Pasar al contenido principal

6 maneras de bordar una presentación en el trabajo, según los expertos que saben cómo hacerlo

It's OK if you don't know every answer that your peers ask during your talk.
  • Ofrecer una buena presentación no es siempre fácil, pero existen algunas claves para hacer el proceso más sencillo.
  • Prepararse es esencial, lo que incluye ensayar tu presentación y estructurarla adecuadamente.
  • Hemos preguntado a tres expertos para que nos cuenten sus mejores consejos para brillar en una presentación de trabajo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Ya sea que tengas que hablar en una reunión semanal o presentar una importante propuesta al equipo directivo de tu empresa, las presentaciones son una fuente común de estrés para los empleados de todo el mundo.

Resulta normal romper a sudar siendo el foco de atención en una reunión, sobre todo cuando tienes poco tiempo para poder expresar tu punto de vista.

Pero no tiene que ser así. Es posible bordar tu presentación —cada una de las que tengas—  teniendo en cuenta una serie de conceptos y tácticas básicas.

Hemos hablado con tres expertos que saben un par de cosas sobre presentaciones para que nos den sus mejores consejos.

Practica en voz alta

Talk it out

Puedes sentir como que estás regresando al colegio practicando tus frases para una obra de teatro, pero ensayar tu presentación de antemano es una manera importante de prepararla. Eso es lo que Adam Zukor, director ejecutivo de comunicaciones en Microsoft y especializado en redacción de discursos y contenido para los principales directivos de Microsoft le ha dicho a Business Insider.

"No hay nada que sustituya a practicar en voz alta, idealmente frente a alguien en quien confías, para darte retroalimentación, o al menos ante un espejo", comenta. "La forma en que piensas sobre tu presentación y cómo suena en voz alta puede ser muy diferente, así que siempre practica en voz alta: en la ducha, mientras te vistes, o mientras conduces al trabajo".

Céntrate en unos cuantos puntos clave, y estructura en consecuencia

Focus on a few key points, and structure accordingly

Al prepararte, piensa detenidamente sobre los puntos principales que quieres desarrollar, porque realmente solo podrás exponer algunos, dice Zukor.

"No importa cómo de arriesgado o complejo sea el tema de tu presentación, tu audiencia solo se quedará con algunas ideas clave", explica Zukor. "Asegúrate de tener claro cuáles son esos puntos importantes y a continuación comienza a organizarlos".

Zucker subraya que este viejo proverbio de la redacción de discursos sigue siendo cierto: Cuenta a la audiencia qué es lo que vas a contarles, luego cuéntalo y después cuéntales lo que les contaste.

"Si vale la pena decir algo, dilo más de una vez para hacer entender ese punto", resume.

Controla los nervios

Control those nerves
Sean Gallup/Getty Images

Estar nervioso es normal, pero Mitch Grasso, CEO de la compañía software de presentación Beautiful.AI, tiene algunos trucos para ayudarte a relajarte antes y durante tu presentación.

"Primero, renuncia a la perfección: casi nunca saldrá según lo planeado", cuenta a Business Insider. "Recuerda que eres un experto en tu tema y te has preparado para este momento".

También, está bien si no conoces cada una de las respuestas para las preguntas que tus compañeros e incluso superiores realicen durante tu exposición, dice.

"Nunca intentes falsear, eso es siempre contraproducente. Reconoce que es una gran pregunta, que no tienes la respuesta e intenta plantear la pregunta al grupo", aconseja. "Eso puede ayudar con la participación de la audiencia mientras te das un breve descanso mental".

Crea imágenes simples y utiliza las herramientas adecuadas

Create simple visuals, and use the right tools
Thomson Reuters

La regla de K.I.S.S. se aplica a cualquier tipo de imágenes que estés utilizando para tu presentación: Keep it simple, stupid (Sé sencillo, estúpido). Acaba con las listas de puntos, limita el texto y usa imágenes atractivas, dice Grasso. Menos es más.

"Nadie quiere estar liado con cuadros de texto a las 2 a.m. la noche anterior a la presentación", comenta. "Encuentra una herramienta que facilite la visualización de tu argumento para no pasar horas interminables creando tu presentación. Las diapositivas mal diseñadas serán una distracción y corres el riesgo de marear a tu público. El buen diseño es transparente y fomenta la conexión"

Grasso insiste en que la presentación no es la atracción principal, lo es tu charla. Por lo tanto, las diapositivas deberían ayudar a llevar a la audiencia por un viaje mientras sirven y no distraen de tu propósito principal.

Sé concreto

Be specific
Getty Images

En lugar de señalar aspectos más genéricos para transmitir tu punto de vista, céntrate en un ejemplo específico que ilustre el aspecto para mejor conectar con tu audiencia.

"Alguien más inteligente que yo dijo una vez que una sola muerte es una tragedia, pero un millón de muertes es una estadística", relata a Business Insider Jeff Kreisler, experto en ciencias del comportamiento y editor en jefe de PeopleScience.com. "Esto es un poco siniestro, pero el punto es que el efecto de la víctima identificable confirma que resaltar ejemplos e historias concretas es una manera más efectiva de conectar todos esos temas e impactar a una audiencia que un panorama demasiado grande".

Por ejemplo, ha señalado cómo los políticos durante el tiempo de campaña se encuentran cada día con personas que se ven afectadas por un determinado tema como una forma de tratar su postura sobre una política en particular.

"Usan esa fórmula porque funciona. Y también puede funcionar para ti", dice Kreisler. "¿Necesitas un aumento de presupuesto? Empieza por decirme cómo va a cambiar la relación de un cliente específico con nosotros, luego ve a los grandes números".

Clava el aterrizaje

Stick the landing
Caiaimage/Martin Barraud/Getty Images

Terminar fuerte es crucial. Por supuesto, deseas hacerlo bien durante toda la presentación, pero si hay una parte que realmente necesitas clavar, es el final.

"De acuerdo con la regla del pico de finalización (el clímax final), terminar con una nota fuerte aumentará el recuerdo, la calificación y el disfrute de una presentación, y cualquier experiencia, realmente", cuenta Kreisler. "Por ello, si hay una parte de tu charla en la que realmente quieres focalizar —concisa, emocional y empaquetada para llevar—, esa el final. Terminar con unas risas, tampoco hará daño a nadie".

Y además