El fundador de Zoom cree que las reuniones virtuales han llegado para quedarse y que cada vez serán más humanas: qué supondría sustituir todas las interacciones en persona, según los expertos

Videollamada por Zoom
Getty
  • Los olores virtuales, la sensación de un apretón de manos y los traductores de IA podrían pronto formar parte de las videollamadas.
  • Los expertos en tecnología sopesan las consecuencias y la probabilidad de sustituir las reuniones en persona.
  • Sugieren que, aunque la RV y la IA puedan parecer un nicho, tienen mucho potencial para convertirse en la corriente principal.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Mientras te acomodas para tu próxima reunión, extiendes el brazo para estrechar la mano de la persona sentada frente a ti. La sala se llena del aroma del café recién hecho, y cuando tu colega habla en otro idioma, te das cuenta de que puedes entenderlo. 

Pero no es que hayas estado repasando tu multilingüismo durante el confinamiento, y desde luego no te estás reuniendo en una cafetería local o incluso en una sala de conferencias. Esta reunión tiene lugar en tu propia casa, y los demás asistentes podrían estar a cientos de kilómetros de distancia.

Esta visión del futuro la expuso el fundador de Zoom, Eric Yuan, en una conferencia durante el Web Summit de finales del año pasado. En una entrevista con la coeditora jefe de Business Insider, Alyson Shontell, Yuan describió cómo imaginaba el crecimiento de la plataforma de vídeo.

Sugirió que las llamadas podrían mejorarse con la realidad virtual y la inteligencia artificial, con herramientas para recrear la experiencia física de reunirse en persona. Los olores virtuales, la sensación de un apretón de manos y los traductores de IA fueron sólo algunas de las ideas que Yuan insinuó al predecir cómo la plataforma seguiría siendo relevante en un mundo poscoronavirus. 

En un año definido por las cuarentenas y un cambio repentino hacia el teletrabajo, la popularidad de Zoom se disparó y, tras comenzar el año con una capitalización de mercado de 19.000 millones de dólares (alrededor de 15.680 millones de euros), alcanzó una valoración de mercado de 138.900 millones de dólares (114.630 millones de euros) en octubre de 2020. Sin embargo, la empresa también se vio afectada por problemas de privacidad, y una sobresaturación de concursos virtuales, happy hours y conferencias llevó a muchos a cansarse de Zoom. Las noticias positivas sobre los ensayos de vacunas también hicieron que las acciones de Zoom cayesen hasta un 20% en noviembre. 

Yuan sostiene que las videoconferencias han llegado para quedarse, y que al innovar para hacer que las reuniones virtuales se parezcan más a una interacción cara a cara, la empresa podría seguir creciendo. 

El CEO de Zoom, Eric Yuan, reflexiona sobre la dificultad de hacer crecer su empresa tras la pandemia y por qué cree que los viajes de negocios han terminado para siempre

Pero, ¿es esta tecnología inmersiva algo que los consumidores quieren realmente?

Gregor Pryor, un destacado abogado especializado en tecnología y entretenimiento y medios digitales del bufete de abogados Reed Smith, dijo a Business Insider que la tecnología inmersiva no es sólo una imagen lejana del futuro, sino que es algo que ya estamos viendo implementado en muchas plataformas. Pryor asesora a las empresas sobre cómo aprovechar su tecnología y fue nombrada una de 'Las 100 personas más influyentes en los medios digitales' de la revista Wired

Citó como ejemplos la compra de Oculus VR por parte de Facebook y el anuncio de la nueva aplicación social de RV Horizon a principios del año pasado, junto con los avances de Apple, Nvida y Microsoft.

"Juegos como Fortnite nos permiten vislumbrar el comienzo del metaverso, un espacio virtual compartido en el que los jugadores son capaces de construir ciudades, asistir a conciertos y reunirse con amigos", dijo. 

Algunos expertos creen que innovaciones como la tecnología sensorial, que allana el camino para una interacción online más parecida a la humana, es el siguiente paso natural en nuestras vidas digitales.

"Si tenemos en cuenta la socialidad humana y la forma en que establecemos vínculos y conexiones con los demás, la experiencia suele ser multisensorial", explica a Business Insider Selin Nugent, antropóloga y directora adjunta del Institute for Ethical AI, una organización académica que pone a prueba y valida los sistemas de IA para garantizar que son éticos y aptos para su propósito. "Tener la oportunidad de interactuar con otra persona en un espacio tridimensional, sentir un apretón de manos o palpar objetos en un entorno virtual imita las oportunidades de conexión que perdemos en las videollamadas o la mensajería".

Nugent cree que deberíamos diseñar sistemas de comunicación que tuvieran en cuenta los diversos modos de comunicación humana –algo que ella describe como "ergonómico desde el punto de vista del comportamiento"– y que las tecnologías más inmersivas y similares a las humanas abren una oportunidad para explorar conexiones más profundas en nuestros mundos digitales. 

