OpenAI, la empresa detrás de ChatGPT, tiene sus tentáculos en cientos de startups de Silicon Valley: así impulsa su productividad

Superhuman está sacando al mercado un asistente de escritura inteligente basado en la tecnología de OpenAI.
Superhuman está sacando al mercado un asistente de escritura inteligente basado en la tecnología de OpenAI.

Superhuman; Samantha Lee/Business Insider

  • En un futuro no muy lejano, todas las aplicaciones tendrán una capa invisible de inteligencia artificial.
  • Los desarrolladores se están aliando con OpenAI para acceder a los grandes modelos lingüísticos de sus aplicaciones.
  • De este modo, OpenAI tiene sus tentáculos en cientos de startups de Silicon Valley.

La tecnología de inteligencia artificial de OpenAI ya está integrada en cientos de aplicaciones, lo que la convierte en una de las palancas clave que ayudan a las empresas y a sus desarrolladores a ser más productivos.

La última empresa que ha utilizado los grandes modelos lingüísticos de OpenAI es Superhuman, una app de correo electrónico con numerosos adeptos. Acaba de lanzar un asistente de escritura basado en el chatbot ChatGPT de OpenAI, que puede redactar mensajes de correo electrónico a partir de pequeñas instrucciones, corregir la ortografía y la gramática, e incluso reescribir los mensajes con el "tono propio" del remitente, basándose en sus mensajes anteriores. Superhuman empezó a probarlo la semana pasada y ahora está disponible para un grupo beta privado.

"Creo que estamos en la cúspide de una gran transformación", explica a Business Insider Rahul Vohra, fundador y CEO de Superhuman. "Y en términos de cómo mediría esto, está —sin exagerar— a la par con el smartphone y el propio internet. Vamos a ver cómo cambia todo".

La alianza apunta a un futuro no muy lejano en el que gran parte del software que utiliza la gente tendrá una capa invisible de inteligencia artificial. Algunas empresas ya lo están haciendo. La aplicación de aprendizaje de idiomas Duolingo permite a los usuarios jugar con un chatbot. El motor de búsqueda Perplexity responde a las preguntas en un lenguaje sencillo, para que el usuario no tenga que abrir ocho enlaces para encontrar una respuesta. La startup Jasper crea textos en un santiamén. Cada una de ellas recurre a proveedores como OpenAI para potenciar sus capacidades.

Programación.

Los productos estrella de OpenAI son los grandes modelos lingüísticos, que son, en términos sencillos, sistemas que pueden aprender del procesamiento de enormes cantidades de datos y responder a peticiones básicas. En 2020, la empresa lanzó su primera oferta comercial: una herramienta que permite a los desarrolladores integrar sus modelos en sus propios productos.

Ya existen aplicaciones para redactar correos electrónicos, responder a clientes y navegar por internet que utilizan sus modelos. "Por el momento, los productos de inteligencia artificial del mercado no son más que versiones de marca blanca de ChatGPT", señala el periodista Casey Newton.


OpenAI tiene sus tentáculos en algunas de las empresas más prominentes que han salido de Silicon Valley, desde Snap hasta Instacart y Shopify, y cobra una cuota por su servicio.

Los desarrolladores de software podrían construir la infraestructura por sí mismos, pero hacerlo puede requerir años de desarrollo, una escasa fuente de talento en el campo de la ingeniería y muchos millones de dólares en gastos informáticos. En su lugar, muchos alquilan un modelo a un proveedor externo, del mismo modo que pagan a Amazon Web Services para almacenar datos y a Stripe para procesar sus pagos.

 

Eso es lo que hicieron los empleados de Notion, una famosa app para crear notas. Dos de sus fundadores, Ivan Zhao y Simon Last, crearon un prototipo de asistente de escritura que pudiera ayudar a la gente a escribir, generar ideas, editar y resumir sus notas con solo pulsar una tecla. La herramienta se lanzó en una versión alfa privada sólo unas semanas después. 

Según Akshay Kothari, tercer cofundador y director de operaciones de Notion, la herramienta se creó con tanta rapidez porque la empresa no había hecho el trabajo duro de crear un gran modelo lingüístico. Utilizó herramientas de terceros, como OpenAI y Anthropic, y las integró en la aplicación de Notion. Esto permitió a la empresa centrarse en lo que mejor sabe hacer: crear productos refinados capaces de satisfacer a sus usuarios.

"Tuvimos suerte de poder asociarnos con OpenAI", explica Kothari a Business Insider, "en parte porque mostraron al mundo lo que es posible y quizá sirvieron de inspiración".

Conoce cómo trabajamos en BusinessInsider.

Etiquetas: BI PRIMETrending, Inteligencia artificial, ChatGPT, OpenAI