Un extraño polvo de color rojo revela que la Luna se está oxidando, según los científicos

La Luna.
Reuters.
  • El hallazgo de hematita en regiones de alta latitud de la Luna ha llevado a los científicos que estudian los planetas a sospechar que el oxígeno de la atmósfera de la Tierra puede haber "oxidado" su satélite, según un artículo publicado por la revista Science Advances.
  • La hematita es una forma oxidada de hierro que, en la Tierra, requiere la presencia tanto de aire como de agua para formarse.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El hallazgo de hematita en regiones de alta latitud de la Luna ha llevado a los científicos que estudian los planetas a sospechar que el oxígeno de la atmósfera de la Tierra puede haber "oxidado" su satélite, según un artículo publicado por la revista Science Advances.

Y es que, la hematita, también llamada oligisto o acerina, es la forma mineral del óxido férrico. Es decir, una forma oxidada de hierro que, en la Tierra, requiere la presencia tanto de aire como de agua para formarse.

Leer más: Por qué hay un extraño resplandor en el centro de la Vía Láctea: los astrónomos descartan su relación con la materia oscura

A pesar de que sea muy común en la Tierra, parecía no serlo en el satélite natural.

La superficie y el interior de la Luna carecen de oxígeno y no se había confirmado la existencia de hierro altamente oxidado en las muestras recogidas por los astronautas en las misiones Apolo, según ha explicado la Agencia EFE.

Además, el hidrógeno contenido en el viento solar hornea la superficie lunar en un proceso que se opone a la oxidación, un agente reductor que 'dona' sus electrones a los materiales con los que interactúa.

Por su parte, la oxidación ocurre debido a la pérdida de electrones, así que incluso si todos los elementos correctos estuvieran presentes para que la oxidación ocurra, el viento solar debería anularla, según Science Alert.

"Es muy desconcertante", ha reconocido el científico planetario Shuai Li de la Universidad de Hawái en Mānoa.

"Nuestra hipótesis es que la hematita lunar se formó mediante la oxidación de hierro en la superficie lunar por el oxígeno presente en la atmósfera superior de la Tierra empujado continuamente a la superficie lunar por el viento solar en los períodos, durante varios miles de millones de años cuando la Luna ha estado en la estela magnética de la Tierra", ha agregado.

Su nombre deriva del término griego que alude al color rojo de su polvo, y fue descubierta en los datos recogidos por el orbitador Chandrayaan-1 de la Agencia India de Investigación Espacial.

Gracias a las imágenes hiperespectrales que utiliza el Mapeador de Mineralogía Lunar (M3, por sus siglas en inglés) para realizar un análisis espectroscópico granular, los científicos obtuvieron un desglose detallado de la composición mineral de la superficie de la Luna.

Leer más: Cómo acabará el universo: varias explosiones acentuarán la oscuridad reinante, algo que será similar a fuegos artificiales silenciosos

En este sentido, Li y sus colegas identificaron depósitos de hielo en altas latitudes alrededor de los polos lunares en 2018. Pero, cuando estaba examinando los datos, Li notó algo inusual.

"Cuando examiné los datos del M3 en las regiones polares, encontré algunas características y pautas espectrales diferentes de las que se aprecian en latitudes más bajas o en las muestras recogidas durante el programa Apolo", ha asegurado Li.

"Sentí curiosidad por determinar si sería posible que fuesen reacciones entre el agua y la roca en la Luna. Después de meses de investigación me di cuenta de que lo que estaba observando eran trazas de hematita", ha añadido.

Según los científicos, los sitios donde está presente están firmemente vinculados con el contenido de agua en altas latitudes que Li y otros investigadores habían ubicado anteriormente, y que están más concentrados en la cara de la Luna que siempre enfrenta la Tierra.

"El hecho de que haya más hematita en la cara cercana de la Luna indica que puede estar relacionada con la Tierra", ha señalado Li.

"Esto me hizo acordar de un descubrimiento de la misión japonesa Kaguya de que el oxígeno en las capas superiores de la atmósfera puede ser 'soplado' cuando la Luna se encuentra en la estela magnética de la Tierra", ha recordado.

"Es decir, que el oxígeno atmosférico de nuestro planeta podría ser el mayor oxidante en la producción de la hematita pero el agua y el impacto del polvo interplanetario también pueden haber desempeñado papeles decisivos", ha agregado.

La detección de este material en regiones de alta latitud de la Luna podría ser realmente útil para entender la evolución atmosférica del planeta.

Además, sería profundamente esclarecedor para entender la historia de la Luna.

Otros artículos interesantes:

Más pesadillas y más vívidas: los investigadores se lanzan a desentrañar cómo está afectando el COVID-19 a tus sueños

Los nuevos tests podrían detectar el COVID-19 en 30 minutos

Este el dinero que te puedes permitir pagar a la hora de comprar una vivienda, según el sueldo que ganes