Pasar al contenido principal

Una vida de lujo a precios 'low cost': Barcelona se cuela entre las ciudades más económicas para llevar hábitos lujosos, según un estudio de Julius Baer

Un asistente a las carreras de Ascot en Reino Unido
Reuters
  • Julius Baer ha examinado los precios y el comportamiento de los consumidores de todo el mundo para entender mejor el universo del lujo.
  • El Julius Baer Lifestyle Index 2020 muestra que Asia es la región más cara para este tipo de consumo, mientras Europa es la más económica. 
  • En el Viejo Continente, las ciudades mejor valoradas para llevar una vida de lujo son Barcelona y Fráncfort, tal y como describe la entidad de banca privada.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

¿Dónde se puede llegar una vida opulenta con los precios más bajos? ¿Realmente es posible? 

Julius Baer ha examinado los precios y el comportamiento de los consumidores de todo el mundo para entender mejor el universo del lujo. El Julius Baer Lifestyle Index 2020 muestra que Asia es la región más cara para el consumo de lujo, mientras Europa es la más económica

El continente americano se sitúa entre los dos, aunque las oscilaciones locales de los precios son importantes. Las políticas del Gobierno, los impuestos, los precios de los servicios y las oscilaciones de las divisas son los principales factores que marcaron las diferencias de precios entre regiones y ciudades. 

En conjunto, la demanda global por el lujo sigue creciendo de forma constante, como se ha puesto de manifiesto con los resultados extraordinarios de las empresas de lujo cotizadas en Occidente en comparación con los principales índices.

Rajesh Manwani, responsable de Mercados y Gestión de Patrimonio de Asia Pacífico de Julius Baer, declara que “la primera edición del Global Wealth and Lifestyle Report de Julius Baer muestra las tendencias del consumo de lujo en todo el mundo, que son importantes para nuestros clientes”. La metodología se empleó por primera vez en el Wealth Report Asia de Julius Baer, que se viene publicando desde 2011. 

Leer más: Aprende a invertir tu dinero y batir a la inflación

Sin embargo, por primera vez se ha ampliado para incluir 28 ciudades a nivel global. De ahí a que espere que estas conclusiones aporten “una mayor visión de las tendencias globales de estilo de vida en 2020”.

Este año, el informe hace especial hincapié en el tema del consumo consciente —un cambio hacia el “menos es más”, que favorece menos residuos y más experiencias sobre “los productos”. Ahora que la sociedad defiende un futuro más sostenible, la sostenibilidad se ha convertido en un asunto que abordar para gobiernos, reguladores y bancos centrales. 

Las ciudades europeas son más baratas para llevar una vida de lujo

El mercado del lujo: un nicho de mercado que crece exponencialmente.
Getty Images

Así, una de las grandes conclusiones es que las ciudades europeas son las “más económicas”. Las mejor valoradas de Europa para llevar una vida de lujo son Barcelona y Fránkfort, tal y como describe la entidad de banca privada.

Los resultados del informe revelan que el mercado de la propiedad de lujo de la ciudad condal sigue siendo “relativamente económico en comparación con sus homólogas europeas”

Por su parte, Fráncfort es más competitiva en “productos portátiles de alta gama y en las suites de hotel”, aseguran los expertos de Julius Baer. 

Además, cabe destacar que Londres es la ciudad más cara del continente, y Zúrich ocupa la segunda posición, por el “alto precio de sus servicios y de los sectores de hostelería y restauración”, aseveran.

América ocupa la segunda posición, con Nueva York a la cabeza, mientras Vancouver presume de ser la ciudad más asequible de la región. Norteamérica es especialmente cara por sus servicios, debido a los elevados costes de mano de obra, mientras que las elevadas tasas impositivas elevan los precios de los productos de lujo en América Latina. En Sudamérica, las propiedades de lujo destacan por sus precios asequibles en Rio de Janeiro y Ciudad de México, lo que compensa los elevados precios de los bienes y servicios.  

Las conclusiones del estudio

De igual modo el informe extrae una serie de conclusiones interesantes desde el punto de vista de la temática que aborda. Así, resulta menos probable que europeos y norteamericanos “paguen más por productos producidos de forma responsable”, porque la estricta regulación ya ofrece “garantías a los productos ‘habituales’”. 

A ello hay que sumarle que los consumidores de Asia y América Latina son más propensos a elegir “un producto por sus credenciales de sostenibilidad”. Esto puede estar condicionado por su experiencia “personal sobre los efectos negativos de crecimiento económico provocados por la acción del hombre”, afirman.

Leer más: Esta es la familia más rica del mundo: cada hora su riqueza aumenta en 4 millones de dólares

Tal y como comenta Nicolas de Skowronski, responsable de Soluciones de Gestión de Patrimonio y Miembro del Comité Ejecutivo de Julius Baer, su análisis revela “el mayor deseo de los consumidores de adaptar sus decisiones de compra a sus convicciones sociales, medioambientales y políticas”. 

Esto empezó con los millennials, que sin duda han pasado el testigo a las siguientes generaciones. Incluso la generación Alfa se está implicando, según mi experiencia personal. El consumidor consciente ha llegado para quedarse y "hemos visto una rápida evolución de la actual oferta y de las grandes inversiones en innovación en todas las industrias como respuesta a esta creciente demanda”.

Y además