Pasar al contenido principal

7 trucos que utilizan las grandes cadenas de comida rápida para que te gastes siempre más dinero de lo planeado

  • ¿Alguna ves te has gastado más dinero en un restaurante de comida rápida del que tenías pensado?
  • La comida rápida se ha ido encareciendo con los años, de hecho, en ocasiones sale más a cuenta un restaurante normal.
  • Los menús, descuentos y ofertas forman parte de un juego en el que estamos atrapados desde el momento en el que atravesamos la puerta del lugar. 

Esta es la transcripción del vídeo.

Narrador: Este es el número 3 del McDonald’s: una hamburguesa, patatas fritas y bebida. Cuesta 11 dólares en Nueva York.

Se supone que la comida rápida es barata y accesible pero, ¿alguna vez has gastado más en comida rápida de lo que esperabas?

No estás solo. Según un estudio, los estadounidenses se gastan alrededor de 1.200€ en comida rápida cada año. Lugares como el McDonald’s o el Burger King hacen todo lo posible para que gastes más dinero, y resulta que la comida rápida no es tan barata como crees.

1. Los menús

La clave de la comida rápida está en los descuentos. Ofertas, combos, cupones… oh, Dios. Pero el menú supuestamente básico en realidad esconde la mayoría de las opciones. Compara un menú de comida rápida con el menú de un restaurante. El menú de un restaurante es simple y no muy estimulante, pero el menú de comida rápida es un gran lío de opciones y categorías, y los restaurantes de comida rápida llaman tu atención con rojos brillantes o naranjas junto a grandes y apetitosas fotos de comida. Hay una jerarquía. Las fotos son grandes, pero los precios son pequeños. Mantienen tu atención en los artículos que cuestan más mostrándolo realmente grandes en el lado izquierdo que es donde empiezas a leer. No te preguntarás si esa hamburguesas vale 6 dólares, sólo mirarás esas grandes y jugosas hamburguesas.

Hans Taparia: las fotos de la comida iluminan el cerebro, sobretodo cuando tienes hambre. Las fotos grandes de alimentos para una empresa de alimentos son la clave.

Narrador: Es Hans Taparia. Es experto en salud y alimentación, y profesor de negocios y sociedad en la Universidad de Nueva York

Hans Taparia: El libro con todos los trucos ha existido siempre , yo diría que desde los años 80, y se ha centrado en la simplicidad, lo barato, lo audaz y lo brillante. 

2. El formato del precio

Narrador: Los restaurantes de comida rápida también usan otros trucos, como no mostrar el símbolo del dólar o usar un formato de precios de 9,79 o 9,89. Siempre más o menos de 10$, pero sigues pensando que son 9$ porque lees de izquierda a derecha. Pero, ¿Qué hay del menú de un dólar? Bueno, los menús de un dólar o similar existen, pero a menudo son pequeños y están muy lejos, en una esquina, donde son más difíciles de ver.

Hans Taparia: Y si compras varios artículos con el valor del menú, no te saldrá necesariamente más barato que un Happy Meal.  Así que no es necesariamente menos rentable para ellos, pero logra las dos cosas.  Hacen que el consumidos siga viniendo, y estará atendiendo a un consumidor que es cada vez más pobre en el caso de que estos establecimientos normales de comida rápida.

Leer más: Cuánto gana un trabajador de Burger King en España

3. Las combinaciones

Narrador: Y aunque los menús de comida rápida son grandes, sus confusos diseños hacen que sea difícil encontrar exactamente lo que estás buscando. Es más fácil leer el menú cuando estás cerca del mostrados, pero para entonces te tocará pedir. La presión va en aumento y solo tienes que elegir ese gran, brillante y jugoso número 3, y ese número 3 es donde reside el verdadero secreto del menú: el combo. La estrella del menú está en la combinación. Puedes pedir un plato principal, un acompañamiento y una bebida fácilmente con solo decir un número. Se necesita mucho menos tiempo para pedir el “número 6” que pedir 10 piezas de nuggets, una de patatas fritas medianas y una bebida mediana pero, ¿realmente has hecho los cálculos para ver si esa combinación te está ahorrando algún dinero? Por ejemplo en McDonald’s, si compras un número 3 te costará 10,39$, pero si te compras el Doble Cuarto de Libra, patatas mediana y bebidas medianas te costará 10,48$. Solo te estarás ahorrando 9 centavos, y a menudo terminarás con cosas que ni siquiera querías en porciones que son mucho más grandes de lo que es saludable. 

