Pasar al contenido principal

Como y analizo comida rápida por trabajo: así es como cuido mi cuerpo para estar en forma y mantener un estilo de vida saludable

Fast food is fine in moderation.
La comida rápida está bien con moderación. Irene Jiang / Business Insider
  • Como y escribo sobre comida rápida para Business Insider.
  • A menudo me preguntan cómo hago para mantenerme en forma si estoy ingiriendo, constantemente, comida rápida por mi trabajo. 
  • La respuesta es simple. Hay cinco técnicas, pero todas ellas se reducen a una misma cosa: como y hago ejercicio para que mi cuerpo no sufra estragos.

Como de todo. Ese es mi trabajo.

Podríamos decir que soy 'la reina de la comida frita' de Business Insider, ya que probé todos los productos de la zona de restaurantes de Costco en un día. He pedido y consumido todo lo que incluye el menú secreto de McDonald's, también en 24 horas, y lo mismo en Chipotle. No puedo contar cuantas hamburguesas, patatas fritas, sandwiches de pollo frito y postres lácteos congelados he comido en nombre del periodismo.

Algunos días, tengo la sensación de que soy un niño con entrada de por vida en su tienda de chucherías favorita. Otros, me siento como una piñata rellena de esas chucherías.

Cuando le hablo a la gente de mi trabajo, tienen dos tipos de reacciones. La primera reacción es: "Vaya, tienes un trabajo de ensueño". Y sí, es correcto y estoy de acuerdo. La segunda reacción es: "Estás muy delgada y ¿cómo es que no estás muerta?".

Leer más: Desayunar mermelada no es tan sano y además te hace engordar: esto es lo que debes saber

Ahora, estoy contenta con mi cuerpo pero sé que no soy Missandei de Juego de Tronos, tonificada pase lo que pase. En cualquier caso, mi cuerpo es bastante normal, en su mayoría. Pero supongo que estoy más en forma de lo que cualquier persona podría esperar de alguien que come comida rápida para ganarse la vida.

Para ser honesta, esperaba ganar peso y experimentar efectos negativos en mi salud tras empezar este trabajo. Sorprendentemente, estoy prácticamente igual. De hecho, incluso podría estar un poco más en forma. 

Pero ¿Cómo? No hay ningún truco mágico. Te cuento mis cinco secretos.

Pruebo la comida de forma estratégica

I taste food strategically.
Irene Jiang / Business Insider

Mi equipo me ayuda mucho. 

Normalmente me limito a cinco mordiscos de cualquier producto, que es más que suficiente para tener una valoración detallada. En un día de pruebas, intento planificar mis mordiscos de tal manera que no consuma más que en una comida normal. Esto me ayuda a llevar la cuenta de las calorías. 

Si pruebo seis bocadillos en un día, me tomaré dos mordiscos de cada uno. Si pruebo dos sandwiches en un día, me comeré la mitad de cada uno. Sin embargo, si realmente me encanta algún producto, es posible que coma más. 

Después, recluto los estómagos de mis intrépidos compañeros de trabajo para que me ayuden a comer y analizar las sobras.

¿Lo más importante? Disfruto de cada mordisco, o al menos lo intento.

 

Evito comer comida rápida cuando no estoy en una comida de trabajo

I avoid fast food when I'm not eating for work.
Irene Jiang / Business Insider

Fuera del trabajo sigo una dieta a base de verduras. No soy vegetariana, pero cuando no me estoy ahogando entre carbohidratos y carne por trabajo, me lleno con verduras y alimentos mínimamente procesados.

Me encanta cocinar y, en general, soy ahorradora, lo que implica que la cena a menudo termina siendo comida casera. Una de mis favoritas y más sencillas son las lentejas estofadas con arroz.  

Leer más: Los 5 alimentos con los que tener cuidado por la listeriosis, además de la carne mechada

Cuando echo de menos algo frito o cárnico, recuerdo que inevitablemente comeré algo de eso en mi trabajo. Simplemente lo pospongo. 

Trato de caminar al menos 6,5 kilómetros al día

I try to walk at least four miles a day.
Mario Tama/Getty Images

Me gusta pasear, así que camino cuando puedo. Después de trabajar, a menudo camino a través del puente hasta Brooklyn y cojo el tren el resto del camino a casa.

Como, frecuentemente, voy de restaurante en restaurante, mi trabajo también implica caminar un montón. Y cuanto más rápido camino, antes llego a la comida. 

También me encantan las escaleras. Cuando puedo, las cojo en lugar del ascensor. Un extra: es más rápido correr escaleras arriba que estar de pie en un ascensor.

 

Bebo mucha agua, constantemente

I drink lots of water, constantly.
Amit Dave/Reuters

Además de los innumerables beneficios de mantenerse hidratado, beber agua ayuda a reducir lo que pico entre horas. Me ayuda a distinguir entre la sed, el aburrimiento y el hambre real.

Leer más: Soy carnívoro, pero probé la Impossible Whopper de Burger King, su hamburguesa sin carne, y este es mi veredicto
 

¿Os acordais de lo que me gustaba andar? Beber mucha agua también me da la excusa para caminar hasta la cocina con frecuencia e ir al baño.

Hago deporte, ocasionalmente

I work out — occasionally.
Irene Jiang / Business Insider

Solía hacer Krav Maga cinco veces por semana. Después de mudarme, hacía ejercicio cinco días a la semana. Pero, de repente, me di cuenta de que esto no era sostenible por varias razones: 

  1. No le estaba dando a mi cuerpo tiempo para descansar.
  2. Tenía hambre todo el tiempo.
  3. Desarrollé una relación poco sana con la comida. Contaba calorías de forma obsesiva y hacía ejercicio para castigarme por consumir muchas.

Sin embargo, estoy contenta de haber pasado por esa fase porque ahora puedo reconocer y evitar formas poco sanas de pensar sobre la comida y el ejercicio. He aprendido que más actividad no es necesariamente mejor actividad.  

Ahora, voy al gimnasio cuando siento que tengo energía extra y me centro en actividades que disfruto. Hago deporte para sentirme bien, no para tener un físico mejor.

Al final, todo lo que hago es asegurarme de que mi cuerpo se siente tan bien como puede sentirse. Estoy activa de una forma que es entretenida y sostenible. Y como de la misma manera también.  

Creo, totalmente, que la comida rápida puede ser parte de un estilo de vida saludable de la misma manera en que los cereales pueden ser parte de un desayuno completo: de una forma moderaba y complementada con ejercicio y otras comidas a base de vegetales.

 

Y además