Cómo puede la IA salvar al mercado bursátil

Ilustración IA mercado

Yuichiro Chino/Getty Images

| Traducido por: 
  • La inteligencia artificial está de moda en el mercado bursátil. 
  • Los valores de gran capitalización vinculados a la IA, como Nvidia, han servido de apoyo a un mercado que se enfrenta a numerosos vientos en contra.
  • Se trata de una relación de tira y afloja que podría definir el mercado bursátil durante la próxima década.

La oleada de interés en torno a la inteligencia artificial desencadenada por la repentina popularidad de ChatGPT ha generado billones de dólares de valor bursátil.

Nvidia es el principal motor bursátil en lo que va de año, con una subida de más del 175% que le ha llevado al club del billón de dólares, mientras que Meta también ha subido un 119%. Gigantes como Alphabet y Microsoft han registrado rendimientos cercanos al 40%. Todo esto está ocurriendo mientras la economía de Estados Unidos se tambalea en dirección a la recesión y el Congreso juega a la gallina de los huevos de oro con el techo de la deuda estadounidense.

Es exactamente lo que el mercado bursátil ha necesitado para mantenerse a flote, ya que los vientos en contra —incluida la desaceleración de los beneficios y los elevados tipos de interés— no han dejado de acumularse. El S&P 500 se mantiene básicamente plano desde principios de abril, y el auge de la IA ha ayudado a compensar los múltiples retos económicos. 

Este tira y afloja es indicativo de una batalla que probablemente se desarrollará durante la próxima década. A medida que las fuerzas negativas se combinan para arrastrar a la baja a las acciones, cada vez parece más que la IA puede ser el factor que compense esta situación.

Hay dos elementos fundamentales en juego: el aumento de la productividad que se supone que impulsará la adopción generalizada de la IA y el impacto positivo resultante en los márgenes de beneficio, que son el principal motor de las subidas de las acciones.

Se espera que la IA aumente la productividad

Los argumentos a favor de un auge de la productividad impulsado por la IA no sólo están en boca de los alcistas bursátiles. Los investigadores académicos también han llegado a la misma conclusión.

Un estudio reciente de Stanford y el MIT descubrió que los trabajadores de una empresa de software de la lista Fortune 500 que recibieron herramientas de IA generativa fueron un 14% más productivos. Esas ganancias se acercaban al 30% en el caso de los trabajadores menos experimentados.

"El sistema parece crear valor al capturar y transmitir parte del conocimiento tácito de la organización sobre cómo resolver problemas y complacer a los clientes que antes sólo se aprendía a través de la experiencia en el puesto de trabajo", reza un resumen del informe del Instituto Brookings.

 

Algunos de los inversores y expertos en mercados más prestigiosos del mundo también están de acuerdo. El inversor multimillonario Paul Tudor Jones afirma que la asombrosa popularidad de la IA le ha hecho reevaluar sus previsiones sobre la inflación y el mercado bursátil.

"La introducción de grandes modelos lingüísticos [y] la inteligencia artificial van a crear un auge de la productividad que apenas hemos visto unas pocas veces en los últimos 75 años", dijo Jones en una reciente entrevista en la CNBC.

El experimentado analista Ed Yardeni, que anteriormente fue estratega jefe de inversión de Oak Associates, Prudential Equity Group y Deutsche Bank, cree que la productividad impulsada por la inteligencia artificial puede iniciar un nuevo ciclo alcista prolongado para las acciones.

"Este puede ser el acontecimiento que dé comienzo a la década de 2020", escribió en un blog hace un par de semanas. "Si es así, entonces podemos pasar mucho menos tiempo obsesionados con lo que la Fed hará a continuación y centrarnos en cómo la tecnología está impulsando la productividad y el nivel de vida en toda la economía."

El papel crucial del crecimiento de los márgenes

Para entender cómo este aumento de la productividad se traducirá en ganancias de las acciones, hay que fijarse primero en los márgenes de beneficio y en el papel que desempeñan en la revalorización del precio de las acciones. Para ello, hay que remontarse décadas atrás.

En los últimos 30 años o más, las empresas estadounidenses han disfrutado de un inmenso crecimiento de los márgenes de beneficio. Desde 1990, se han más que duplicado.

Eso ha sido en gran parte responsable de un aumento de más del 1.100% en el S&P 500 durante ese periodo. Al fin y al cabo, el crecimiento de los beneficios ha sido históricamente el mayor impulsor de las ganancias de las acciones, y los márgenes son un reflejo de la eficiencia con la que las empresas convierten las ventas en beneficios reales. Y como muestra la línea verde del gráfico siguiente, no se trata sólo de los titanes tecnológicos:

Margen de beneficio neto de los últimos cuartos trimestres del S&P 500

Goldman Sachs

Pero en medio de una desaceleración económica generalizada, los márgenes han tendido a la baja y parece que seguirán bajando. Goldman Sachs considera que los márgenes han disminuido un punto porcentual en los últimos trimestres y prevé una caída de 36 puntos básicos para todo el año 2023.

Este descenso está a punto de obstaculizar la capacidad del S&P 500 para seguir generando rendimientos en línea con su tendencia histórica. Esto se debe a que la expansión de los márgenes ha sido el as en la manga del mercado a medida que se ralentizaba el crecimiento de los ingresos y del PIB. Sin ese apoyo, Goldman afirma que las acciones caerán por debajo de su media a largo plazo.

Nivel del índice de rendimiento total real S&P 500 / Beneficio por acción real del S&P 500 (a escala del rendimiento total).
Nivel del índice de rendimiento total real S&P 500 / Beneficio por acción real del S&P 500 (a escala del rendimiento total).

Goldman Sachs

El impacto de la IA en los márgenes

Es aquí donde vuelve a entrar en juego la IA y lo enlaza todo. Según Goldman, la IA generativa impulsará el crecimiento de la productividad estadounidense en aproximadamente 1,5 puntos porcentuales al año durante un periodo de 10 años. La firma espera que, a su vez, esto se traduzca en un aumento de 4 puntos porcentuales en los márgenes de beneficio neto del S&P 500. Esto es, básicamente, pura gasolina espacial.

Se trata básicamente de combustible puro para la rentabilidad de las acciones, y podría ser lo que mantenga al S&P 500 a flote cuando se evaporen otros catalizadores positivos. Este gráfico muestra la clara relación entre la mejora del crecimiento de la productividad y el aumento de los márgenes. 

Crecimiento anual de la productividad en Estados Unidos frente a la variación del margen de beneficios del S&P 500.
Crecimiento anual de la productividad en Estados Unidos frente a la variación del margen de beneficios del S&P 500.

Goldma Sachs

Como ocurre con cualquier sector del mercado que se revaloriza con rapidez, los valores de IA no están exentos de detractores.

Una reciente nota de investigación de Bank of America calificaba esta generación de "burbuja incipiente", señalando que se inició en condiciones de dinero fácil y que probablemente terminará en un contexto de ajuste.

Y aunque la IA puede acabar siendo enormemente poderosa a largo plazo, la empresa señala que los precios de los activos aún podrían desinflarse significativamente con respecto a los niveles actuales. Al fin y al cabo, el auge de Internet fue técnicamente una burbuja.

Dejando a un lado la semántica, sólo el tiempo dirá si la revolución de la IA separará a los ganadores que la implementen de los perdedores que se vean afectados por ella. Sea como fuere, es innegable que la IA puede convertirse en un motor clave del mercado global en los próximos años.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.