Por qué ChatGPT no sustituirá a Google a corto plazo: para empezar, sus capacidades limitadas y su coste lo impiden, según los expertos

Tom Dotan
| Traducido por: 
El logo de Google

Reuters

  • ChatGPT de OpenAI produce a menudo respuestas tremendamente inexactas y las presenta como si fueran correctas.
  • Los pocos céntimos que cuesta cada consulta de chat serían exorbitantes si se equipararan a los miles de millones de búsquedas que Google realiza a diario.

La expectación en torno a ChatGPT, el sofisticado chatbot de OpenAI, ha inundado todos los rincones del mundo tecnológico desde que se hizo público el mes pasado. 

El consejero delegado de OpenAI, Sam Altman, tuiteó que ya ha superado el millón de usuarios activos diarios, decenas de personas tuitean capturas de pantalla de sus largas y humanas respuestas a todo tipo de preguntas, y la valoración de la empresa puede llegar incluso a los miles de millones a pesar de sus informes de ingresos relativamente escasos.

Las predicciones más ambiciosas dicen que ChatGPT podrá sustituir a Google. "Da miedo", rezaba un titular del New York Post citando a expertos que decían que ChatGPT podría "eliminar a Google en 2 años". Una destacada cuenta de Twitter, Doomberg, declaró que Google había quedado para él "obsoleto" tras utilizar la tecnología durante 5 minutos.

El gran maestro del ajedrez Garry Kasparov y lo que ocurre cuando las máquinas "alcanzan un nivel contra el que los humanos no pueden competir"

"Me parece claro cuál de estos 2 enfoques se parece más al futuro de las búsquedas. Y no es el de Google", declara el periodista Casey Newton en su newsletter elogiando la nueva tecnología. 

La histeria en torno a la amenaza a Google ha llegado incluso a la propia Google. En una reciente reunión de directivos, Jeff Dean, responsable de Inteligencia Artificial de Google, se enfrentó a una pregunta sobre si la empresa perdería su lugar en favor de ChatGPT y su tecnología subyacente de Modelos de lenguaje de gran tamaño (LLM, por sus siglas en inglés). "No", fue su respuesta, según la CNBC

Un ejecutivo de Google que ha hablado con Business Insider en segundo término aclara que definitivamente no están preocupados por la amenaza de ChatGPT.

Hay varios defectos en los LLM, una tecnología que es poco probable que sea un reemplazo de Google, subrayan estos expertos.

Por otra parte, también es probable que esta tecnología emprenda el camino para convertirse en algo más que una herramienta interesante pero profundamente defectuosa, explican varios expertos en IA, motores de búsqueda y empleados actuales y antiguos de Google.

Un directivo de la división de inteligencia artificial de Amazon comparte los 4 pasos que ha tomado la compañía para convertirse en un referente tecnológico del sector

A saber: el LLM a menudo da respuestas incorrectas a las preguntas que se le plantean, y el coste de su funcionamiento es exorbitantemente alto en comparación con la búsqueda en Google. Por último, la herramienta no hace mucho de lo que la gente ha llegado a esperar de ella.

"Es fácil caer en la tentación de pensar que los Large Language Models son el ordenador de Star Trek, pero no es así", afirma Gary Marcus, empresario y profesor de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Nueva York.

Marcus, que ha sido crítico con Google hace no mucho, describe ChatGPT y los LLM como un truco de magia. La tecnología funciona ingiriendo miles de millones de palabras en Internet para generar una cadena de palabras que parezcan tener sentido en respuesta a una pregunta. Lo llama "autocompletar con esteroides".

La tecnología no puede verificar la exactitud de lo que dice y no puede diferenciar entre un hecho verificado y la desinformación que ingiere de vez en cuando, explica Marcus. Y lo que es peor: tiende a inventarse las respuestas, un fenómeno que los investigadores de IA denominan "alucinaciones".

La ingeniera española detrás del laboratorio de innovación que trabaja mano a mano con Amazon y que quiere que las tecnológicas asuman la responsabilidad de sus algoritmos

Por ejemplo, alguien puede preguntar varias veces a un LLM quién es el autor de un libro. A veces da la respuesta correcta, a veces dice "no lo sé" y a veces dice un nombre equivocado.