Hans Taparia: Y al crear esta percepción, que es bastante aproximada a la realidad, de que el coste por onza de algo más grande es más bajo, y por lo tanto estás obteniendo una mejor relación calidad-precio, olvídate del hecho de que estás comprando 32 (907 g) onzas en refrescos, que tienen media taza de azúcar. 

Narrador: Que pidas comida preseleccionada les da a los restaurantes de comida rápida el control sobre lo que consumes. Añade esto a las múltiples opciones de tamaño y a lo que añadas, es difícil salir de ahí sin un poco de todo. 

4. Los complementos

¿Cuándo fue la última vez que fuiste a un lugar como Taco Bell y comprase solo un taco? Los restaurantes de comida rápida ganan más dinero con los clientes que compran varios artículos. Los artículos como los refrescos tienen un margen de beneficio mucho más alto en comparación con las hamburguesas, por lo que las compañías de comida rápida hacen todo lo que pueden para que les compres una bebida. 

5. Lo que quieras, cuando lo quieras

Han añadido cosas como restaurantes con servicio las 24 horas, y los desayunos durante todo el día para asegurarse de que puedes conseguir lo que quieras cuándo quieras. Si crees que tienes un control sobre la zona de pedidos, te equivocas. Según Steve Easterbrook, CEO de McDonald’s, los clientes gastan más de media en los quioscos porque se quedan más tiempo. Adivina qué tienen de especial esos “quioscos”. Montones y montones de fotos. Y eso es solo la punta del… Frosty.

6. Comida gratis

Las compañías de comida rápida son expertas en conseguir que los clientes entren por la puerta. Anuncian sus ofertas con los más escandalosos letreros, carteles y anuncios de televisión. Te pueden hacer entrar por la puerta para comprar una de nuggets con un “compa una y llévate otra gratis”, y probablemente también compres algo de beber. ¡Oh, mira! Puedes hacer eso añadirle a tu comida unas patatas solo por un dólar más. Las compañías también utilizan marcas como Doritos Locos Tacos y cupones descuento que expiran a la semana, o los descuentos que ves en la parte de atrás de tu recibo, sin mencionar los puntos de recompensa de la aplicación o las ofertas diarias especiales que se encuentran sólo en la aplicación, al igual que la antigua tarjeta de puntos. Comerás más a menudo en un restaurante si con cada compra te acercas más a la comida gratis.

Hans Taparia: Cualquier cosa aislada puede no tener un gran impacto. El poder del marketing es cuando superpones las cosas.

Narrador: Pero hay un gran problema: la comida rápida no es tan barata como antes. Según Bloomberg, el precio medio de una hamburguesa de comida rápida ha aumentado un 54% en la última década, superando a los restaurantes de comida rápida informal y más fina. Pero la comida rápida es a veces la única opción en el mundo de la comida de bajos ingresos, y su ambiente tiene un gran impacto en tu salud y en tu peso.

7. ¿Son la opción más barata?

Las ofertas saludables de comida rápida y ocasional son a menudo mucho más caras que la comida rápida y ya no se dirigen a la misma población, especialmente si alimentas a tu familia. KFC te dará mucha más comida por dólar que una cadena de ensaladas orgánicas. Los restaurantes de comida rápida son capaces de atraer a los consumidores para que gasten más dinero en muchas cosas poco saludables, porque es más asequible que las opciones más saludables. 

La comida rápida puede ser barata y accesible, pero tienes que luchar contra todos los trucos psicológicos que están diseñados para conseguir para gastar más dinero. No deberías pagar un extra por alimentos poco saludables de baja calidad. 
 

Y además