Pasar al contenido principal

Cataluña ya está pasando la tijera a los pisos turísticos ilegales pero Airbnb "sigue sin colaborar"

Alquiler de casas
GettyImages
  • La Generalitat pidió en 2018 la retirada de 27.900 anuncios de pisos turísticos. Airbnb es la única entre las grandes plataformas que “sigue sin colaborar”.

  • Aunque no se sumó al compromiso, entre un 60% y un 65% de los 50.000 anuncios que ofrece Airbnb en sus páginas corresponden también a pisos con licencia y muestran su número de registro de Turismo de Cataluña.

  • La consejería se mostró satisfecha porque después de seis años de “medidas disuasorias y de control” se ha logrado que la mayoría de plataformas colaboren.

Las plataformas HomeAway, Niumba, Tripadvisor, Rentalia y Spain Holiday, integradas en la Asociación Española de Plataformas Digitales de Alquiler Temporal (PAT), colaboraron con la Generalitat en la retirada de 27.900 pisos turísticos sin licencia que se anunciaban en sus páginas en 2018. La cifra supone casi un 40% de la oferta total de apartamentos disponibles.

Siguiendo la estela de la multinacional holandesa Booking, que comenzó a eliminar los pisos ilegales en 2015, la mayoría de las plataformas digitales, esto es, las integradas en la PAT, no ofrecen ya alojamientos sin número de identificación de registro de Turismo de Cataluña en sus páginas web, según informó el gobierno catalán en un comunicado.

Turismo responsable

Para Almudena Ucha, presidenta de la PAT, retirar la oferta de viviendas turísticas sin número de registro en Cataluña es la muestra de su “compromiso con la promoción de un turismo responsable”.

Una opinión refrendada por el director general de turismo de Cataluña, Octavi Bono, que señaló que estas empresas, “del mismo modo que hizo Booking en su día, son ejemplos de cómo las plataformas, si quieren, pueden cumplir perfectamente con la normativa y no contribuir a comercializar la oferta ilegal que se escapa del control de la administración”.

Airbnb elude el cerco

Sin embargo, el actor más importante, el gigante californiano Airbnb, “sigue sin colaborar”, según fuentes del departamento, si bien entre un 60% y un 65% de los 50.000 anuncios que ofrece en sus páginas corresponden ya a pisos con licencia y muestran su número de registro de Turismo de Cataluña, tal como les obliga la normativa.

Por su parte, las plataformas integradas en la PAT representaban unos 70.000 apartamentos, según fuentes de la Generalitat. Tras la ‘purga’, las empresas cifran en 47.000 el número total de su oferta inmobiliaria.

Expedientes a nuevas plataformas

La consejería se mostró satisfecha porque después de seis años de “medidas disuasorias y de control” se ha logrado que la mayoría de plataformas colaboren. Entre las que no lo hacen se sitúa Airbnb, pero también otros nuevos operadores contra los que se han abierto hasta ocho expedientes sancionadores.

Por su parte, la plataforma californiana sostiene que colabora con la Administración pero recuerda que Cataluña aún “no tiene reglas claras que distingan a quienes quieren compartir su propio hogar de los operadores profesionales”.

Desde que se inició la campaña de inspección y control en 2013, la Dirección General de Turismo realizó más de 24.800 inspecciones y abrió 1.358 expedientes sancionadores a propietarios y gestores de alojamientos turísticos en Cataluña.

De éstos, precisó la Generalitat, 1.096 han sido resueltos, con imposiciones de sanciones que oscilan entre los 3.001 y los 30.000 euros, con una cuantía total que supera los 6,5 millones de euros.

Con todo, en los últimos seis años, se han regularizado más de 75.000 establecimientos -74.781 viviendas de uso turístico y 251 apartamentos turísticos-, lo que supone una regularización global de más de 425.725 plazas de alojamiento turístico.

La cifra supone el 85,15% de las 500.000 que este organismo considera como “oferta potencial”.

Cómo hizo BCN para que Airbnb colaborase

En la ciudad de Barcelona, el consistorio ordenó cerrar en los dos últimos años 4.148 alojamientos que no estaban inscritos o que habían incumplido alguna normativa, de los que poco más de la mitad (2.355) no volvió a abrir sus puertas.

El Ayuntamiento en este caso sí logró que Airbnb colaborase después de imponerle una multa de 600.000 euros y amenazarle con nuevas sanciones. Según los últimos datos facilitados oficialmente, la plataforma suprimió ya más de 5.000 pisos ilegales de su oferta barcelonesa.

 

 Artículo original de Cerodosbé.

 

Te puede interesar