Coches eléctricos que se recargan sin necesidad de parar y sobre la propia carretera: una idea cada vez más factible, según un reciente estudio

Cargador eléctrico
Getty

Uno de los principales problemas actuales de los coches eléctricos es su baja autonomía a la hora de circular o realizar trayectos largos. Estos vehículos pueden recorrer sin recargar entre 250 y 600 kilómetros, y los puntos de carga todavía no están tan extendidos como las gasolineras. 

Hacer un viaje largo en un coche eléctrico todavía hoy es un problema. Sin embargo, un nuevo estudio ha encontrado una solución más barata que permite acortar los tiempos de espera de recarga de baterías, y que no necesita una extensa red de estaciones de carga.

El estudio publicado en Scientific Report y coescrito por Tamzidul Hoque, investigador de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Kansas y profesor adjunto de ingeniería eléctrica e informática, ha desarrollado un sistema por el cual los vehículos eléctricos comparten la carga entre ellos mientras están en movimiento, a través de su coordinación mediante un sistema basado en la nube.

"Cuando hay varios vehículos eléctricos en ruta, pueden compartir la carga entre ellos mientras circulan, sin tener que parar para hacerlo", explica Hoque a Techexplore.

Del nuevo superdeportivo de Tesla a las grandes apuestas de Audi, Porsche o Volkswagen: los 18 vehículos eléctricos más interesantes que saldrán a la venta en los próximos 3 años

"Un coche puede tener mucha carga y no necesitar ir muy lejos, y puede vender su carga a otro coche, así que hay un incentivo económico. El otro coche, que está recorriendo un largo camino, no tiene mucha carga, y no tener que parar para recargar acortaría su viaje en varias horas". 

Un sistema basado en la nube permitiría conocer la ubicación de otros vehículos cercanos y su nivel de batería. Una vez conectados mediante los cables de carga, los coches circulando a la misma velocidad podrían compartir su energía y no tendrían que parar a recargar.

"Tendríamos un marco completo basado en la nube que analiza el estado de carga de todos los vehículos participantes en la red, y en base a eso la nube te dice: "Oye, puedes emparejarte con este coche que está cerca y compartir la carga"", comenta Hoque en Techexplore. 

"Todo esto tiene que ser controlado por la infraestructura de la nube, que tiene algoritmos para cargar de forma eficiente todas las diferentes baterías de los vehículos eléctricos (BEV por sus siglas en inglés)", añade.

Los vehículos tendrías 2 baterías. Una de carga rápida, que sería la utilizada en este sistema y complementaría a la principal de iones de litio habituales en los actuales vehículos eléctricos.

"Al igual que en tu ordenador tienes una memoria caché rápida -pero cara-, tienes otro tipo de memorias de gran capacidad que son más lentas", señala Hoque. "Del mismo modo, para nuestras baterías, hemos incorporado este concepto. Tendremos pequeñas baterías de carga rápida, que se utilizarán para la carga entre pares, y una vez que esa pequeña batería esté cargada, se desconectará, y esa batería de carga pequeña enviará la carga a la batería más grande y lenta".

Otra de las propuestas de los investigadores es un vehículo de carga móvil con una gran batería que abastecería de energía al resto de vehículos. "Estas estaciones de carga móviles probablemente viajarían por las principales autopistas donde van constantemente de un lado a otro", explica el investigador.

15 empresas casi desconocidas que ya han alcanzado el estatus de unicornio en la industria de los coches eléctricos

"Habría varias de ellas, por lo que en un momento dado una estación de carga móvil está viajando mientras otra está en la estación preparándose para el juego. Estas estaciones de carga móviles pueden repostar o reponer las baterías de varios vehículos simultáneamente."

Por el momento todos estos modelos son solo teóricos, y el estudio concluye que espera en el futuro poder investigar su implementación en el mundo real en entornos controlados utilizando prototipos físicos.

Este proyecto, según los investigadores, puede suponer una alternativa más sostenible, más barata y más eficiente que el actual modelo de carga de vehículos eléctricos al optimizar los tiempos de recarga y desarrollar una red de información compartida entre los particulares para gestionar el uso de su energía.

Otros artículos interesantes:

¿Y si tu coche eléctrico se cargara mientras circula por la autopista?

Este es el coche eléctrico más barato del mercado: 8.996 euros y autonomía de 250 kilómetros

El coche eléctrico se convierte por primera vez en el principal consumidor de cobalto a nivel mundial, superando a móviles y ordenadores portátiles

Te recomendamos