Pasar al contenido principal

Así son las pocas mujeres protagonistas del cine de Hollywood

Algunas de las actrices protagonistas del cine en 2017: Gal Gadot (Wonder Woman), Dakota Johnson (50 Sombras Más Oscuras), Daisy Ridley (Star Wars: Los últimos Jedi) y Emma Watson (La Bella y Bestia)
Algunas de las actrices protagonistas del cine en 2017: Gal Gadot (Wonder Woman), Dakota Johnson (50 Sombras Más Oscuras), Daisy Ridley (Star Wars: Los últimos Jedi) y Emma Watson (La Bella y Bestia). Business Insider

Star Wars, los últimos Jedi. Protagonista: Daisy Ridley, en el papel de Rey, la aprendiz del último jedi.

La Bella y la Bestia. Protagonista: Emma Watson, en el papel de la inteligente, lectora y socarrona Bella.

Wonder Woman. Protagonista: Gal Gadot, en el papel de la princesa de Themyscira, la superpoderosa amazona Diana.

En ese orden, esas tres fueron las películas más taquilleras de Estados Unidos en 2017. Esas tres mujeres estuvieron entre las actrices más aplaudidas. Esos tres papeles, entre los más feministas y alabados por la crítica (y el público, vistos los datos) del año pasado. ¿Buenas noticias para las mujeres en el mundo del cine? No. Ni de lejos.

Las tres cintas, que en total han conseguido unos ingresos de unos 1.535 millones de dólares sólo en EE. UU. (unos 1.245 millones de euros), son punta de lanza de la taquilla y de las féminas como protagonistas, pero eso no significa que las mujeres sean predominantes en las películas más famosas del mundo, las de Hollywood: ellas apenas protagonizan en una cuarta parte de las películas. 

Leer más: La moda de las series feministas no acaba con la desigualdad: solo un 16% de las directoras en España son mujeres

Un completo estudio del Centro para el Estudio de la Mujer en la Televisión y el Cine de la Universidad Estatal de San Diego, en California (EE. UU.), refleja que la paridad no llega a la pantalla grande y está muy lejos de alcanzarla. La doctora Martha M. Lauzen lleva comparando datos desde 2002 y realizando este análisis desde 2015 y lo cierto es que apenas hay mejoras en la representación femenina en las películas de gran consumo.

Los datos son sencillos: el estudio analiza las 100 películas más taquilleras del año y calcula cuántas mujeres han aparecido en ellas y en qué roles. Así, se han analizado los papeles de las 2.361 mujeres que aparecieron en ellas y se ha dado a conocer que apenas un 24% de los papeles protagonistas de 2017 fueron para mujeres. Eso supone un descenso respecto a 2016, cuando hubo un 29% de mujeres protagonistas, pero es más que en 2015, con un 22%. Demoledores son los datos de 2014 (calificados por Lauzen como "excepcionalmente pobres"), con sólo el 12% de mujeres en roles protagónicos.

Estos son algunos de los lamentables datos que desvela el estudio. Spoiler: las mujeres no tienen peso como protagonistas, no hay diversidad racial, prima el conocimiento del estado civil en sus personajes más que en los masculinos, apenas tienen metas laborales y no suelen ostentar roles de liderazgo. ¿Cuándo aparecen más y mejor? Tan obvio como triste: cuando las dirigen otras mujeres. Como especifica el estudio, "en general, es el doble de probable que el público vea a hombres que a mujeres en pantalla".

