Pasar al contenido principal

Bilbao y Zaragoza son las ciudades con mayor eficiencia energética de España

Un grupo de gente y una mujer en bicicleta en una vía verde
Pixabay/Stan Petersen

Bilbao es la ciudad española con mayor eficiencia energética, según un ranking realizado por la consultora estratégica Arthur D Little, que sitúa a Zaragoza en segunda posición y que prevé que en la próxima década serán posibles las reducciones de consumo energético del orden del 40%.

De acuerdo al mismo estudio, Un cambio radical en el consumo energético en ciudades, la capital vizcaína alcanza los 85,1 puntos de eficiencia energética, seguida de Zaragoza (con 81); mientras que Vigo (74,4), Málaga (74,3), Alicante y Murcia (ambas con un 73,9) completan los primeros puestos.

En el estudio, Arthur D Little ha analizado las 15 mayores ciudades españolas, de las cuales, todas lideran algún indicador estudiado y entre todas, el consumo medio es de 8,55 MWh por habitante. No obstante, cree que en todas las ciudades analizadas "existe una oportunidad real" para mejorar la eficiencia energética y un "amplio margen de mejora" con medidas factibles que "tienen sentido económico, técnico y social".

La reducción del 40% que prevé para los próximos diez años supondría una disminución de 18,8 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) y de un 25% de concentración de partículas, según datos de la compañía, además de una rebaja de 3.400 millones de euros al año para ciudadanos, negocios y administraciones.

Para su estudio, la consultoría ha estructurado su análisis en once indicadores de desempeño energético. Barcelona, con 10 cargadores por cada 100.000 habitantes, lidera el ránking de los cargadores de vehículos eléctricos; así como la cuota de hogares certificados, con un 11,6% (le siguen Valencia y Alicante); mientras que la penetración del vehículo eléctrico destaca en Bilbao, con un 2,3% y muy por debajo, en Sevilla (0,8%) y en Zaragoza (0,7%).

El reparto modal del coche privado es el menor en la ciudad condal, Zaragoza y Madrid; y los hogares más ahorradores se encuentran en Bilbao (5 MWh/hogar) y en Las Palmas (5,6 MWh/hogar); sin embargo, son Madrid y Vigo las ciudades con menos viviendas con CTE EFG, ambas con un 79% de hogares de este tipo.

Leer más: Finanzas sostenibles: por qué a los bancos les preocupa ahora el medio ambiente

Por otra parte, el menor consumo de transporte por habitante se produce en Zaragoza (1,5 MWh por habitante) y la menor intensidad energética en el sector servicios, en Málaga (214 Kwh/1.000 euros); mientras que Valladolid, Madrid, Sevilla, Murcia, Vigo y Zaragoza son las ciudades con un 100% de autobuses distintos a diésel o gasolina.

El estudio detalla cómo la flota de autobuses más eficientes es la de Valladolid (solo gastan 387MWh por cada 100 kilómetros), seguida de la de Córdoba (455MWh), Gijón (467MWh) y Palma de Mallorca (475MWh); mientras que la ciudad con menos consumo del sector servicios es, con un gasto de 32MWh por cada 100 metros cuadrados, Murcia.

Sector servicios, el de más gasto

El estudio de la consultora también señala que en once de las 15 ciudades analizadas el vehículo privado tiene un peso superior al 50% en el mix modal y el diésel supera el 50% de la flota de autobuses.

En general, el mayor gasto energético lo realiza el sector servicios (con un 2,64 MWh por habitante y año) y dentro del mismo, las tiendas pequeñas son las que más gastan; a los servicios les sigue el gasto residencial (1,83 MWh por habitante y año), principalmente en calefacción; y por último el transporte (2,25 MWh), esencialmente el privado.

Además, el porcentaje de viviendas certificadas es inferior al 12% en todas las ciudades; mientras que el porcentaje de hogares con CTE en EFG es superior al 79%; en diez de las urbes analizadas ese porcentaje supera incluso el 85%.

Recomendaciones

Arthur D. Little ve "primordial" que se actúe para alcanzar mejoras que les ahorren dinero a los consumidores a la vez que mejoran la salud de los ciudadanos. Concretamente defienden la implantación de planes de actuación estructurados, con compromisos sobre las ambiciones y objetivos a perseguir, y, evidentemente, con dotación presupuestaria.

También ven necesaria una mejor capacidad de medir y una mayor transparencia en los resultados actuales y ajustar políticas locales, certificados e incentivos fiscales que faciliten la adopción de ciertas soluciones a ritmos superiores a la sustitución vegetativa así como que el sector privado contribuya con recursos, inversiones y capacidades técnicas.

Te puede interesar

Lo más popular