Pasar al contenido principal

Cómo podría ser el futuro del coworking para autónomos y emprendedores en la era post COVID-19

Coworking
Hero Images/Getty Images
  • Emprendedores y autónomos han dependido durante mucho tiempo de los espacios de coworking para poder trabajar.
  • Estos mismos trabajadores, así como expertos en coworking, predicen qué otras opciones reemplazarán el entorno tradicional de coworking en el mundo posterior al COVID-19.
  • Algunos de ellos están modernizando sus hogares para transformarlos en oficinas.
  • Airbnbs, hoteles, e incluso barcos, pueden convertirse en escapadas temporales para los trabajadores que buscan un cambio de ritmo, mientras que otros expertos coinciden en que el coworking volverá con los cambios necesarios para promover el distanciamiento social.
  • Descubre más historias en Business Insider España

El coworking tradicional a menudo implica sentarse hombro con hombro con personas que quizás no conozcas bien, compartiendo espacio, equipo, baños y superficies de trabajo. En otras palabras, el distanciamiento social y el coworking (como lo conocemos) son polos opuestos.

La Conferencia Mundial del Coworking había predicho en 2018 que para 2022, habría más de 5 millones de miembros en todo el mundo, con pronósticos de que habría dificultades para que número de espacios y número de miembros pudiese ir a la par. Una encuesta de 2017 realizada por Deskmag reveló que el 41% de los miembros del coworking eran autónomos.

Pero en tiempos de COVID-19 cuando la salud y la seguridad requieren un amplio espacio, ¿qué será de una industria cuyo propósito expreso es unir a las personas? ¿Y qué reemplazará este espacio de trabajo esencial en el que los empresarios y autónomos han llegado a confiar para hacer su trabajo?

Estas son algunas de las principales tendencias que los expertos esperan ver en el futuro.

Las sesiones virtuales de coworking ya están en aumento

Megan Marrs, fundadora y directora ejecutiva del negocio de recursos para el cuidado de perros K9 of Mine, ha sido parte de varios grupos de coworking a lo largo de los años. Marrs compartió que si bien echará de menos las sesiones de trabajo en persona, cree que el coworking virtual (uniéndose a una videollamada y haciendo su trabajo junto a otros) se volverá más común en el mundo posterior al COVID-19.

"El coworking virtual ya se ha convertido en una práctica popular para los nómadas digitales, que constantemente se trasladan de un lugar a otro y, por lo tanto, no suelen unirse a los espacios tradicionales de coworking", dijo Marrs. "Me he unido a varias sesiones virtuales de coworking, por lo general solo con un par de amigos, y es una forma realmente agradable de recuperar algunas de esas charlas que los que teletrabajan a menudo se pierden".

Deya Aliaga, quien ha sido gerente de negocios digitales durante los últimos 3 años y medio, explicó que en su propio negocio, las sesiones virtuales de coworking ya están reemplazando a los espacios tradicionales de coworking.

"Desde el comienzo del COVID-19, me he unido a más y más sesiones online para sentir que tengo 'compañía' mientras trabajo", dijo Aliaga .

Ella espera ver que las sesiones virtuales crezcan en popularidad en parte porque suelen tener una estructura, alternando sesiones de trabajo con pausas donde las personas pueden chatear, hacer preguntas y conectarse en tiempo real con otros.

La consultora de marketing Krystal Covington, fundadora de la organización de redes de mujeres Women of Denver, recientemente canceló su suscripción de coworking tras darse cuenta de que las reuniones en persona probablemente se trasladarán al mundo virtual en el futuro.

"La gente se está sintiendo más cómoda con el proceso y vale la pena adoptar nuevas herramientas que reducen el tiempo de desplazamiento", dijo Covington.

Las casas se convertirán en la 'nueva' oficina

Bill Dodd, cofundador y CEO de GigaMonster, un proveedor de internet para residentes de comunidades multifamiliares y oficinas comerciales, predijo que las casas se convertirán en los lugares de trabajo del mañana.

En febrero de 2020,, FlexJobs informó que 4,7 millones de trabajadores (el 3,4% de la población estadounidense) ya trabajaban de forma remota. Esto representó una tasa de crecimiento del 159% en los últimos 12 años.

Si bien muchos autónomos y emprendedores han trabajado durante mucho tiempo desde casa, Dodd ve el potencial de que esa tendencia aumente aún más.

Leer más: 3 horas extra de teletrabajo ponen a prueba la conciliación diaria de lo profesional y lo personal durante la cuarentena

"Este movimiento ejercerá una presión creciente sobre los propietarios de edificios de oficinas comerciales para mejorar en la creación de entornos de trabajo más flexibles", dijo.

Sunkee Lee, profesor asistente de teoría y estrategia organizacional en la Escuela de Negocios Tepper de la Universidad Carnegie Mellon, sugirió que los diseños de las casas podrían cambiar en el futuro para prepararse mejor para este tipo de situación.

