Pasar al contenido principal

Cómo calcular las calorías que comes y llevar una alimentación equilibrada utilizando sólo el tamaño de tus manos

Adelgazar
  • Si quieres perder peso o llevar una dieta equilibrada  es necesario que controles todas las calorías que ingieres a lo largo del día.
  • Contar estas calorías no siempre es sencillo, hay que tener en cuenta el tamaño de las porciones de la comida y el aporte caloríco que dan al organismo.
  • Te enseñamos algunos métodos para tener en cuenta las calorías que tomas sin tener que hacer grandes cálculos, usando el tamaño de tus manos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año mueren 2,8 millones de personas a causa de la obesidad. Un problema de salud que está directamente relacionado con la cantidad de comida que se ingiere y con el número de calorías que estas aportan al organismo.

Pero calcular el aporte calórico de cada alimento no es tarea fácil, y se puede caer en el error de ingerir grandes cantidades de comida sin ser consciente de que el cuerpo ya está saciado.

A la hora de empezar una dieta muchos piensan que acabarán siendo esclavos de la balanza, que deben contar caloría a caloría y controlar cada porción de comida que se estén llevando a la boca, y esto suele provocar desánimo y frustración.

Sin embargo hay algunos métodos que te serán útiles a la hora de contar las calorías que estás comiendo, y gracias a ello será mucho más sencillo mantener una dieta equilibrada y perder peso, si es que lo necesitas.

Leer más: Lo que dicen los expertos sobre si es sano comer huevos todos los días.

Calcular las calorías usando los puños y las manos

No es necesario que utilices una balanza ni que andes calculando el aporte calórico de cada alimento. El Consejo Europeo de Información Alimentaria (Eufic), recomienda utilizar las manos y los dedos.

Una forma más sencilla e igualmente eficaz de hacer estos cálculos, sin necesidad de ninguna herramienta.

El tamaño de cada porción debe ser parecido al de tu mano. Aunque esto varía en función de cada persona, de su edad, complexión física, peso, etc. Cada persona necesita una cantidad de energía diferente, pero sí que existen estimaciones para un adulto promedio sano:

  • Frutas y verduras: 5 porciones al día. Una porción equivale a una pieza de fruta mediana, dos piezas de fruta pequeña o un corte de sandía o melón.
  • Carbohidratos no refinados: 3 o 4 porciones al día. Una rebanada de pan o un puñado de pasta que quepa en la mano.
  • Productos lácteos: 2 o 3 porciones al día. No más de un vaso de leche, un yogur o un trozo de queso que mida como el dedo ínice.
  • Proteínas (legumbres, pescado, carne, etc): 2 o 3 porciones al día. Aunque no más de 2 porciones de pescado a la semana, tampoco demasiada carne roja.
Familia preparando la comida
Getty Images

También hay que tener en cuenta que una dieta equilibrada supone alrededor de 2.000 calorías diariamente. Y que los niños deben ingerir porciones más pequeñas, equivalentes al tamaño de sus manos.

La Fundación de Nutrición Británica (BNF) también ofrece una guía cuyas recomendaciones son similares a las expuestas por Eufic.

Según esta guía, la cantidad adecuada de arroz y pasta es equivalente a lo que cabe en dos manos juntas. Una pechuga de pollo y un filete de salmón no debe ocupar más de la mitad de la mano.

Platos, cucharas y tazas

Otra forma sencilla y habitual de calcular la cantidad de comida recomendable es utilizar el tamaño del plato, de las cucharas y de las tazas. 

Por ejemplo se puede dividir el plato en partes y colocar en cada una los diferentes tipos de alimentos. Según la propuesta Myplate, del servicio de agricultura del gobierno norteamericano, una buena distribución sería la siguiente:

  • Medio plato: verduras y ensaladas.
  • Un cuarto de plato: proteína como carne, pollo, pescado o huevos.
  • Un cuarto de plato: carbohidratos como pasta.

Calcular las calorías con vasos y cucharas es algo más engañoso, pues varía mucho según el tamaño y no todos los ingredientes son iguales. Por lo que una cuchara y una taza nos darán mediciones distintas cuando cambia el alimento en cuestión. Utilizar las manos y los platos resulta más fiable.

Y además