Pasar al contenido principal

La interconexión con Francia, la piedra en el zapato de España para competir en precio con los mercados eléctricos europeos

Una planta solar en el noreste de España
Una planta solar en el noreste de España Reuters
  • España debe reforzar las conexiones de distribución eléctricas con Francia para llegar a competir en un mercado europeo más eficiente. 
  • Esta interconexión, cuya puesta en marcha lleva años demorándose, permitirá que España pueda competir con precios de la electricidad acordes a los de la Unión Europea, apunta Beatriz Corredor, presidenta de Red Eléctrica España.
  • La CEO de Iberdrola España, Ángeles Santamaría, y Corredor hicieron un llamamiento a acelerar los procesos administrativos de la instalación de renovables, de cara a estimular la economía y el empleo en una primera fase de salida de la crisis del coronavirus.
  • Los proyectos susceptibles de entrar en carga de trabajo, si se tramitan los procedimientos administrativos, podrían generar 200.000 millones de euros para las arcas públicas, señaló Santamaría.
  • Ante las previsiones de desaceleración de la economía, ambas ejecutivas urgen a trasladar el apetito inversor para que se materialice en obras que redunden en la recuperación económica del PIB y del empleo.
  • Santamaría insta a “ser inteligentes y apoyar al máximo a las empresas nacionales para que participen de este futuro de inversiones”.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

España tiene que reforzar sus conexiones de distribución eléctricas con Francia de cara a entrar a competir en un mercado europeo, que será más eficiente. “La recomendación europea era alcanzar un 10% de interconexión energética en 2020 y un 15% en 2030 y en España estamos en el 2,8%”, introduce el talón de Aquiles del sistema eléctrico español Beatriz Corredor, presidenta no ejecutiva de Red Eléctrica España en un webinar organizado por Appa Renovables. “En España tenemos mucho camino por recorrer para llegar a la eficiencia”.

Este camino empieza por culminar una interconexión con Francia que lleva años resistiéndose. La interconexión eléctrica con cable submarino en el Golfo de Vizcaya implicaría aumentar la capacidad de intercambio hasta 5.000 MW con una potencia de 2x1000 MW. Pero no se prevé que esté operativa hasta 2024-2025. “Tener esta conexión con Francia es clave para España”, afirma la ejecutiva. Esta interconexión permitirá que España pueda competir con precios de la electricidad acordes a los de la Unión Europea, según la ejecutiva, que espera que sea un tema que aborde el alto comisionado de la Unión Europea esta semana. 

Corredor es consciente de la dificultad que entraña esta gran obra de ingeniería en el Golfo de Vizcaya, que cuenta con un gran volumen financiación europea. “A pesar de ello, la demora no depende de las capacidades españolas sino de las reticencias de la administración francesa”, analiza la ejecutiva de Red Eléctrica. 

Leer más: La otra cara del hundimiento del petróleo: las navieras convierten sus megabuques en almacenes flotantes alquilados a precios de oro a grandes energéticas

Esta interconexión es clave para la transición energética que abraza la Unión Europea como palanca para sortear la crisis del coronavirus. y permitiría a España entrar a competir con otros mercados eléctricos. En este sentido, la CEO de Iberdrola España, Ángeles Santamaría, puso de relieve el potencial inversor tras las renovables en el país e hizo un llamamiento para que España ofrezca seguridad jurídica para poder competir con otros estados miembros. “El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) es un plan al que dar la bienvenida porque es una hoja de ruta muy necesaria para atraer inversiones intensivas en capital. Hay que tener un país business friendly, con seguridad jurídica, regulatoria y un entorno fiscal atractivo”. 

Ambas ejecutivas hicieron un llamamiento a acelerar los procesos administrativos de la instalación de renovables, de cara a estimular la economía y el empleo en una primera fase de salida de la crisis del coronavirus. “Lo que importa es como nos manejamos en 2021 o 2022. Se pueden acelerar inversiones en renovables, en redes de distribución, en autoconsumo, electrificación, la red de carga pública en transporte y multiplicar el número de empleos que se requieren”, apunta Santamaría.

“Hemos hecho el cálculo con los proyectos susceptibles de entrar en carga de trabajo, si se tramitan las fases de procedimientos administrativos, y podrían generar 200.000 millones de euros para las arcas públicas”, explica la ejecutiva de Iberdrola España. “Con las cifras de posible caída del PIB, tenemos una responsabilidad muy grande para trasladar la urgencia, la capacidad y el apetito inversor y que se pueda materializar en obras que, finalmente, redunden en la recuperación económica del PIB y del empleo”.

Leer más: La tormenta perfecta que abarata los precios de la luz: caída en la demanda eléctrica, exceso de producción renovable y competencia a la baja con los ciclos combinados

Un camino en el que Santamaría insta a “ser inteligentes y apoyar al máximo a las empresas nacionales para que participen de este futuro de inversiones”.

Mientras, las baterías de almacenamiento energético tendrán que esperar su madurez tecnológica en términos de competitividad, aún con la transición energética apretando el paso. Concretamente hasta que lleguen a un precio de almacenamiento de 100 dólares por KW/h, asegura Santamaría, lo que las hará competitivas frente al actual sistema de bombeo. “Le quedan años pero tendrán un papel fundamental en el almacenamiento a corto plazo”.

La recuperación económica del coronavirus, a partir del Green Deal europeo, es un nuevo modelo económico basado en equilibrio de aportación al PIB y pasa por la transición energética, una mayor electrificación, descarbonización, eficiencia energética, renovables, movilidad eléctrica e implica retos para las redes de transporte y distribución, según apunta Corredor.

Y además