Pasar al contenido principal

Así funciona la tecnología que permite a los coches de Tesla acelerar tan rápido

  • El Model S de Tesla es el coche con la aceleración más rápida que existe ahora mismo en el mercado. 
  • El sedán de lujo alcanza los 100 km/h en tan solo 2,4 segundos, lo que supera a todos los supercoches disponibles hoy en día. 
  • Tesla maximiza la eficiencia en cada etapa y utiliza un software para desbloquear la potencia máxima de la batería para lograr esa impresionante aceleración.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Esta es la transcripción del vídeo.

Espectador: y ahí va.

Narrador: 2,4 segundos.

Pasajero: ¡Vaya!

Narrador: eso es todo lo que necesita para que esta Tesla llegue a las 60 millas por hora desde un punto puerto. Eso es mucho más rápido que un Bugatti Chiron, el coche más rápido del mundo, que en 2,5 segundos pasa de 0 a 100. Los ingenieros de Tesla trabajaron durante años para reducir en décimas de segundo el tiempo de aceleración del Model S Performance. Entonces, ¿qué es exactamente lo que lo hace tan bueno como para acelerar tan rápido?

Para empezar, los coches eléctricos siempre serán más eficientes que los típicos coches de motor de combustión. Y cuanto más eficiente es un coche, mejor es su rendimiento. Los coches de gasolina están llenos de miles de piezas que unen los diferentes componentes mecánicos para llevar la potencia del motor a las ruedas. Para ello, el motor envía potencia a la transmisión, que convierte esa potencia en energía utilizable a través de los engranajes, embragues y diferentes componentes eléctricos antes de enviarla al eje de transmisión que, finalmente, hace girar las ruedas. En cada punto de este proceso hay una pérdida de energía debido a la fricción de las diferentes partes móviles. Los vehículos eléctricos son mucho más sencillos en parte porque pueden acelerar de cero a su velocidad máxima sin cambiar una sola marcha. Como los coches eléctricos no tienen que cambiar de marcha, todo el esfuerzo que pueden producir está disponible a partir de las 0 rpm, o revoluciones por minuto. Esto es lo que se conoce como par motor instantáneo. 

Pasajero: ¡Dios mío!

Narrador: pero demos unos pasos atrás y hablemos de dónde viene toda esa potencia. De la batería. Las baterías de los coches eléctricos van desde unos 20 kilovatios-hora a 100 kilovatios-hora. Este número representa cuánta energía puede almacenar la batería, también conocido como densidad de energía. El módulo de baterías de 100 kilovatios-hora que se encuentra en el Model S Performance produce 762 caballos, lo que está a la par con el Lamborghini Aventador SVJ, pero es la densidad de energía de esa batería la que determina cuánta energía puede ser enviada al motor eléctrico por segundo. Cuanto mayor sea la densidad de potencia, más rápido podrá acelerar el coche. Tesla se negó a compartir la densidad de potencia exacta de sus baterías, pero un vistazo rápido a la comparativa del rendimiento del Model S con otros VE demuestra que es una de las baterías con mayor densidad de potencia en un vehículo eléctrico disponible hoy en día. Pero la potencia no lo es todo. Un coche solo puede acelerar tan rápido como los neumáticos se puedan agarrar a la carretera. 

Leer más: La colección de coches de Elon Musk ha evolucionado a lo largo de los años: del McLaren de F1 de 930.000 euros que estrelló al Lotus de James Bond

La tracción es uno de los factores más importantes cuando hablamos de carreras. Si los neumáticos no pueden agarrar la carretera, el coche no podrá ir a ninguna parte. Tesla incorpora tres características que se encuentran normalmente en otros coches de alto rendimiento para maximizar la tracción entre los neumáticos y la carretera, lo que permite al coche acelerar más eficientemente. La primera es la tracción a las cuatro ruedas. Dos motores eléctricos en la parte delantera y trasera del coche dan potencia a las cuatro ruedas al mismo tiempo lo que, por supuesto, aumenta la tracción. Luego está la vectorización del par. El software de Tesla mide lo bien que se agarra cada uno de los neumáticos a la carretera y ajusta el par en la parte delantera y trasera de forma independiente cientos de veces por segundo para asegurar que los neumáticos están constantemente logrando el máximo agarre y propulsando el coche hacia adelante. Y, por último, Tesla utiliza unos neumáticos con un patrón de banda de rodamiento desarrollado específicamente para maximizar el contacto con el suelo

Hasta ahora, todo en el Model S Performance, con la excepción de la tecnología de las baterías de Tesla, se puede encontrar en otros coches con altas prestaciones o coches eléctricos. Estas características conjuntas le dan al Model S una aceleración de 0 a 100  en 3,7 segundos, lo que hace que su aceleración sea comparable a la del Alfa Romeo Giulia o al Dodge Challenger Hellcat, ambos son coches con un impresionante rendimiento. Pero el ingrediente no tan secreto que impulsa al Model S a un rendimiento de superdeportivo y le quita otros 1,3 segundos es el modo Ludicrous Plus y el modo lanzamiento

El modo Ludicrous Plus prepara la batería para su máximo rendimiento calentándola con precisión a 122 grados para mejorar la salida de energía en unos 46 caballos, según una reciente prueba de Dragtimes en la última actualización del firmware. Los motores, los inversores de corriente y la transmisión pueden soportar temperaturas más altas durante un periodo de tiempo más largo antes de que el coche limite la potencia para enfriar los componentes del mismo, lo que permite que el coche aguante una conducción más exigente como en las carreras de resistencia intensa durante más tiempo. Con el modo lanzamiento, la suspensión delantera se pone en cuclillas en posición de guepardo para mantener la fuerza en los neumáticos delanteros más firme para mejorar aún más la tracción. El eje también está precargado con una pequeña cantidad de torsión, similar a cuando se tiene que tirar una honda y hay que aumentar la tensión antes de lanzar un proyectil. Pero en este caso, el proyectil es el coche. 

No hay una sola característica que únicamente se pueda atribuir al increíble rendimiento del Model S. En cambio, es un sistema que maximiza la potencia y la eficiencia en cada etapa

Pasajero: podría hacer esto todos los días. Necesito esto todos los días, Brooks. Todos los días. 

Y además