Pasar al contenido principal

Las 5 consecuencias inmediatas de un Brexit 'duro' para España

Un camarero sirve una cerveza Brexit
Un camarero sirve una cerveza Brexit. Reuters / Charles Platiau
  • El Parlamento británico vota este miércoles si Reino Unido debe salir unilateralmente de la Unión Europea el próximo 29 de marzo.
  • En el caso de una salida sin acuerdo, Reino Unido no disfrutaría de la exención de aranceles y la libertad de trabajo que ofrece el conjunto comunitario.
  • En Business Insider analizamos cuáles serían las 5 consecuencias inmediatas de un Brexit duro para España.

El Parlamento británico afronta este miércoles una votación crucial para el futuro de Reino Unido, en la que se decidirá si el país debe salir unilateralmente de la Unión Europea el próximo 29 de marzo. 

Una votación aún más decisiva teniendo en cuenta que May anunciaba el lunes que no someterá por tercera vez su plan a votación, tras la dura derrota que sufrió su acuerdo revisado con la UE en la Cámara de los Comunes este martes.

Todo parece indicar que el Parlamento británico rechazará este miércoles una salida unilateral de la UE, una circunstancia prevista tanto por May como por la UE, quienes abrieron la puerta la semana pasada a extender el Artículo 50 y posponer la fecha efectiva de salida de Reino Unido en al menos 21 meses.

En este sentido, lo que se votará el 14 de marzo en el Parlamento británico —en el caso de que los comunes también rechacen salir sin acuerdo— es si la Cámara desea extender el Artículo 50. En caso positivo, May tendría que acordarlo a continuación con la UE.

En cualquier caso, y ante la inminente fecha de salida en el calendario —en apenas 2 semanas—, Reino Unido ya ha aprobado un plan de emergencia para preservar los derechos de los ciudadanos de la UE ante un Brexit duro.

Leer más: Los 25 países que pueden perder más puestos de trabajo si hay un Brexit duro

La enmienda aprobada el pasado 27 de febrero obliga a May a negociar un acuerdo paralelo con la UE para garantizar los derechos de los ciudadanos de la UE, incluso si no se alcanza un acuerdo sobre el Brexit.

Asimismo, este miércoles Reino Unido anunciaba que se suprimirán el 87% de los aranceles en el caso de una salida sin acuerdo, mientras que para la UE impondrá aranceles al 18% de los bienes importados.

Sin embargo, hay numerosas cuestiones que siguen en el aire y que podrían afectar a todos los que por ahora siguen siendo socios comunitarios de Reino Unido.

En Business Insider hemos querido recopilar las 5 consecuencias inmediatas de un Brexit duro para España:

Más controles fronterizos

Camiones hacen cola en el Canal de la Mancha ante el aumento de controles en Reino Unido
Camiones hacen cola en el Canal de la Mancha ante el aumento de controles en Reino Unido. Reuters / Pascal Rossignol

A menos que Reino Unido logre un acuerdo parcial con la UE al respecto, los controles fronterizos entre la isla y el resto del continente serían una de las varias consecuencias inmediatas para España en el caso de un Brexit duro.

A última hora del lunes, May logró alcanzar un nuevo acuerdo con la UE, aunque éste no solventa las dos cuestiones principales: ni el poder de eliminar unilateralmente, ni la fijación de una fecha límite para la cláusula de salvaguarda en Irlanda.

Entre las concesiones de la UE a Theresa May el pasado lunes, tampoco se encontraba una política común respecto a los controles fronterizos, por lo que teóricamente cualquier transporte de bienes desde España sería tratado como si procediese de un tercer país. Y tendría que someterse a los preceptivos controles.

Aumento de aranceles

Un carguero en el puerto de Liverpool
Un carguero en el puerto de Liverpool. Reuters / Phil Noble

En 2017, tras el anuncio del Brexit, las exportaciones españolas ya se redujeron en un 6%, según el Banco de España. A falta de datos, las estimaciones apuntan a que en 2018 las exportaciones decrecieron aún más.

Y, en el caso de que se produjese un Brexit duro, se espera que las exportaciones españolas a Reino Unido caigan aún más. Incluso a pesar del anuncio de la UE de que suprimirá el 87% de los aranceles en el caso de una salida sin acuerdo.

Hasta ahora, los países miembros de la UE no tenían que pagar ninguna tasa por exportar mercancías. A partir del 29 de marzo, si se produce un Brexit duro, se aplicarán aranceles al 18% de los bienes importados por Reino Unido desde el continente.

Algo que podría hacer que España buscase otras opciones comerciales para exportar sus bienes.

Visados de trabajo

Trabajadores en la City de Londres
Trabajadores en la City de Londres. Reuters / Toby Melville

Además, un Brexit duro implicaría cambios sustanciales en las relaciones de España con Reino Unido, más allá del comercio.

En una entrevista a Business Insider hace unos meses, Federico Steinberg, investigador principal de Economía y Comercio Internacional del Real Instituto Elcano y coautor del informe España ante el Brexit, lo describía así: "El mercado laboral seguiría exactamente igual que ahora, no cambiaría nada. Las leyes del mercado laboral no tienen nada que ver con la Unión Europea, cada país lo regula como quiere. Otra cosa es la libre circulación de personas. Se acabaría inmediatamente".

En lugar de la libre circulación actual, harían falta visados específicos para que los españoles pudieran trabajar en Reino Unido, a no ser que May logre negociar con la UE un acuerdo paralelo precisamente para preservar su permanencia en el espacio Schengen.

Sin un espacio educativo europeo común

Un laboratorio en la Universidad de Bristol
Un laboratorio en la Universidad de Bristol. Reuters / Matthew Stock

Algo que también sucedería con los acuerdos de colaboración entre países en ámbitos educacionales (becas internacionales, Erasmus, etc.). "Todo lo que existe en Reino Unido por el mero hecho de ser parte de la Unión Europea, desaparecería. Y habría que empezar a renegociar desde cero otra vez, que es lo que se está intentando evitar ahora", explicaba Steinberg.

"Es como si Reino Unido pasase a ser Uruguay. España y Uruguay tienen algunos convenios educativos, pero el intercambio no es tan fácil como el Erasmus, por ejemplo", añadía.

En este sentido, Reino Unido dejaría de pertenecer al Espacio Europeo de Educación Superior. Y, a no ser que se alcanzase de aquí al 29 de marzo un acuerdo con la UE en este sentido, todos los programas de becas y Erasmus no se renovarían.

Daño a las empresas españolas en Reino Unido (y a las británicas en España)

Un almacén en Reino Unido
Un almacén en Reino Unido. Reuters / Darren Staples

Por último, las empresas españolas en Reino Unido sufrirían del mismo modo que ya están sufriendo las empresas británicas, especialmente por el problema de los palés sin homologación, que podría derivar en una crisis sin precedentes porque no habría suficientes para exportar a la UE.

Además, representantes de la sector de la alimentación y las bebidas advertían en febrero de que una de cada 8 compañías podría desaparecer si Reino Unido abandona la Unión Europea sin un acuerdo y se somete a la normativa de la Organización Mundial de Comercio.

Por último, Steinberg también advertía hace unos meses de las consecuencias para las empresas de las transformaciones macroeconómicas.

"Seguramente, un Brexit sin acuerdo podría generar una caída de la libra esterlina y una recesión en Reino Unido. A las empresas españolas que están allí les afectaría negativamente y, por el tipo de cambio, también afectaría negativamente a las empresas británicas que estén aquí", señalaba.

Te puede interesar