Pero para aquellos que están cansados de tener que decir a la gente que sigue en silencio o que preferirían que las cámaras permanecieran firmemente apagadas para su reunión de las 8 de la mañana, la idea de que la tecnología se integre aún más en nuestra vida cotidiana puede ser una desventaja.

8 errores que seguramente estés cometiendo en tus videollamadas a través de Zoom

"En realidad, creo que hay pros y contras en el hecho de que la tecnología se vuelva más humana", explica a Business Insider Roshni Raveendhran, profesora adjunta de la Escuela de Negocios de la Universidad de Virginia, especializada en la psicología de la tecnología y el futuro del trabajo. "Es importante que entendamos cómo percibe la gente estas tecnologías desde el punto de vista psicológico antes de lanzarnos a decir que es algo realmente malo o realmente bueno". 

La comunicación virtual aún está en pañales, por lo que aún no se sabe qué impacto tiene sobre el bienestar y la cohesión. Las investigaciones sugieren que los equipos virtuales tienen dificultades para establecer la confianza y pierden la comunicación informal que les hace sentirse parte de un equipo cohesionado, y, sin embargo, la comunicación virtual también ha demostrado que conduce a conversaciones más eficientes y a una mayor eficacia. 

Raveendhran también señaló que los consumidores ya han dado la bienvenida a muchas tecnologías de tipo humano en sus hogares y espacios de trabajo. Dispositivos como Alexa desdibujan los límites entre la interacción digital y la social, y nos hemos acostumbrado a comunicarnos con las máquinas o a esperar que la tecnología nos ayude en nuestro día a día de una forma fundamentalmente humana. Aunque los usuarios puedan estar nerviosos por la adopción de tecnologías inmersivas, viéndolas quizás como una visión lejana del futuro, ya nos sentimos cómodos con los dispositivos que están profundamente entrelazados en nuestras vidas domésticas. 

Raveendhran ha investigado si los trabajadores de oficina elegirían la interacción cara a cara en lugar de interactuar en un espacio virtual utilizando avatares, y descubrió que muchas personas consideraban que la interacción digital inmersiva ofrecía una distancia psicológica que algunos empleados prefieren. Descubrió que las personas se sentían menos propensas a ser juzgadas por sus jefes en un entorno virtual, y que los jefes se preocupaban menos de ser vistos negativamente.

"He oído hablar de algunas empresas que quieren que sus empleados estén con la cámara conectada todo el día para imitar la experiencia de estar en el lugar de trabajo", dijo. "Pero eso no es exactamente lo que deberían hacer estas tecnologías y puede parecer una vigilancia intensa. Es más importante pensar en cómo podemos aprovechar estas nuevas tecnologías para influir positivamente en nuestras interacciones y comunicaciones con los demás."

A medida que empresas como Zoom intentan combinar la interacción en la vida real con la comunicación virtual, los mundos digitales inmersivos parecen estar cada vez más arraigados en nuestra forma de interactuar.

Algunos creen que tecnologías como la realidad virtual seguirán siendo un producto relativamente nicho, cuya adopción se limitará en gran medida a las comunidades de gamers que actualmente dominan el espacio. También es posible que el COVID-19 haga que la gente anhele las experiencias de la vida real, lo que provocaría que el auge de la tecnología inmersiva fuera una solución temporal.

Sin embargo, con la previsión de que el tamaño del mercado de la realidad virtual de consumo alcance los 16.000 millones de dólares (13.200 millones de euros) sólo en EEUU en 2022 y con grandes empresas como Sony, Facebook y HTC liderando la inversión en el sector, la visión inmersiva del futuro de Zoom no parece tan lejana.

"La pandemia ha acelerado muchos aspectos del metaverso, y las empresas deben prestar atención porque es probable que sea la próxima frontera de la interacción con el cliente", afirma Pryor. "La tecnología similar a la humana nos permitirá dar rienda suelta a los beneficios que ofrece Internet, más de lo que podemos comprender actualmente".

Este artículo fue publicado originalmente en BI Prime.

LEER TAMBIÉN: Olores a través de la pantalla e inteligencia artificial para traducir en directo: así ve el CEO de Zoom el futuro de las videollamadas

LEER TAMBIÉN: El CEO de Zoom, Eric Yuan, reflexiona sobre la dificultad de hacer crecer su empresa tras la pandemia y por qué cree que los viajes de negocios han terminado para siempre

LEER TAMBIÉN: La gigantesca escalada financiera de Zoom convierte en multimillonarios a sus primeros y desconocidos inversores

VER AHORA: XV Smart Business Meeting: el desafío de la transformación del mercado inmobiliario en la era post COVID