Pasar al contenido principal

El ejército de los Estados Unidos quiere cascos de realidad mixta que detecten fuego enemigo, traduzcan idiomas y vean en la oscuridad: así va el proyecto

Las gafas de Oculus
Las gafas de Oculus. Justin Sullivan/Getty Images
  • La empresa tecnológica de defensa de Palmer Luckey, Anduril, dice que algún día le gustaría equipar a los soldados estadounidenses con gafas de realidad aumentada que puedan entretejer fragmentos de información crítica en el campo de batalla. 
  • La compañía no es la primera en trabajar con este tipo de tecnología. Microsoft tiene un contrato multimillonario con el Ejército.
  • Anduril tiene un arma secreta: Luckely, un pionero en el campo de la realidad virtual. Tiene en su compañía a varios ingenieros y desarrolladores de Oculus VR en Anduril. 
  • "Lo que de verdad quieres es que cada soldado u operador pueda tener conciencia total de lo que está sucediendo". dijo Brian Schimpf, CEO de Anduril, a Business Insider
  • Descubre más historias en Business Insider España

Antes de que supieran que tipo de producto iban a desarrollar, los fundadores de Anduril tenían en mente crear un Stark Industries en el mundo real. Es decir, la compañía de defensa de Iron Man

Lo que es cierto es que un producto de la cartera de Anduril se acerca a la empresa de Tony Stark más que ninguna otra tecnología ya desarrollada

El equipo está trabajando en un software integrado en unas gafas que combinan realidad virtual y realidad aumentada para ayudar a los soldados a ser más seguros y efectivos en el campo de batalla, según Brian Schimpf, cofundador y director ejecutivo de Anduril. Estas gafas pueden proporcionar diagnósticos o detectar amenazas.

De todas formas, Anduril no será el primer en intentar llevar esta tecnología de ciencia ficción al mundo real, pero tiene mucha ventaja ya que tiene en su equipo a Palmer Luckey, conocido por ser el diseñador de Oculus. Luckey vendió Oculus a Facebook en 2014 y, tras su controvertida ruptura con la red social, trajo consigo a una gran cantidad de diseñadores e ingenieros a Anduril. Otro cofundador, Joseph Chen, fue uno de los primeros empleados y líder de producto en la empresa. 

"Lo que de verdad quieres es que cada soldado u operador pueda tener conciencia total de lo que está sucediendo". dijo Brian Schimpf, CEO de Anduril, a Business Insider. "Saben todo lo que necesitan saber para hacer su trabajo y toda la información estará disponible en solo un milisegundo, mostrando solo la información más importante que necesitan". 

Leer más: 8 tecnologías futuristas que pronto serán utilizadas por los ejércitos

Las gafas podrían decir al usuario que hay disparos a cierta distancia y por tanto deben buscar refugio en un área específica, ejemplifica Schimpf.

Anduril también contó a Business Insider tras la entrevista que la compañía no tiene en mente desarrollar hardware para gafas de grado militar. En cambio, quiere crear un software que reúna inteligencia del campo de batalla y la pase a un dispositivo de realidad mixta que usarán los soldados

El año pasado, Microsoft consiguió un contrato de 480 millones de dólares para proporcionar auriculares de realidad aumentada al Ejército. Su HoloLens se considera el casco más sofisticado dle mercado, pero debido a su precio, 3.500 dólares, todavía no ha logrado una gran adopción por parte del mercado.

Un pequeño grupo de empleados de Microsoft presionaron a la compañía para frenar el contrato diciendo que no empezaron a trabajar para la empresa para desarrollar armas. Escribieron una carta abierta: "No queremos convertirnos en especuladores de guerra". Un portavoz de la compañía contó a Business Insider que agradecía los comentarios, pero Microsoft continuaría cumpliendo su contrato con el Ejército

El contrato exige un casco de realidad aumentada que pueda localizar fuego hostil, planificación de rutas e incluso traducir idiomas extranerjos en tiempo real

Un portavoz de Anduril dice que no están tratando de hacer lo mismo que Microsoft. Un acercamiento más acertado sería como el de Apple que quiere poner en la carretera un coche totalmente autónomo. Según los últimos informes, la compañía de Cupertino está trabajando en un software de conducción autónomo, pero lo han abandonado en pos de construir un automóvil desde cero. 

Palmer Luckey
Palmer Luckey es el diseñador de Oculus Rift y cofundador de Anduril. Matt Winkelmeyer/Getty Images

La principal misión de Anduril es equipar al ejército de Estados Unidos con la tecnología más evolucionada del planeta, ayudándolo a mantener su estado de superpotencia sobre estados como China y Rusia. La startup The Irvine, California, fabrica hardware y software para la industria de defensa y pone a algunas de las mentes más brillantes a trabajar en aplicaciones que los trabajadores de Google y Amazon no tocarán nunca.

Anduril tiene contratos con la mitad de las agencias del Departamento de Defensa para proveer de sistemas de vigilancia y drones que destruyen aviones no tripulados y ha recibido fondos que dejan el valor de la compañía en 1.000 millones de dólares

Schimpf no dio detalles sobre el plan de acción de la compañía, pero comentó que ya tiene "un par de cosas muy interesantes sobre realidad virtual". Describió los cascos como un proyecto "para un futuro lejano". 

"Hay mucha tecnología que necesita madurar para llegar a donde queremos llegar y eso es algo clave que queremos resolver", apunta Schimpf. 

Un coche con un dispositivo de realidad virtual
Las torres de Anduril están diseñadas para detectar amenazas en un área concreta. Anduril

El primer producto de la compañía fue "un muro fronterizo virtual". Sus torres de vigilancia cargadas de sensores usan radares, cámaras e inteligencia artificial para unir una imagen completa de lo que está sucediendo en un área definida. Hoy en día, el software puede detectar a una persona que ingresa al área, pero no puede decir si está autorizada o armada

En octubre, Anduril mostró un avión no tripulado que es capaz de fijar a otros drones y embestirlos en el aire. El objetivo es que pueda ayudar a los militares a eliminar la "constante amenaza" de drones enemigos que puedan soltar dispositivos explosivos, explicó Schimpf. Tiene cientos en producción. 

No es difícil imaginar que la compañía mezcle software y hardware para escanear un área, analizar lo que se ve y comunicar esa información a un grupo de soldados que tenga el dispositivo. Los drones y las torres centinelas podrían pasar ese vídeo a esas gafas para que un soldado pueda ver lo que está a la vuelta de la esquina

Uno de los mayores desafíos es descubrir "cómo lograr que esa información esté disponible, cómo hacerla inteligible y cómo poder presentarla de manera adecuada para que los soldados puedan tomar la decisión correcta", describió Schimpf. "Para mí, eso es lo más importante y es lo que estamos tratando de resolver con la tecnología en la que estamos trabajando". 

Este artículo fue publicado originalmente en BI Prime.

Y además