  • Protagonismo: En 2017, los hombres se llevaron el 58% de los papeles protagonistas (el 18% de las películas tienen "protagonismo conjunto"). Las mujeres, el 24%, cinco puntos menos que el año anterior (en 2016 ellas: 29%; ellos, 54%; juntos, 17%).
  • Personajes principales: Aquí no empeora, pero no va muy bien. Las mujeres fueron personajes principales en un 37% de las películas, igual que en 2016. Los hombres, el 63%.
  • Papeles con frase: De todos los personajes que hablan en todas las cintas (con mayor o menor peso en la historia), sólo el 34% son femeninos (en 2016, el 32%). Los hombres tienen el 66% de los papeles con frase. Además, si se analiza en cuántas de estas 100 cintas hay más de 10 mujeres que hablen en escena, sólo suponen el 32%. En cambio, en el 79% de las películas hay 10 o más hombres con un papel con frase.
  • ¿Todas a la vez? Según el estudio, el 18% de las películas analizadas tenían entre 0 y 4 mujeres que hablaran en ellas, el 50%, entre 5 y 9 mujeres, y el 32% más de 10 mujeres. En cambio, sólo el 5% de las películas tienen entre 0 y 4 hombres, un 16% entre 5 y 9 y un 79% más de 10 hombres con frase. 
 
  • Diversidad racial: De todos los papeles femeninos con frase, el 68% son mujeres blancas, un descenso frente al 76% de 2016. Apenas el 16% son para mujeres negras (algo más que el 14% de 2016) y el 7% para asiáticas (del 6% de 2016). Las latinas doblan su presencia… pero porque pasan del 3% de 2016 al 7% de 2017. Cuando se trata de protagonistas, las minorías son aún menores: 74% blancas, 14% negras, 6% latinas, 4% asiáticas y 2% de otras razas y etnias.
  • Indies vs. de estudio: A las mujeres se las ve más como protagonistas en películas de corte independiente que en las clásicas creaciones de Hollywood: 65% frente a 35%. Los hombres, en cambio, son más protagonistas en pelis de estudio (54%) que independientes (46%).
  • Tragicómicas: Las mujeres protagonizan dramas y comedias: el 30% de cada una de esas categorías. En el resto de tipologías son prácticamente anecdóticas: suponen el 17% de las protagonistas en películas de acción, el 13% de las de terror, el 4% de las de animación y el mismo 4% en ciencia ficción.
  • Cuestión de edad: Las actrices son jóvenes; los actores, no tanto. Eso se desprende de las cifras del estudio: la mayoría de los papeles eran de mujeres veinteañeras (32%) y treintañeras (25%). En cambio, los papeles masculinos suelen estar entre los 30 (31%) y los 40 (27%). ¿Más de 40 años? El 46% de los varones y el 29% de las féminas. 
 
  • Estado civil vs. trabajo: Es más común que, en una película, la mujer desvele si está casada, soltera, divorciada, viuda… (53%) que que lo haga el hombre (40%). En cambio, es más frecuente que un hombre hable de forma identificable de un trabajo o una profesión (78%) a que hable una mujer de dicho aspecto (63%). De hecho, en el cine es más frecuente ver a un hombre trabajando que a una mujer (69% contra 55%).
  • Cuestión de metas: Es más habitual que los personajes masculinos tengan metas relacionadas con el trabajo que los femeninos (42% frente a 34%), mientras que las mujeres suelen expresar metas relacionadas con lo personal, más que los hombres (20% frente a 13%).
  • Liderazgo: En total, sólo el 7% de los personajes reflejados en pantalla son líderes de una organización, gobierno o grupo, y dan instrucciones que son seguidas por, al menos, otros dos personajes, pero divididos por géneros ganan ellos: el 8% de hombres y el 5% de mujeres son líderes.
  • Tipos de liderazgo: Los hombres son líderes de bandas criminales (94%), líderes políticos (88%), obreros (80%), militares (77%), profesionales (67%), sociales (67%), ejecutivos (64%) y religiosos o espirituales (50%). Las mujeres, en cambio son líderes religiosas-espirituales (50%), ejecutivas (36%), profesionales (33%), sociales (33%), militares (23%), ejecutivas (20%), políticas (12%) y criminales (6%).
  • Tras las cámaras: Cuando una película está escrita y/o dirigida exclusivamente por hombres, las protagonistas femeninas rondan el 20%, mientras que si en ese equipo de dirección y guión hay al menos una mujer, las féminas protagonistas suben hasta el 45%. Algo que también pasa con los roles principales (que pasan del 33% al 48% de mujeres cuando ellas están tras las cámaras) y con todos los papeles con frase (del 32% al 42% cuando dirigen y escriben mujeres).

Te puede interesar