Cómo escoger la mejor aplicación educativa para tu hijo, según uno de los fundadores de Papumba, la app infantil que triunfa en todo el mundo

niño con dispositivos.

Getty Images

  • Cuando tu hijo te pide jugar a alguna aplicación del móvil seguro que te planteas si es recomendable para él.
  • Uno de los fundadores de la aplicación educativa Papumba, que ya ha seducido a millones de padres en todo el mundo, explica a Business Insider España en qué deberías fijarte para saber escoger las mejores apps infantiles.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Seguramente sea tu propio hijo el que te pida o descubra las aplicaciones infantiles que están de moda y a las que quiere jugar. Y ante la petición es probable que te surja la duda de si son o no recomendables para él.

Los niños también necesitan tiempo de ocio y optar por una app entretenida no debería hacerte remorder la conciencia. Pero aún así siempre es más conveniente decidirse por juegos que proporcionen algún tipo de desarrollo o fomenten buenos hábitos que por aquellos que generan tiempo pasivo frente a la pantalla o comportamientos más adictivos y consumistas.

De primeras esto parece evidente y claro. El problema es cuando acudes a cualquier store y ante la infinidad de oferta que existe te preguntas cómo saber si una aplicación es apropiada para niños.

En general los expertos aconsejan varios pilares fundamentales a tener en cuenta para seleccionar una buena app educativa infantil: evaluar  cómo está diseñada, qué niveles tiene, analizar la manera en que crea el enganche, o las sensaciones que genera.

Estamos criando niños cada vez menos inteligentes, según el último libro de un importante investigador

"El tiempo frente a la pantalla de los chicos es tiempo de descanso para los padres, esa correlación a veces es difícil, pero garantizar que el entorno en el que usan el dispositivo y que los contenidos que tienen ahí disponibles sean todos de calidad te puede dar la tranquilidad de que los puedes dejar solos frente a la pantalla y no van a estar viendo algo que no es tan saludable", aconseja Pablo Capurro, uno de los tres fundadores de la aplicación educativa Papumba a Business Insider España. 

Fue precisamente ese reto, el de ofrecer tiempo activo frente a la pantalla con contenidos educativos capaces al mismo tiempo de entretener, lo que llevó a tres emprendedores argentinos a lanzar en 2015 Papumba, una app educativa pensada para niños de entre 2 a 7 años que cuenta con más de 10 millones de descargas en todo el mundo.

Con un catálogo de más de 500 actividades adaptadas a distintas edades y aptitudes, estas están diseñadas, según afirma Capurro, para fomentar el pensamiento crítico y la autonomía de los pequeños a través de un contenido que va desde las capacidades propias de preescolar hasta las habilidades STEAM, las softs skills o la conciencia medioambiental.

Como experto en el área y padre, Capurro tiene claro los elementos fundamentales que debe tener una aplicación educativa para considerarla adecuada para niños.

Sin anuncios y con contenido que no incentive el juego

Según el experto, lo primero que debes tener en cuenta es que seleccionar una app para tu hijo es un proceso que requiere invertir algo de esfuerzo.

"Enfrentarse al desafío de darles opciones de calidad requiere de un tiempo de los padres, requiere dedicación, requiere probar las apps".

"Yo miro mucho a qué productos juega mi hija, porque estoy asegurándome de que no haya juegos que fomentan ciertas actitudes como competitivas o consumistas o adictivas. Hay que estar atentos a eso", recomienda.

Por otro lado, el fundador de Papumba desaconseja optar por aquellas aplicaciones que contengan anuncios.

"En lo primero que me fijo es si la app tiene publicidad o no, es algo que las store ya te advierten. Si tiene publicidad no considerar para un niño", sentencia.

Las aplicaciones a las que juega tu hijo están repletas de anuncios y no le están enseñando nada

"Es fundamental, porque un niño no puede discriminar si algo es una publicidad  o es parte del juego y por lo general terminan pinchando y se terminan yendo a una web de algo que quizá ya es contenido para adultos. (...) La publicidad es algo totalmente contrario al espíritu que debieran tener los contenidos para menores", subraya.

Capurro también anima a centrarse en qué modelo de pago impone una aplicación.

"Hay apps que son free pero que contienen algunas opciones de pago, en esos casos hay que revisar bien a qué responde eso, porque a veces es que compras 'corazoncitos' que te dan más tiempo para jugar y puede ser una cosa un poco adictiva. En otros casos, solo es que tiene un contenido gratis y cuando la quieres completa la tienes que pagar.  Eso es distinto, involucra al adulto y no está incentivando al chico a una actitud frente al juego. Esas son dos variables básicas", afirma.

Por supuesto después valorar elementos como que se ajuste a la edad, el tipo de contenido que propone y cuál es el objetivo del juego. Aspectos clave para diferenciar un juego de mero entretenimiento de uno con fines educativos.

"Es fácil ver en los juegos cuál es la dinámica, qué propone y hasta dónde está generándole algún valor. No es soltar un dispositivo y que los chicos hagan lo que quieran", resume el especialista.

Otros artículos interesantes:

6 líderes de Silicon Valley que crían a sus hijos casi al margen de la tecnología

Dejar que tu hijo fracase puede ser más beneficioso de lo que piensas: cómo criar niños exitosos, autónomos y resilientes

5 ejercicios y técnicas de relajación para que los niños se duerman rápidamente