas o porras puede ser divertido y generar compañerismo, pero antes de hacerlo, verifica las políticas de la empresa", advierte Randall. "Hasta un intercambio amistoso de dinero puede considerarse una apuesta, que es ilegal en muchos lugares y está prohibido en muchas firmas".
 

Ser exclusivista.

Una trabajadora de Twitter, en las oficinas centrales de la compañía en San Francisco
Reuters

"Tal vez el chico nuevo que huele a sopa de cebolla no sea tu persona favorita del personal", comenta Oliver. "No obstante, esa no es razón para huir de él cada vez que te pide ayuda con un proyecto". Tampoco deberías hablar mal de él a los demás.

Oliver explica: "Es mejor actuar de manera amistosa con todos: te verás más como un jugador en equipo y mostrarás que tienes capacidad de gestión".

Según Haefner, casi la mitad de los jefes encuestados por CareerBuilder dicen que se lo pensarían 2 veces antes de ascender a un empleado que participa en chismes de oficina.

Fumar.

Fumar.
Un fumador enciende un cigarrillo en el centro de Toronto. Thomson Reuters

Randall sugiere no fumar al menos durante las horas de trabajo, especialmente cuando es un empleo orientado al cliente.

Ser cotilla.

Una trabajadora preocupada consulta los datos de su empresa
Anotar y tener visibles tus prioridades hará más fácil que te mantengas firmes a ellas Getty Images

"Hay una delgada línea entre la curiosidad y el cotilleo, que es mejor no cruzar", afirma Oliver. La curiosidad, explica, "es preguntar a alguien sobre el nuevo compañero. El cotilleo, por otro lado, es revisar los archivos de tu jefe para ver cuánto ganan los demás".
 

Llevarte material de la empresa a casa.

7 frases sutiles que indican que tu jefe no está contento con tu trabajo
Amy Hirschi/ Unplash

Llevarte a casa un bloc de papel amarillo y algunos bolígrafos si va a trabajar desde casa todo el fin de semana es un comportamiento aceptable. Pero cuando arrasas el armario de suministros y las bolsas de papel, cuadernos y carpetas, estás básicamente robando dinero de la empresa, según Oliver.

"Pregúntate si realmente lo está utilizando para el trabajo. Si no, déjalo en su sitio".

La misma regla se aplica para usar los teléfonos para hacer llamadas personales de larga distancia y usar la máquina de las fotocopias.

Y además