Pasar al contenido principal

Boris Johnson podría ser destituido si se niega a retrasar el Brexit

Boris Johnson podría ser destituido
Reuters
  • El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, podría ser recusado y destituido de su cargo si intenta imponer un Brexit sin acuerdo.
  • Johnson ha insistido en que se negará a retrasar el Brexit a pesar de que los diputados del Parlamento británico han aprobado una ley que le obliga a solicitar una nueva prórroga.
  • Según un arcano procedimiento parlamentario los diputados pueden ser acusados de "delitos mayores y faltas".
  • El procedimiento se utilizó por última vez en 1806 y se considera obsoleto en la práctica.
  • Sin embargo, el propio Johnson pidió en su momento que se utilizara contra el entonces primer ministro Tony Blair.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Boris Johnson podría ser recusado y destituido de su cargo si intenta sacar a Reino Unido de la UE sin firmar un acuerdo de salida, según los planes que está impulsando un líder de la oposición.

El primer ministro ha insistido en que se negará a retrasar el Brexit, a pesar de que los miembros del Parlamento han aprobado esta semana una ley que le obligará a solicitar una prórroga de tres meses a Bruselas.

Un portavoz de Johnson ha dicho este lunes que "el gobierno no va a pedir una prórroga".

Liz Saville Roberts, líder del partido independentista galés Plaid Cymru, ha dicho que los diputados deberían utilizar el arcano procedimiento de destitución si Johnson continúa negándose a buscar una prórroga.

"Nadie está por encima de la ley, Boris Johnson no debería arriesgarse a descubrirlo por las malas", ha sentenciado.

La amenaza se produjo después de que el antiguo director de la Fiscalía Pública dijera que Johnson podría ser enviado a prisión si se niega a cumplir con la ley.

Lord MacDonald aseveró que la negativa a cumplir con la legislación constituiría un delito según la ley que podría acarrear pena de prisión.

"Una negativa frente a esto equivaldría a un desacato a la corte que podría llevar a esa persona a prisión", expuso Lord MacDonald el domingo.

Leer más: "Por favor, váyase de mi ciudad": Boris Johnson, reprendido por el público en su fallido primer acto de campaña electoral

Ningún primer ministro ha sido jamás destituido en el Reino Unido. Sin embargo, según el procedimiento, que se utilizó por última vez en 1806, cualquier miembro del parlamento puede ser juzgado por sus pares por "delitos y faltas graves, fuera del alcance de la ley o que ninguna otra autoridad del estado procesará".

El propio Johnson ya abogó por su uso contra el ex primer ministro Tony Blair.

En una columna titulada "¿No es hora de destituir a Blair por lo de Irak?", Johnson argumentó que "el procedimiento al menos obligaría a Blair a confesar, y a decir por qué sentía que era necesario ser tan imprudente con la verdad".

Saville Roberts dice que el mismo argumento podría hacerse contra el actual primer ministro.

"Si el primer ministro se convierte en un infractor de la ley, tenemos un caso aún más fuerte para un juicio político que la causa que él mismo defendió en 2004", resume.

Johnson ha dicho a sus compañeros que no violará la ley. Sin embargo, el secretario de Relaciones Exteriores Dominic Raab dijo el domingo que el gobierno planea "probar" la ley hasta sus límites.

Al parecer, en el marco de un plan que está siendo considerado por Downing Street, Reino Unido solicitaría una prórroga, pero también enviaría una segunda carta en la que sugeriría que no la quiere.

El ex ministro de justicia británico Lord Falconer tuiteó el domingo que este plan "destruiría[el] propósito legal" del proyecto de ley y, por lo tanto, violaría la ley.

Y además