BMW, Ford, General Motors o Toyota, entre las empresas que apuestan por la tecnología blockchain para fijar unos estándares de medición del uso y precio de las baterías eléctricas usadas

Una operaria en una cadena de producción de baterías para coches eléctricos en China.
Una operaria en una cadena de producción de baterías para coches eléctricos en China.

REUTERS

  • Fabricantes como Ford, BMW, General Motors o Toyota unen fuerzas para fijar unos estándares de monitorización y establecimiento de precios de las baterías eléctricas usadas.
  • La iniciativa MOBI busca usar tecnología como el blockchain para medir la vida útil de una batería y el uso que se hace de las baterías para ayudar a fijar estos precios.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El auge de los vehículos eléctricos se está viviendo como una revolución industrial, pero también plantea problemas como por ejemplo, qué hacer con las baterías eléctricas usadas para que su producción sea sostenible al final de su ciclo de vida, o cómo medir su desgaste y posible reventa.

Fabricantes como Tesla trabajan para crear baterías eléctricas reciclables que duran más que los coches, como destaca la empresa en su informe medioambiental de 2020, mientras que otros como BMW, Ford, General Motors o Toyota se han asociado para asegurar la trazabilidad de la vida de las baterías, y estandarizar su monitorización y posterior precio de venta.

La Iniciativa de Blockchain de Movilidad Abierta, MOBI por sus siglas en inglés, es un consorcio de empresas entre las que destacan los fabricantes ya nombrados, que trabaja para identificar los movimientos y el uso de vehículos y dispositivos, creando una "nueva economía del movimiento".

Bajo esta premisa, MOBI ha logrado impulsar un acuerdo de estándares comunes para evaluar y fijar precio a componentes como las baterías eléctricas usadas, gracias a su tecnología de monitorización del uso de las mismas.

El acuerdo, revelado por Nikkei Asia, puede suponer un hito dentro del sector al crear un mercado secundario de baterías para vehículos eléctricos regulado y de confianza, y se espera que empiecen a aplicarse sus guías en 2022.

Los vehículos eléctricos serán pronto tan populares como los teléfonos inteligentes, según sus defensores, pero los fabricantes no han logrado sortear 2 problemas clave

Cabe destacar que las baterías eléctricas son uno de los componentes más vitales y complejos de los vehículos eléctricos, y que la puesta en marcha de fábricas para su producción es un factor fundamental en España en la actualidad, por ejemplo.

Desde MOBI se afirma que "el número de tecnologías emergentes como la inteligencia artificial, el internet de las cosas o el blockchain permiten que cualquier dispositivo inteligente, ya sea un vehículo, un smartphone o sensor, tenga una identidad y comunique las transacciones que lleva a cabo".

Estas transacciones en forma de cambios de ubicación realizados por los dispositivos, explican desde la alianza de fabricantes y entidades, pueden medirse y registrarse, creando unos "viajes comprobados".

Estos viajes comprobados supondrán, por tanto, que "por primera vez se puedan establecer márgenes de precios y costes para muchos nuevos tipos de transacciones de movilidad, como peajes de carretera, tarifas de aparcamiento, o impuestos sobre emisiones, por ejemplo".

Otros artículos interesantes:

Este exempleado de Tesla asegura que su startup va a protagonizar el mayor avance en baterías en 30 años

Stellantis pasa a la ofensiva del coche eléctrico en EEUU con dos acuerdos para construir fábricas de baterías con las filiales de LG y Samsung

Te recomendamos

Y además