9 trucos para hacer la maleta como un profesional

Hombre guardando ropa en la maleta
Getty
  • Hacer la maleta puede dar muchos quebraderos de cabeza y casi siempre se acaban cometiendo los mismos errores.
  • Si quieres dejar de pelearte con tu equipaje para que cierre de una vez, sigue estos trucos que te ayudarán a preparar la maleta como un profesional.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Para la mayoría de la gente, hacer la maleta antes de un viaje es una tarea que se deja para el último minuto, momento en el que la única opción es ya meter todo en una bolsa y confiar en que no te hayas olvidado nada importante. 

Medidas y tamaño de las maletas de mano de las principales aerolíneas en España

Esta tendencia puede provocar, sin duda, errores que pueden estropear tu viaje.

Deja a un lado la idea de que hacer la maleta es un castigo y nunca vuelvas a pelearte para encajar todo como si de un Tetris se tratase.

La próxima vez que salgas te viaje no volverás a luchar por cerrar tu equipaje gracias a estos 9 trucos con los que aprenderás a hacer la maleta como un profesional.

Elige el equipaje que mejor se adapte al viaje

Dependiendo del destino y el transporte que vaya a utilizar, te convendrá elegir un tipo u otro de equipaje. 

Por ejemplo, una maleta demasiado grande puede ser un engorro si tienes que cambiar mucho de transporte, al igual que puede serlo una pequeña si tu plan requiere caminar mucho. En ese caso lo mejor será optar por una mochila. 

Además, la ropa para climas cálidos ocupa menos espacio que la de invierno, por lo que si hace buen tiempo podrás elegir un equipaje menos voluminoso.

Que nunca falte una buena lista

Antes de ponerte a sacar todo, piensa en lo que vas a necesitar. Tal vez no tengas todo a mano y tengas que comprar algo, o puede que te des cuenta que alguna de esas cosas podrás encontrarlas fácilmente en tu destino.

Crea conjuntos de ropa siempre pensando en el tiempo que hará

Elige los conjuntos de ropa que sabes que te quedan bien y que son un acierto seguro. No querrás verte en la obligación de tener que vestirte con ropa que hacía siglos que no sacabas del armario –y por algo sería–.

Para reducir el peso, un buen truco es llevar prendas que combinen unas con otras para que no dejes de ponerte algo porque no combina con las otras prendas. 

Cuando pienses en lo que vas a ponerte cada día, no olvides mirar el tiempo que hará en tu destino. Así evitarás llevar un cargamento de pantalones cortos y pasar frió por no haberte parado un par de minutos a comprobar la temperatura. Además, en los aviones y los trenes suele hacer bastante frío.

Cómo encajar todo

Una de las cosas más importantes para hacer la maleta la perfección es colocar las cosas correctamente:

  • Pon en la parte inferior las prendas más pesadas y menos delicadas, como los pantalones, el neceser y los zapatos.
  • Por encima de todo coloca las más propensas a arrugarse.
  • Mete el calzado en bolsas individuales (o en gorros de ducha) para que no manchen el resto de prendas.
  • Enrolla las prendas para ocupar menos espacio o colócalas en vertical siguiendo el método KonMari.
  • Aprovecha el calzado para rellenarlo con calcetines o prendas de pequeño tamaño enrolladas.
  • Utiliza una pajita para evitar que los collares se enreden.
  • Los cinturones pueden colocarse estirados en los bordes o enrollados en el cuello de las camisas.
  • Utiliza las fundas de las gafas para guardar los cargadores del móvil o los auriculares.

Separa bien los líquidos

Lo peor que podría pasarte al abrir la maleta en tu destino es ver que tus líquidos se han derramado. Recuerda cerrarlos bien y llevarlos en bolsas de plástico para que no se salgan.

Si no necesitan llevar mucha cantidad, un buen truco es colocar pequeñas cantidades de cremas, jabón o champú en las cajitas de las lentillas o en pastilleros.

Protege la electrónica

La mejor opción es transportarlos en una maleta de mano o mochila y no facturar estos artículos en el avión. 

Si no te queda más remedio que facturar alguno de estos artículos, recuerda meterlos en el centro del equipaje, rodeados de ropa que que los protejan de posibles golpes.

Lleva un par de bolsas vacías

Si llevas un par de bolsas de plástico vacías podrás utilizarlas para guardar la ropa sucia o, por ejemplo, meter bañadores mojados que no puedan secarse en ese momento.

Lleva puesto lo más voluminoso

Si pese a haber seguido todos los trucos no consigues cerrar la cremallera ni aún sentándote encima, saca las prendas más voluminosas y llévalas puestas durante el trayecto. Esto es muy fácil de hacer en invierno, aunque es posible que pasas varias horas de mucho calor en verano. 

Otro truco con la ropa voluminosa es envasarla al vacío (funciona muy bien para jerseys y abrigos).

Si puedes, deja espacio para posibles compras

Es muy recomendable dejar algo de espacio en tu equipaje para llevar algo que puedas encontrar por el camino y quieras llevarte de vuelta a casa.

Otros artículos interesantes:

3 útiles consejos de Marie Kondo y 'La magia del orden' para todo el mundo

Qué ropa debes llevar en la maleta si vas a viajar en crucero

Esta maleta resistente a golpes de Samsonite puede viajar hasta tu casa con un descuento del 54%

Te recomendamos