Recortes de plantilla, salidas a bolsa y fusiones: la banca mediana acelera los movimientos para acabar con la reestructuración del sector

Un hombre saca dinero en un cajero
Getty
  • Ibercaja, Abanca, Unicaja y Kutxabank siguen los pasos de las grandes entidades en esta segunda ola de reestructuración del sector.
  • Las entidades medianas están cerrando los recortes de empleo, mientras acaban fusiones y aceleran movimientos corporativos. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

La banca mediana está en pleno movimiento. Ibercaja, Abanca, Unicaja y Kutxabank siguen los pasos de las grandes entidades en esta segunda ola de reestructuración del sector. Entre posibles salidas a bolsa, ejecuciones de los últimos ERE y finales de fusiones, las entidades se preparan para afrontar un nuevo ejercicio donde continúan los desafíos de la fuerte competencia en el sector, el reto de la digitalización y la búsqueda de la eficiencia. 

Este año, será el primer ejercicio completo de la nueva Unicaja tras la fusión con Liberbank. La entidad cierra el sábado el plazo para que sus empleados se apunten a su expediente de regulación de empleo (ERE) con el que espera reducir en unos 1.500 empleados su plantilla tras la fusión. 

El acuerdo pactado con sindicatos establecía la voluntariedad de las salidas de hasta 1.513 trabajadores, que se daría por finalizado sin medidas traumáticas si se llegaba a las 1.314 salidas voluntarias. Los sindicatos estimaban a una semana del cierre del ERE, que ya había más de 1.400 solicitudes para acabar con la relación laboral del banco. 

Este expediente de regulación de empleo, no es el único entre estas entidades. Abanca cerró a finales de diciembre sus negociaciones con los representantes de los trabajadores para un expediente de regulación de empleo (ERE) de hasta 370 trabajadores, 140 de ellos con bajas incentivadas o forzosas.

La banca seguirá buscando rentabilidad en 2022, mientras lucha con las 'fintech' por atraer a los clientes más digitales sin perder de vista a Google o Facebook

El acuerdo alcanzado entre la dirección de la entidad y UGT, CCOO y SIB-SF se realiza tras la compra de la entidad portuguesa Novo Banco en España y de la entidad vasca Bankoa por lo que busca eliminar duplicidades tras en servicios centrales y conllevará el cierre de algunas oficinas. 

Abanca también incluye en su plan 230 prejubilaciones del total de 350 trabajadores, lo que supone el 5,7% de la plantilla. Estas serían todas con la voluntariedad como criterio preferente. 

Continúa el recorte de plantilla 

Las reducciones de plantilla de estas entidades llegan después de un periodo intenso de cierres de sucursales y recortes de trabajadores en el sector bancario. El ejercicio pasado fue especialmente duro con la plantilla de los bancos siendo uno de los ejercicios que mayores reducciones de personal vivió. 

Los últimos grandes ERE de la banca que se han ejecutado o están a punto de ejecutarse se llevarán por delante más de 18.000 puestos de trabajo, según los cálculos de El Mundo. Una reducción de plantilla que se acumula con la reestructuración del sector desde que estalló la burbuja del ladrillo y que se ha agudizado por la digitalización de la banca. 

"No se descarta más fusiones", apunta Juan Abellán, director del Máster en Finanzas y Banca digital del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB), que señala que son más factibles los movimientos dentro del país dado que estamos ante fusiones "defensivas" frente a las operaciones transfronterizas. 

En este momento, las fusiones entre entidades buscarían las sinergias que se producirían con la unión de la dos entidades al unir los servicios centrales en una operación de fusión. 

El futuro de los bancos medianos

Ibercaja continua con el road show (reuniones con inversores) para tantear el interés del mercado por su salida a bolsa que inició antes de final de año. El banco aragonés estaría viendo el posible interés de los inversores para una posible salida a bolsa antes de 2023, según marca la Ley de Cajas tras la prórroga concedida por el Gobierno a raíz de la pandemia —el primer plazo era 2020—. 

Esta operación sería la fórmula elegida por la entidad para poder cumplir los trámites que tiene pendientes con la regulación de la Ley de Cajas, que le exige reducir el capital controlado por la Fundación Ibercaja. Esta fundación tiene el 88% del banco y la participación debe quedar por debajo de la mitad del accionariado.

El objetivo de esta búsqueda de inversores sería conseguir el respaldo de grandes inversores como fondos de inversión para evitar una colocación muy atomizada, según publica Expansión

Este es el tercer intento de la entidad de una salida a Bolsa dado que hizo un primer intento antes de la pandemia en marzo de 2020. Tras la ampliación del plazo de la Ley de Cajas, Ibercaja volvió a tantear el mercado en el verano de 2021, pero acabó posponiendo la operación por las dudas del mercado. 

Otros artículos interesantes:

La banca seguirá buscando rentabilidad en 2022, mientras lucha con las 'fintech' por atraer a los clientes más digitales sin perder de vista a Google o Facebook

Las valoraciones de las 'fintech' alcanzan cifras astronómicas en su batalla con los bancos, aunque los expertos no ven, por el momento, una burbuja y destacan su carácter global y su potencial

Santander, BBVA, CaixaBank y Sabadell vigilan de cerca las criptomonedas: prueban a cuentagotas pero no se fían y advierten de sus riesgos

Te recomendamos