Airbus y Boeing recortan producción y plantilla y alejan la recuperación del sector aéreo

Varios aviones Boeing 737 Max de la compañía Southwest Airlines varados en el aeropuerto de Victorville en California
REUTERS/Mike Blake
  • Los dos gigantes de la fabricación de aviones, la estadounidense Boeing y su rival europeo Airbus, están recortando producción y plantilla, alejando así la recuperación del sector aéreo.
  • Boeing ha anunciado que planea nuevos recortes de plantilla y de producción de sus aviones comerciales 787 y 777 después de registrar pérdidas de 2.046 millones de euros el segundo trimestre de 2020.
  • Por su parte, Airbus ha comunicado nuevos recortes en la producción de su aeronave A350 al anotarse unos números rojos de 1.919 millones de euros, por encima de lo esperado por el mercado.
  • Se espera que estos modelos sean los que más lentamente se recuperen una vez la demanda retome sus niveles normales, algo que Moody's estima que podría no llegar hasta 2023.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Los dos gigantes de la fabricación de aviones comerciales, la estadounidense Boeing y su rival europeo Airbus, están recortando producción y plantilla, lo que anticipa que la recuperación del sector aéreo aún tardará en llegar.

El parón en los viajes a nivel internacional provocado por la pandemia del coronavirus ha afectado especialmente a esta industria, algo que han confirmado ambos fabricantes en sus presentaciones de resultados del segundo trimestre del año. 

Así, mientras que Boeing ha anunciado que planea nuevos recortes de plantilla y de producción de sus aviones comerciales 787 y 777 después de registrar pérdidas de 2.400 millones de dólares (2.046 millones de euros) entre abril y junio, Airbus también ha comunicado nuevos ajustes en su producción de su A350 al anotarse unos números rojos de 1.919 millones de euros, por encima de lo esperado.

El primero estima que el impacto del COVID-19 en sus cuentas durará años y justifica que esos números rojos se deben, sobre todo, a los retrasos para retomar la actividad de su avión más vendido, el 737 MAX, y a que su facturación cayó un 25% en el segundo trimestre, hasta los 11.800 millones de dólares (10.040 millones de euros), lo que lleva a Boeing a acumular ya una deuda de 60.000 millones (51.048 millones de euros).

Leer más: Iberia quiere comprar Air Europa por 500 millones, la mitad de lo acordado en octubre

Además, ha anunciado que va a continuar con sus recortes en su plantilla, aun cuando en abril ya había anunciado que recortaría unos 16.000 empleos.

Por su parte, Airbus ha comunicado este jueves que recortará la producción de su A350 a 5 aviones al mes —antes de la crisis producía 9,5— por el impacto de la pandemia en su negocio, así como que su caja ha menguado en 4.400 millones de euros e al detenerse las entregas de aviones por el colapso internacional de los viajes.

Los ingresos de la compañía cayeron un 55% en el periodo, a 8.317 millones de euros. En el acumulado semestre, el descenso fue del 39%.

Airbus ha decidido prescindir de 15.000 de sus trabajadores, el 11% de su plantilla, para enfrentarse a la crisis, que espera que ajuste su producción alrededor de un 40% durante dos años frente a niveles prepandemia.

Se espera que estos modelos de avión de Boeing y Airbus sean los que más lentamente se recuperen una vez la demanda retome sus niveles normales, algo que Airbus estima que podría no llegar hasta 2023 o 2025. Así también lo considera la agencia de calificación Moody's.

LEER TAMBIÉN: Ryanair anuncia pérdidas de 185 millones de euros por el coronavirus y vaticina para este año un desplome en el tráfico de pasajeros todavía mayor, de hasta el 60%

LEER TAMBIÉN: Airhopping, la startup española de vuelos baratos apadrinada por Juan Roig, frena su expansión internacional y se reinventa con el foco en el turismo nacional

LEER TAMBIÉN: British Airways despedirá 985 empleados menos a cambio de una bajada salarial del 20% al resto

VER AHORA: Tomás Villén, director general de Porsche Ibérica: “En 2021, más de la mitad de nuestras ventas serán coches eléctricos; hemos conseguido poner alma a la electrificación”