Pasar al contenido principal

He trabajado en más de 100 bodas como 'dama de honor profesional' y veo que las parejas cometen los mismos 5 errores a la hora de planificar su presupuesto

I've worked over 100 weddings as a professional bridesmaid, and I see couples make the same 5 money mistakes over and over again
Courtesy Jen Glantz
  • He sido dama de honor profesional durante 5 años y he ayudado a más de 100 parejas en el caótico y caro mundo de las bodas.
  • Durante mi trayectoria he visto que las parejas cometer los mismos errores, como gastar demasiado en pequeños detalles que los invitados no notarán y pagar por servicios innecesarios.
  • Mi mejor consejo: establece un presupuesto antes de tomar cualquier decisión.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Hace 5 años salté a la industria de las bodas y abrí un negocio llamado Bridesmaid for Hire. Desde entonces, he trabajado en más de 100 bodas.

La gente me contrata para ser su amiga ese día, llevarles al altar, pretender ser amigos de la infancia, dar un discurso, planear una despedida de soltera o acompañarles a buscar vestidos de novia.

En estos años, no solo he aprendido que las bodas suelen ser un gran caos, sino que a veces cuestan más de lo que una pareja puede pagar y acaban endeudándose. Pero en este tiempo he aprendido cómo ahorrar dinero en tu boda sin sacrificar cómo te la imaginas.

1. Establece un presupuesto antes de tomar cualquier decisión

Tras la pedida de mano llegan las dudas. "¿Dónde celebrar la boda? ¿Buffet o restaurante?" Antes de que te des cuenta, habrás planeado una gran celebración con un precio muy elevado.

Antes de empezar a derrochar dinero, establece una cantidad que no te importaría gastar. Luego, prepara una lista de cosas que no podrán faltar, como el catering o el fotógrafo y, tras esto, divide lo que queda del presupuesto entre los otros gastos que no sean una prioridad para ti.

2. No te preocupes por las cosas pequeñas

Los novios gastan miles de dólares en pequeños detalles (como servilletas personalizadas o centros de mesa) de los que sus invitados apenas se dan cuenta.

Después de asistir a más de 100 bodas, puedo decir que a los invitados les importan principalmente tres cosas: la comida, el bar y la música. Todos los pequeños detalles se pasan por alto mientras los invitados se están divirtiendo.

3. Planifica también para el futuro

Al menos una vez al mes trabajo con una pareja que me confiesa que tras su boda apenas tendrán dinero en el banco. 

Les pregunto por su plan financiero ahora que no tendrán un colchón de ahorro para el siguiente gran gasto (una casa, un coche, un viaje, etc.) y su respuesta siempre es que no tienen ningún plan, pero tienen miedo a endeudarse.

Leer más: Estoy preparando mi boda: esto es lo que me hubiera gustado que me recomendaran para planificarla mejor y ahorrar dinero

En lugar de gastar todo el dinero que has ahorrado durante años en una fiesta de 8 horas, planifica también lo que se avecina.

Piensa en cosas que no puedes controlar (como problemas de salud o un despido laboral). Asegúrate de tener dinero para estos problemas y luego piensa en lo que deberías gastar en tu boda.

4. No esperes recuperar el dinero invertido

Uno de los mitos más grandes a los que se aferran las parejas es que recuperarán todo lo gastado en los regalos que les hagan sus invitados.

De acuerdo con Wedding Wire, estos dan de media un regalo de entre 75 y 150 dólares (65 y 135 euros), y el gasto de una boda suele rondar los 30.000 dólares (27.000 euros). Es decir, tendrías que invitar al menos a 200 personas y recibir de cada uno 150 dólares (135 euros) para que saliesen las cuentas y eso es probable que no pase.  

Leer más: Cuánto es lo habitual gastarse en un regalo de bodas

¿Cuánto dinero estás dispuesto a perder? Ese número debería ser el presupuesto de tu boda. 

5. Negociar con proveedores

Para ahorrar dinero al planificar tu boda, no escojas solo los que te hayan sido recomendados y compara el precio y los servicios de otros proveedores locales. Por ejemplo, el DJ podría añadir la iluminación a sus servicios, pero es posible que el florista ya se encargue de esto.

Un consejo es preguntar a los proveedores si pueden personalizar la oferta según tus necesidades.

Y además