COMET Ingeniería, la pequeña empresa valenciana que acaba de ser elegida para participar en la misión espacial europea NanoMagSat

Pepe Nieto, CEO de COMET Ingeniería.
Pepe Nieto, CEO de COMET Ingeniería.

COMET Ingeniería

"La pasión por la ingeniería, por el espacio y por la aeronáutica es lo que te lleva a cometer estas locuras y a intentar enfrentarte muchas veces a molinos de viento, pero no siempre el resultado es el mismo que el que ocurre en el libro del Quijote", afirma Pepe Nieto, CEO de COMET Ingeniería.

Según explica Nieto, la competencia es muy dura porque el sector espacial europeo está copado en Europa por muchas empresas, tanto grandes como pequeñas, pero son sobre todo grandes. "Esto hace difícil que una empresa pequeña pueda posicionarse en la industria espacial", señala el ingeniero.

En palabras de Nieto, lo que hace falta para que una empresa pueda posicionarse es un grado de especialización y de excelencia muy elevado. Cuando eso ocurre, apunta, entonces es capaz de encontrar su nicho.

Y es que, a pesar de que COMET comenzó como un pequeño estudio –que Nieto fundó junto a sus socios Ángel Sierra, Jorge Pinazo, Juan Fayos y Rafael Moreno–; la compañía ya cuenta con una plantilla de 25 trabajadores; y ha conseguido posicionarse en el sector de la ingeniería espacial y aeronáutica.

Lo ha hecho hasta el punto de trabajar de la mano de grandes corporaciones líderes de estos sectores. La Agencia Espacial Europea (ESA), la multinacional europea Airbus, Boeing (EEUU), Bombardier (Canadá) o Embraer (Brasil) son sólo algunas de ellas. 

"Airbus contó con nosotros como subcontratista desde el principio y, a partir de ahí, hemos ido extendiendo poco a poco nuestros contactos e intentando acceder a concursos públicos para ir ganando expertise e ir participando en proyectos cada vez más ambiciosos", explica Nieto en una entrevista para Business Insider España. 

Sin embargo, matizan desde COMET, nunca han tenido vocación de convertirse en una megaempresa.

Desde su nacimiento hace 15 años, COMET siempre ha querido potenciar toda la industria aeronáutica y espacial valenciana. Por ello, y junto a Arkadia Space, DAS Photonics, fentISS, NAX Solutions, Orbital EOS y PLD Space, acaban de crear ESPAI AERO, la primera asociación aeroespacial de la Comunidad Valenciana, con los objetivos de reforzar su coordinación, fortalecer sus capacidades e impulsar su visibilidad nacional e internacional. 

Elegidos para participar en la misión espacial europea NanoMagSat

La compañía acaba de ser elegida para participar en la misión espacial europea NanoMagSat. Se trata del desarrollo de una constelación de minisatélites que estarán orbitando y monitoreando el campo magnético de la Tierra.

Junto a la la donostiarra Prosix Engineering, COMET ha firmado un contrato con la empresa británica espacial Open Cosmos para participar en la fase de preparación de dicha misión espacial. 

COMET y Prosix son los responsables de proporcionar el mástil desplegable y el banco óptico que permitirán aislar magnéticamente los instrumentos de la misión con respecto a la plataforma satelital.

Se trata de un proyecto pionero, en el que una constelación de minisatélites orbitarán en torno a la Tierra, monitoreando su campo magnético y su entorno ionosférico. 

El proyecto internacional se encuentra en su fase de desarrollo, cuyo principal objetivo es minimizar los riesgos de la misión, que se espera lanzar en 2024.

Elena Manjavacas, de Mota del Cuervo al espejo del espacio: la joven astrónoma española que trabaja en el ‘cerebro’ del próximo gran telescopio de la NASA

Si bien no es la primera misión destinada a este fin, NanoMagSat contará con un sistema de 3 nanosatélites, en lugar un único satélite como sucedía hasta ahora. Esto permitirá la obtención de más información de la posible hasta la fecha en el área de observación de los fenómenos magnéticos de la Tierra y la ionosfera.

