Pasar al contenido principal

La brecha de habilidades obliga ya a un 80% de los trabajadores españoles a adquirir competencias adicionales para desempeñar su trabajo

cómo 5g afectará educación
Headway/ Unsplash
  • Según el estudio Carencias de Capacidades, elaborado por Udemy, 7 de cada 10 trabajadores españoles piensa que existe una brecha de habilidades en nuestro país.
  • 8 de cada 10 encuestados afirman haber tenido que adquirir habilidades adicionales para desempeñar su trabajo.
  • La mayoría cree que las capacidades necesarias para realizar su trabajo actual cambiarán en los próximos 5 años.
  • Un 45 % de los españoles piensa que no conseguirá llegar más lejos en su carrera profesional que sus padres.

Los desafíos tecnológicos que impone la era de la digitalización, la naturaleza cambiante del trabajo que esta conlleva y el acelerado ritmo de las nuevas demandas del mercado son parte de los retos actuales que impone el mercado laboral a la hora de avanzar en una carrera profesional hoy en día. Las habilidades laborales están cambiando de manera continuada, pero todo apunta a que la capacitación de los profesionales no se está llevando a cabo al mismo ritmo.

En este sentido, hasta un 73% de los trabajadores españoles considera que existe un déficit en capacidades, con 6 de cada 10 afirmando que dicha carencia tiene una incidencia directa sobre sus empleos.

Estas son algunas de las principales conclusiones que se recogen en la II edición del estudio Carencias de Capacidades, elaborado por la plataforma global de formación online Udemy. El informe que ha contado con la participación de más de 1.000 trabajadores españoles para su elaboración, muestra un incremento de hasta 8 puntos en lo relativo a la creencia de un déficit en capacidades en nuestro país, respecto a los resultados obtenido en el informe relativo a 2017.

La digitalización, las nuevas innovaciones tecnológicas y la velocidad a la que se suceden los cambios en el mercado laboral marcan en la actualidad el panorama competitivo. Nuevos roles y escenarios de trabajo tienen como consecuencia que los trabajadores deban mantenerse en constante actualización al ritmo que cambia el sector laboral.

"La incertidumbre del mercado actual no es únicamente geopolítica. Los desafíos provienen de la velocidad a la que cambian las necesidades de los consumidores, las tecnologías, la regulación o los modelos de negocio", destaca Llibert Argerich, vicepresidente de marketing de Udemy.

Leer más: La jefa de recursos humanos de Accenture comparte lo que la compañía ha aprendido al formar en nuevas habilidades a casi 300.000 empleados

En este sentido, hasta 8 de cada 10 encuestados afirman haber tenido que adquirir habilidades adicionales para desempeñar su trabajo, con un 73% de ellos considerando que las capacidades necesarias para realizar su trabajo actual cambiarán en tan solo cinco años.

Una brecha de habilidades sobre la que ya ciertos organismos están poniendo el foco. Los análisis más recientes de la OCDE sugieren que es probable que casi el 30% de los empleos probablemente sufran algún tipo de transformación, alertando sobre la urgente necesidad de proporcionar a la fuerza de trabajo actual las herramientas necesarias para poder seguir siendo competitivo en este escenario.

Soft skills y capacidades digitales, las habilidades más demandadas

En un mundo cada vez más automatizado y donde las empresas demandan en mayor medida equipos colaborativos y multidisciplinares, son las habilidades de liderazgo y gestión junto a las capacidades digitales las más valoradas cuando se trata avanzar profesionalmente.

Según el informe, la mayoría de los encuestados considera que habilidades menos técnicas y más relacionadas con el talento ─como el trabajo en equipo, la resolución de conflictos, o las dirección de equipos─ son actualmente las más valoradas por trabajadores y directivos. Conocidas como soft skills, estas despiertan cada vez más el interés de los recursos humanos.

"En Udemy, por ejemplo, hemos analizado las tendencias de formación de los más de 30 millones de estudiantes de la plataforma, y en 2018 pudimos ver cómo algunas habilidades blandas tuvieron un gran crecimiento. El liderazgo y la gestión, que han sido siempre habilidades blandas críticas, fueron las más demandas", afirma el vicepresidente de marketing de Udemy vía mail.

Leer más: Las 5 habilidades personales más difíciles de encontrar en los empleados

Tras estas la inteligencia emocional se coloca como otra de las capacidades soft más destacadas. "Es fundamental a la hora de construir culturas colaborativas en el lugar de trabajo - los empleados con empatía y dotes de comunicación tienen más probabilidades de tener éxito, especialmente en campos como las ventas, servicio al cliente o en los altos puestos-", asegura Llibert Argerich, resaltando por último el papel cada vez más relevante que está adquiriendo la redacción de negocios o business writing.

"Es también una soft skill muy demandada, ya que con la creciente importancia del correo electrónico y los canales de comunicación en redes sociales en el lugar de trabajo, tener buenas habilidades de redacción se ha convertido en algo imprescindible en cualquier empleo. 

Más allá de estas habilidades, las capacidades digitales ─tales como programación, analítica de datos, diseño web o marketing─ se encuentran entre las competencias mejor valoradas por trabajadores y empresas.

Incertidumbre y pesimismo laboral

Pero la incertidumbre laboral no solo llega propiciada por el nuevo marco que dibuja la digitalización. A la automatización de los puestos de trabajo se le suma un escenario precario heredero de la pasada crisis económica pasada.

Aunque la recuperación parece asentada en el mercado y el ritmo de creación de empleo de la economía española seguirá una senda en positivo durante los próximos dos años, de acuerdo a algunos informes, lo hará a una velocidad cada vez menor.

A esta ralentización de la creación de empleo, se le suma un enfriamiento de los salarios. Según recoge un reciente informe del Banco de España, los salarios medios de los trabajadores españoles están exactamente iguales que en 1998, es decir desde hace 20 años. Y aunque la generación millennial haya sido caracterizada como la más preparada, todo apunta a que también será una generación más pobre que sus predecesores.

Con este escenario laboral no es de sorprender que hasta un 45% de los españoles encuestados por Udemy piense que no conseguirá llegar más lejos en su carrera profesional que sus padres y solo la mitad de estos considera tener más oportunidades actualmente de avanzar profesionalmente que generaciones anteriores.

Y además