Esta última opción podría ser la más perjudicial. 

"Lo más desconcertante es que parece tan bueno y seguro cuando se equivoca como cuando acierta", afirma Daniel Tunkelang, consultor de búsquedas y antiguo empleado de Google.

Desde Google, por otra parte, han optado por no hacer comentarios a Business Insider. Un portavoz de OpenAI ha explicado por otro lado a este medio que ChatGPT aún está aprendiendo

"La motivación para hacer ChatGPT disponible como vista previa de investigación es aprender del uso en el mundo real, algo que creemos que es una parte esencial en el desarrollo y despliegue de sistemas IA capaces y seguros. Es por esto que iterativamente incorporamos lecciones y hacemos el sistema más seguro y fiable."

Los inquietantes límites de la tecnología: OpenAI cierra una web de desarrollo de chats con inteligencias artificiales después de que un hombre reprodujera la personalidad de su difunta prometida

A los expertos en búsquedas les preocupa que tecnologías como ChatGPT y otras LLM puedan inundar pronto la web de información mediocre e inexacta

Esa preocupación ya ha provocado que Google refuerce su algoritmo para erradicar las páginas de baja calidad que el motor crea que han sido escritas por una IA. Esto podría desencadenar una guerra de IA contra IA en toda la web, ya que la tecnología de IA interna de Google intenta identificar y desclasificar las páginas generadas por otro robot.

Google, por supuesto, no es inmune a la desinformación, y regularmente publica enlaces a páginas que contienen inexactitudes. Pero, mientras Google solo enlaza a fuentes de información cuando responde a una pregunta, un LLM presenta dificultades aún mayores.

"Te da referencias, pero se las inventa. No sabe de dónde saca la información", explica Marcus.

Altman ha sido franco sobre las limitaciones de ChatGPT, tuiteando que todavía es un "avance en progreso" y que aún tiene mucho trabajo por hacer en términos de precisión y veracidad.

Los argumentos de que ChatGPT u otros LLM podrían sustituir a Google a menudo pasan por alto uno de los principales usos de las búsquedas: muchas veces no se trata de encontrar la respuesta a una pregunta, sino de navegar a una página web, según señala un antiguo ejecutivo de Google. 

Es la razón por la que los editores invierten tanto en optimizar sus páginas web para que aparezcan en los primeros puestos de las búsquedas de Google. 

Por otra parte, aunque ChatGPT fuera una amenaza directa para Google, su coste es prohibitivo. Altman ha tuiteado que cada chat cuesta "céntimos de un solo dígito" en términos de potencia informática.


Puede que no suene demasiado caro, y al parecer OpenAI tiene un acuerdo con Microsoft para compensar dichos costes, pero si las consultas de ChatGPT alcanzaran una cantidad comparable a los miles de millones de búsquedas que, según un portavoz de Google, el sitio gestiona a diario, los costes se dispararían por encima de los cien millones diarios. 

Según un antiguo ejecutivo de Google, se trata de una forma tremendamente ineficiente de gestionar consultas.

Raquel Urtasun, la eminencia de la conducción autónoma que promete transformar una industria de promesas rotas "que no había sido transparente" con su nueva empresa: Waabi

El potencial de los LLM como herramienta de búsqueda sigue suscitando escepticismo e intriga. Una posibilidad sería integrar los LLM como una de las muchas respuestas a una consulta de búsqueda. 

Por ejemplo, You.com, un nuevo motor de búsqueda dirigido por el antiguo científico jefe de Salesforce, ha incorporado una herramienta que utiliza la IA para generar respuestas de texto a una pregunta además de una lista de enlaces a páginas web externas.

Incluso en esa situación, los resultados de búsqueda de Google estarían bien posicionados. La empresa lleva años invirtiendo en grandes modelos lingüísticos y los ha estado probando internamente. Ya incorpora elementos de los LLM en su tecnología de búsqueda. 

Aún está por ver si los LLM son el futuro de las búsquedas. No obstante, lo que es seguro es que es un futuro para el que Google debería estar preparado.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.