El campo magnético de la Tierra protege a nuestro planeta de las partículas cargadas de energía entrantes y organiza la forma en que el espacio exterior cercano y las capas superiores ionizadas de la atmósfera responden a la actividad solar.

De esta forma, gracias a los datos obtenidos por la NanoMagSat, se podrá evaluar, por ejemplo, el efecto que las tormentas solares tienen sobre nuestro planeta, ya que estas pueden producir fuertes señales magnéticas afectando incluso a la tecnología terrestre.

Además, las perturbaciones ionosféricas pueden afectar gravemente a las transmisiones de radio, los radares y los sistemas de navegación por satélite. 

Por otra parte, conocer el comportamiento del campo magnético de la Tierra y su entorno ionosférico es crucial para garantizar una navegación precisa, revelar las propiedades de las capas menos profundas de la tierra e incluso, evaluar las posibles señales del cambio climático.

Sin embargo, explican desde COMET, como todo lo que se refiere a ingeniería aeroespacial, este proceso requiere su tiempo y sus resultados no se verán hasta dentro de unos años. 

De momento, en los próximos 18 meses, el objetivo es realizar todos los estudios y desarrollos necesarios para minimizar los de riesgos del mástil desplegable, de los componentes electrónicos de los magnetómetros, así como de las sondas Langmuir. 

COMET Ingeniería ha enfocado su I+D en la creación de diversos tipos de productos

En el terreno de la aviación, por ejemplo, es la responsable de la creación y desarrollo de sistemas que permiten mejorar la eficiencia aerodinámica de los aviones gracias a su capacidad para cambiar de forma. 

Cabe destacar también su participación en el cálculo y diseño de componentes como fuselajes, estructuras de alas, trenes de aterrizaje o estabilizadores, para aeronaves como el gigante Airbus A380, otros más pequeños como el A320 y el A321; el A350 o el A400M. Este último, más conocido como Grizzly, es el avión de transporte militar de largo alcance más importante de la OTAN. 

Los aviones no pilotados protagonizan también algunos de los proyectos actuales en los que COMET está inmersa.

Además, esta pequeña empresa desarrolla estructuras y componentes de última generación para misiones de observación de la tierra y comunicaciones.

COMET desarrolla antenas y estructuras desplegables espaciales, así como estructuras de lanzadores espaciales y componentes de alas de avión con capacidad morphing para cambiar de forma y mejorar su eficiencia aerodinámica.

La valenciana ha conseguido un millón de euros de financiación

La pyme valenciana ha recibido préstamos participativos del Instituto Valenciano de Finanzas, de Enisa (Empresa Nacional de Innovación) –dependiente del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo–, y de otras entidades, sumando un total de un millón de euros.

"Fundamentalmente, esta inversión es para el desarrollo de estos productos, ya que no son fáciles de desarrollar ni baratos. Es necesario una capacitación humana muy elevada, además de medios técnicos elevados a nivel de material de laboratorio, material de ensayos y a nivel de medios informáticos avanzados", explica Nieto.

En 2021, la compañía facturó 1,5 millones de euros y este año esperan incrementar esa cifra en un 30%. 

Pero el crecimiento puede ser mucho más grande con el paso del tiempo, ya que, según un estudio de Goldman Sachs, está previsto que el sector espacial crezca a un ritmo del 7% a nivel mundial, llegando al billón de facturación anual en 2040.

Otros artículos interesantes:

Neurocirujanos o ingenieros aeroespaciales: un estudio intenta averiguar quiénes son más inteligentes

De avión a hotel: un antiguo ingeniero de Airbus utilizará un Superjumbo retirado para crear 31 habitaciones con temática aeroespacial

Este genio de 13 años estudia ingeniería aeroespacial, quiere trabajar para Musk y ayudar a otros adolescentes a cumplir sus sueños

Te recomendamos