Telefónica revisará sus bases de datos cada dos semanas para evitar más errores en sus campañas después de que un usuario recibiese 247 llamadas en dos días

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.
El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.

Reuters

  • Un usuario reclamó ante la AEPD las llamadas telefónicas que recibió del 1004 y del 1002 en los últimos meses.
  • En 48 horas, recibió cerca de 250 llamadas de la teleco, que ha reconocido el error. La AEPD ha abierto un procedimiento sancionador.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ha iniciado un procedimiento sancionador después de que a finales de 2020 un usuario recibiese casi 250 llamadas en apenas 48 horas por parte de Telefónica. La operadora ha reconocido su error y anunciado que revisará periódicamente sus bases de datos para evitar más errores de este tipo.

Ha sido el propio usuario el que interpuso a finales de 2020 la reclamación frente a Protección de Datos. Entonces manifestó que en dos días había recibido del número 1004 "un total de 247 llamadas", todo ello "a pesar de que en las reclamaciones anteriores la reclamada alegaba haber implantado nuevas medidas de seguridad para que no volviese a ocurrir".

El usuario se vio obligado a ampliar su reclamación ante la AEPD varios meses después, en abril de este mismo año. Así lo hace constar Vozpópuli, que es el medio que ha desgranado este lunes el inicio de este procedimiento de sanción contra la operadora española, que ya avanzó Público hace unas semanas. Si en la primera ocasión sufrió decenas de llamadas del 1004, después comenzó a recibir llamadas de otro teléfono, el 1002.

Telefónica reconoce su error ante la AEPD y lo explica con un problema con las listas negras: aunque el usuario registró los números de la operadora en listas negras para dejar de recibir llamadas de ellos, a los empleados de la teleco no les constaba cada vez que accedían al perfil de cliente en sus sistemas y bases de datos.

He contado todas las cámaras de vigilancia que he visto por la calle en el trayecto de casa al trabajo y tengo claro que la privacidad ya no está solo en nuestras manos

Por esta razón, la multinacional española se ha comprometido ante la AEPD a hacer revisiones quincenales de sus bases de datos para velar porque esto vuelva a ocurrir. Según recoge Vozpópuli, Telefónica, "tras recibir la última reclamación del cliente", asegura haber "fortalecido la operativa a la hora de establecer y preparar las campañas de comunicaciones".

Aunque se trata de una apertura de un procedimiento sancionador, la resolución con lo que determine la AEPD podría tardar en llegar algunos meses. La Agencia indagará ahora si se ha vulnerado de forma efectiva el Reglamento de Protección de Datos europeo (el RGPD). En concreto, su artículo 6, que estipula cuándo es lícito el tratamiento de datos de un usuario.

El RGPD europeo entró en vigor en mayo de 2018, pero no ha sido hasta finales de 2020 y especialmente en 2021 cuando se ha empezado a apreciar la magnitud de las sanciones que impone. De todas las autoridades de control y protección de datos europeas, la española es la que más sanciones ha impuesto en los últimos años.

Sin embargo, el volumen de sus sanciones era nimio hasta que desde este año se han impuesto multas millonarias contra firmas como BBVA, Caixabank o Vodafone. En los últimos meses, el valor de las sanciones que la AEPD ha impuesto supera con holgura el volumen total de lo multado en años anteriores.

Precisamente contra Vodafone se resolvió una sanción de más de 8 millones de euros en marzo de este año, o más recientemente contra Mercadona, que se vio obligada a abonar más de 2 millones de euros por sus cámaras de reconocimiento facial.

Otros artículos interesantes:

Qué hace Siri después de escucharte: nuevas demandas contra Apple y Google reabren el debate sobre el posible espionaje de los asistentes de voz

WhatsApp recibe una multa de 225 millones de euros de Irlanda por falta de transparencia en la gestión de datos personales de los usuarios

Amazon, Google y Microsoft muestran interés en ayudar a desarrollar una herramienta para localizar a trabajadores no autorizados en EEUU