Una empresa que ya está dando este paso es Ori, pionera en soluciones espaciales y muebles robóticos y transformables. Hasier Larrera, CEO y fundador de Ori, explicó que las preocupaciones de seguridad que rodean los espacios de coworking y el uso comunitario de objetos y superficies de contacto frecuente ahora están haciendo que las personas reevalúen lo que su casa puede ofrecerles.

"Ahora necesitamos que nuestras casas puedan servir como un espacio para dormir bien, una oficina donde mantener la productividad (y la cordura) y un lugar donde hacer ejercicio", explicó.

Los alquileres residenciales de habitaciones individuales aumentarán en popularidad

Según el Barón Christopher Hanson, consultor principal y propietario de RedBaronUSA, el alquiler residencial de habitaciones individuales, como suites de hotel y Airbnbs, puede atraer a más autónomos.

"El secreto del espacio de coworking en la actualidad es reducir las expectativas tradicionales y optar por otro tipo de espacios más flexibles y low cost donde poder trabajar, imprimir cosas, enviar y recibir correo, hacer llamadas telefónicas y tomar una copa a altas horas de la noche si lo deseas", dijo Hanson.

"En el futuro, cualquier ley de 'distanciamiento social' puede llevar a los trabajadores que viajan o teletrabajan a recurrir a alquileres alternativos, como habitaciones de hotel semanales o mensuales", dijo Hanson.

Leer más: La startup canaria Spases reconvierte los pisos turísticos en oficinas privadas para poder teletrabajar fuera de casa

Explicó que el problema principal para las compañías de coworking es la responsabilidad o las consecuencias si alguien enferma mientras está en el espacio.

"Las habitaciones con sus propios baños y cocinas que permiten aislar a las personas, a diferencia de los espacios comunes abiertos y los baños compartidos en la mayoría de los espacios de coworking, son los que tendrán una gran demanda", dijo Hanson.

Admitiendo que esto puede parecer fuera de lo común, Hanson también sugirió que con la llegada del verano, los barcos lo suficientemente grandes con espacio para oficinas, cocina  baño e internet también se pueden alquilar como espacios de trabajo.

"No estoy sugiriendo convocar a una pequeña compañía de trabajadores cada día en un barco para trabajar juntos", dijo. "Sin embargo, las personas, las parejas que conviven o las familias podrían trabajar, comer y dormir completamente aislados en hermosos barcos o yates, en cualquier lugar".

Los modelos híbridos de coworking y 'trabajo con amigos' permiten a las personas colaborar a pequeña escala

Christopher Hoyt, cofundador y CEO de The Pioneer Collective, un negocio de coworking con espacios ubicados en el barrio Pioneer Square de Seattle y el centro de Tacoma, Washington, prevé un mundo con un aumento del teletrabajo a largo plazo que conducirá a una mayor demanda de espacios de trabajo flexibles.

"Predecimos que algunos de estos trabajadores remotos del futuro pasarán a un modelo híbrido, dividiendo su tiempo entre el hogar y una oficina flexible", dijo Hoyt.

Otro posible modelo híbrido es lo que Stacy Caprio, fundadora de Her.CEO, que ayuda a las personas a crear su propio sitio web, llamó "trabajo con amigos", que combina la idea detrás del coworking con una versión en casa de menor escala. Caprio trabajó durante medio año en un edificio de coworking en Boston WeWork y le encantó.

"Ahí fue donde me presentaron el concepto de 'trabajar con amigos' y me encantó", dijo Caprio. "Trabajar con amigos significa trabajar desde la casa de un amigo manteniendo las distancias, lo que te permite un cambio de aires e interacción social mientras trabajas, pero está menos concurrido y es más familiar y seguro que ir a un espacio de coworking".

El coworking volverá un poco diferente

Tushar Agarwal, CEO y cofundadora de HubbleHQ, una web con sede en Reino Unido para reservar espacios de oficina, sugirió que si bien "sigue existiendo una preocupación por la seguridad de los espacios de coworking en general", cree que seguirán siendo populares si se siguen los pasos correctos.

"Los operadores están trabajando para adaptar los espacios para que sean seguros", dijo Agarwal.

Alex Cohen, vicepresidente de la división comercial de Compass y director de Future Workspace Development LLC que asesora a inversores y analistas sobre las tendencias del coworking, dijo que las empresas de coworking que sobrevivan deberán rediseñar su entorno de trabajo.

"[Deberán usar] modelos como el diseño de '6 Feet Office' de Cushman y Wakefield, que reduce la densidad e incorpora medidas para reducir el riesgo de transmisión mientras se mantiene la visibilidad y los canales de comunicación entre los compañeros de trabajo", dijo Cohen. "También tendrá que haber un nuevo tipo de configuración de las salas de conferencias que minimice los riesgos de contacto, pero permita una comunicación y colaboración efectivas".

Este artículo fue publicado originalmente en BI Prime.

Y además