Pasar al contenido principal

27 alimentos que jamás deberías guardar en la nevera

Mujer mirando el interior de un frigorífico
Getty Images
  • Puede que pienses que todos los alimentos se conservan mejor en la nevera, pero no es exactamente así.
  • Algunos pueden estropearse antes si los conservas en frío, perder parte de su sabor o incluso perder algunos de sus nutrientes.
  • Echa un vistazo a la siguiente lista para descubrir qué alimentos que estás metiendo en el frigorífico deberían mantenerse lejos de él.

En un país caluroso como es España (al menos en verano), tendemos a meter prácticamente todos los alimentos en la nevera.

Aunque la nevera es un gran electrodoméstico, no todos los productos se pueden guardar en el frigorífico. 

Conviene hacerlo en la mayoría de los casos, pero no siempre. Existen multitud de alimentos, tanto naturales como procesados, que no necesitan frío. Al contrario, si los metes en el frigorífico se estropearán antes, o perderán su sabor o sus nutrientes.

Aunque los expertos no parecen ponerse de acuerdo en cómo es mejor almacenar ciertos alimentos como la mantequilla, al menos hay un consenso en estos 27 alimentos.

Echa un vistazo a esta lista de alimentos que nunca debes meter en la nevera, pues se conservan bien a temperatura ambiente. Además liberarás espacio del frigorífico y ahorrarás electricidad. Estos son:

  • Huevos: Solo los huevos que han sido lavados con agua deben conservarse en la nevera. Si no han sido lavados (solo limpiados), pueden conservarse sin problemas a temperatura ambiente, como vemos en los supermercados.
  • Plátanos: Los plátanos necesita luz y una temperatura alta para madurar. Si los metes en la nevera no solo no madurarán, sino que se pudrirán antes.
  • Sandias: Seguro que en verano acostumbras a guardar la sandía en el frigorífico, no tanto por su conservación, como para que esté fresca. Los expertos lo desanconsejan si está sin abrir, porque pierde betacarotenos. Una vez abierta se puede conservar en el frigorífico, pero hay que cubrirla con papel de aluminio. Si duda, uno de los alimentos que no debes meter en la nevera más sorprendentes.
  • Pan. El pan conservado en frigorífico pierde su sabor y se pone duro más rápidamente. La única opción es el pan de molde, el cual sí se puede guardar en la nevera.
  • Chocolate: Mucha gente guarda el chocolate en la nevera, especialmente en verano, para que no se derrita. No es malo en sí mismo, pero el frío altera por completo el sabor del chocolate. Mételo al frigo solo si se está derritiendo por completo.
  • Cebollas. Se ponen mohosas y se reblandecen en la nevera, al tiempo que también les germinan pequeños brotes rápidamente. Así que ni se te ocurra ponerlos en el frigorífico. Y, sobre todo, jamás guardes juntas las patatas y las cebollas.
  • Frutas tropicales: El aguacate, el Kiwi, el mango, el melocotón, el albaricoque y otras frutas que provienen de zonas cálidas, están acostumbradas a las altas temperaturas. Además necesitan luz y calor para madurar. Si los metes en la nevera pierden nutrientes.
  • Albahaca. Estas plantas aromáticas, pierden su verdor natural y se ponen negras muy rápidamente si se guardan en la nevera. Para conservarlas en buen estado, es preferible ponerlas en un vaso alto con agua como si quisiéramos hacer un esqueje de una planta.
  • Conservas: Su propio nombre ya lo indica. Productos como el atún enlatado, los pepinillos en vinagre o la mermelada son productos pensados para perdurar en el tiempo. No necesitan frigorífico, aunque como casi todos los alimentos que no necesitan madurar, hay que conservarlos en lugares secos, frescos y oscuros.
  • Cítricos: La naranja, el limón, y la mandarina se pudren con la humedad del frigorífico. Es uno de los principales alimentos que no necesitan nevera.
  • Ajos: Los ajos se apelmazan y le brotan los tallos más rápido en el frigo.
  • Patatas: Si metes las patatas en la nevera convertirán el almidón en azúcar más rápidamente, y se estropearán antes. Deben conservarse en un lugar seco y oscuro, sin lavarlas.
  • Aceite. Este líquido se endurece, y cristaliza con las bajas temperaturas, aunque también se conservan más.
  • Ketchup o mostazas: Los ácidos de estas salsas son altamente conservantes. Pueden ser usadas muchos días después de abrir el bote, sin necesidad de frigorífico.
  • Café: Es un grano seco y tostado, no necesita frío para su conservación. No sólo perderá todo su sabor, sino que también cogerá todos los olores del restos de alimentos que tengas en el frigorífico.
  • Tomates: Aunque es cierto que los tomates aguantan más en la nevera y no se estropean, las bajas temperaturas impiden que maduren. También pierden sabor y textura.
  • Pepinos: Los pepinos aguantan bien las altas temperaturas, gracias a su gruesa piel. Si los metes en la nevera se ablandarán y se pudrirán antes.
  • Pimientos: Pierden el color y la textura a bajas temperaturas.
  • Ajo. El ajo en la nevera se te convertirá en una planta y se te amohosará casi de inmediato, al igual que las cebollas.
  • Especias: La mayoría de la especias son granos y hojas que han sufrido un proceso de secado. Ya no tienen agua así que se conservan a la perfección a temperatura ambiente (y a oscuras). Al contrario, el frío y la humedad del frigo hace que pierdan sus propiedades.
  • Ensaladas: Todos hemos metido alguna vez una ensalada en la nevera, y todos hemos visto como, al día siguiente, la lechuga está mustia y enegrecida...
  • Donuts y bollería industrial: Se apelmazan, pierden el sabor y, lo que es peor, absorben sabores y olores del interior del frigorífico.
  • Embutidos en piezas y queso curado: Los embutidos naturales que venden de una pieza, como un salchichón, chorizo, un jamón, etc., no necesitan nevera. Una vez abierto, tampoco, pues están curados. Pero si hace mucho calor o se están poniendo duros, se pueden conservar más tiempo en la nevera, a costa de perder sabor. Uno de los alimentos más usados que no debes meter en la nevera. Solo el queso fresco debe conservarse en frío. Como más curado esté, más tiempo aguanta a temperatura ambiente. Si hace mucho calor se seca y comienza a sudar. Solo en esos casos merece la pena meterlo en el frigo, pero tampoco es necesario.
  • Yogur: Aunque en la mayoría de los supermercados están en la sección de refrigerados, un buen yogur no necesita frigorífico, mientras esté cerrado. La razón es que el propio yogurt ya contiene bacterias, que son las que fermertan el azúcar de la leche.
  • Nueces. Si bien las temperaturas más bajas pueden ayudar a conservar las nueces, el frío también puede afectar su sabor. 
  • Miel. Si colocas la miel en la nevera se cristalizará, por lo que resulta totalmente inadecuado poner este alimento en el frigorífico.

Y además