Pasar al contenido principal

Badi adapta su negocio para reducir las interacciones sociales en tiempos del coronavirus: ahora puedes visitar virtualmente la habitación antes de reservarla

Carlos Pierre, fundador y CEO de Badi
Carlos Pierre, fundador y CEO de Badi Badi
  • Badi está implantado un sistema de visitas virtuales para digitalizar al 100% el proceso de alquiler de una habitación ante el impacto del coronavirus en su sector.
  • La startup asegura haber "notado un descenso en la demanda, especialmente en la internacional", pero considera que su actividad volverá a la normalidad "una vez se suavicen las medidas" de confinamiento.
  • Además, Badi afirma que "está demostrado que el sector del alquiler, y más específicamente el arrendamiento de habitaciones, es uno de los negocios que menos impacto tendrá a medio y largo plazo, a diferencia de otros como el turístico".
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El coronavirus y las medidas de contención de la pandemia han obligado a muchos negocios a suspender o reducir su actividad ante las restricciones de movimiento que se están aplicando. En el caso de la app de alquiler de habitaciones Badi, su CEO y fundador, Carlos Pierre, reconoce a Business Insider España que han percibido un "descenso en la demanda, especialmente en la internacional", aunque prevé volver a la normalidad "una vez se suavicen las medidas" de confinamiento. 

Además, Badi ha decidido aprovechar la reducción de su actividad para ofrecer 400 de sus habitaciones en Barcelona para alojar a profesionales sanitarios desplazados a la ciudad para reforzar los hospitales. "Quisimos ir un paso más allá en nuestro compromiso para apoyar a los cientos de profesionales sanitarios desplazados a Barcelona, que incansablemente luchan cada día para asegurar nuestro bienestar", destaca Carlos Pierre.

Leer más: El Gobierno ofrece microcréditos para pagar el alquiler y obligará a los grandes tenedores de vivienda a reestructurar las deudas de sus inquilinos por el coronavirus

Esa iniciativa ha sido posible porque, desde la declaración de estado de alarma, la startup ha recibido "una gran oferta de apartamentos turísticos procedentes de varias plataformas para destinar al alquiler tradicional", según su CEO. Las habitaciones para sanitarios están repartidas en 4 edificios dedicados al alquiler de larga estancia y en viviendas individuales del centro de Barcelona y disponen de contratos flexibles que incluyen servicios como limpieza, lavandería o gestión de suministros.

Más allá de esta iniciativa, Badi está avanzando en la digitalización de sus procesos durante la pandemia. Así, dado que no es posible visitar las habitaciones que ofertan mientras esté vigente el confinamiento, están poniendo en marcha "un sistema de visitas virtuales con el fin de hacer el proceso de alquiler de una habitación 100% online: desde la búsqueda hasta la reserva", destaca Pierre.

"Nuestra plataforma ofrece una solución de alquiler que reduce las interacciones sociales, permitiendo buscar y reservar una habitación de forma online", añade el CEO de Badi, "lo que abre un gran horizonte de oportunidades ante cualquier escenario de pandemia". Ante la crisis económica que generará el virus, Pierre asegura que "en Badi queremos ser parte de la solución y ofrecer alternativas en materia de vivienda, de forma segura y con todos los estándares de calidad".

Carlos Pierre considera que el coronavirus "se ha convertido en una crisis mundial que afecta a todos los sectores económicos", aunque precisando que el impacto será desigual. "Está demostrado que el sector del alquiler, y más específicamente el arrendamiento de habitaciones, es uno de los negocios que menos impacto tendrá a medio y largo plazo, a diferencia de otros como puede ser el turístico", destaca. "Al fin y al cabo, la gente necesitará una vivienda".

Así, sus expectativas para el final de la crisis del coronavirus son halagüeñas debido a su implantación geográfica. "Hemos identificado que la demanda de los mercados de Barcelona y Madrid, nuestros mercados principales, es eminentemente local. Esto nos sitúa en una posición de ventaja, permitiendo una recuperación mucho más rápida", afirma el joven CEO, que figura en la prestigiosa lista 30 under 30 de Forbes.

Leer más: Si eres solvente, en 2020 vas a poder alquilar casa a muy buen precio

En cuanto a la repercusión de la pandemia en sus ingresos, Carlos Pierre recalca el retroceso de la demanda internacional, aunque apunta que "la oferta sigue su ritmo de crecimiento habitual", por lo que está convencido de que "volveremos a recuperar este ritmo positivo de crecimiento una vez se relajen las medidas impuestas por las instituciones gubernamentales".

Mientras, Badi sigue intentando alcanzar la rentabilidad, como la mayoría de startups. Carlos Pierre rechaza dar fechas, pero explica que están aprovechando este tiempo de confinamiento para "mejorar aún más nuestro producto y validar diferentes estrategias de monetización de la plataforma" y que su departamento de User Research está llevando a cabo encuestas entre sus usuarios para "ofrecer la mejor experiencia de alquiler".

En cuanto al capital de Badi y sus inversores, el CEO de la startup barcelonesa de alquiler de habitaciones no ofrece muchos detalles "por cuestiones de confidencialidad", pero afirma que continúan con sus "inversores principales: Mangrove Capital Partners, Spark Capital y Goodwater Capital". Gracias a ellos, Badi consiguió recaudar más de 40 millones de euros en varias rondas de inversión desde 2019, todo un hito en el ecosistema startup español.

Y además