Pasar al contenido principal

Estas son las razones del Banco Mundial para "reimaginar" el estado del bienestar

Sede del Banco Mundial
GettyImages
  • El director de Protección Social y Trabajo del Banco Mundial, Michal Rutkowski analiza el futuro de las protecciones sociales.
  • Cerca del 3% de los trabajadores forman parte de la gig economy.
  • Rutkowski reclama una mayor neutralidad por parte de los estados para “reimaginar” el estado del Bienestar.

"La tecnología está cambiando la forma en que trabajan las personas y los términos en los que trabajan". Es una de las principales conclusiones de Michal Rutkowski, director de Protección Social y Trabajo del Banco Mundial.

Rutkowski explica en un artículo que el modelo de trabajo de los siglos pasados, el de aprender una profesión y desarrollarla hasta la jubilación, se está viendo alterado por ese cambio en el modelo productivo que produce la tecnología. En consecuencia, las políticas sociales de los estados están basadas en un modelo de trabajo que está transformándose.

La irrupción de la gig economy o, dicho de otra forma, una economía basada en el desarrollo de varios trabajos pequeños, pone en jaque la forma en que entendemos el estado del bienestar. Un total de 84 millones de personas han adoptado esta filosofía de trabajo, una cifra que ronda el 3% de la fuerza de trabajo mundial. Rutkowski afirma que aún “no hemos encontrado la forma en la que las protecciones sociales se pueden aplicar a este nuevo tipo de trabajadores”.

Europa vivió la moda del estado del bienestar, cuando los sistemas de protección irrumpieron “en un momento de empleo de por vida”, explica Rutowski. Ante el crecimiento de la gig economy, que se da tanto en países pobres como en los ricos, Rutowski propone adaptarse: “Lo que decimos es que necesitamos reimaginar la forma en la que la protección social está pensada”.

Anciana con bastón
GettyImages

Rutowski justifica este punto de vista por la manera en que están establecidos los sistemas de protección social. La forma de financiar estas protecciones sociales tiene su base en los impuestos sobre la renta, un sistema que “se ve cada vez más desafiado por acuerdos laborales fuera de los contratos de trabajo estándar”, razona el miembro del Banco Mundial. En concreto, se refiere a esos pequeños puestos de trabajo que genera la gig economy.

Una solución para Rutowski es la de implantar un “impuesto a la renta negativo”. Consiste en que se devuelva dinero a aquellas personas que cuenten con un nivel bajo de ingresos, algo así como una renta básica. No obstante, identifica un problema principal: la necesidad de una postura política más neutral.

Leer más: Los 33 mejores países para hacer negocios, según el Banco Mundial

Dicha acción política debe ayudar a garantizar las protecciones básicas, y también un sistema de subsidios que sirvan para que las personas puedan “mejorar su seguridad”. Por ello, esa protección debe orquestarse desde el presupuesto nacional de un país, en el afán de “evitar que las personas caigan en la pobreza”.

Por otra parte, el miembro del Banco Mundial identifica una ventaja de los países en vías de desarrollo o aquellos que tienen un nivel menor de protección. Desde su punto de vista “la baja cobertura efectiva de las políticas de riesgo compartido de la era industrial significa una mayor oportunidad de pasar a un sistema de protección social más moderno” concluye Rutowski.

 

Te puede interesar