Las generaciones mayores tienen una ventaja en el auge de la IA: las habilidades y la experiencia de las personas, que no pueden automatizarse

Jacob Zinkula
| Traducido por: 
Dwight Schrute en 'The office'.

Cinéfilos

  • Se calcula que la inteligencia artificial afectará a millones de puestos de trabajo en los próximos años.
  • Las empresas querrán personas que sepan utilizar la tecnología, pero también necesitarán competencias que la IA no pueda reproducir.
  • El énfasis en las habilidades interpersonales podría ser bueno para los trabajadores de más edad y malo para algunos de los que ahora teletrabajan.
Análisis Faldón

Se ha hablado mucho de si la inteligencia artificial podría quitarte el trabajo o, más concretamente, si alguien de la generación Z que sepa utilizar la IA a su favor podría quitarte el trabajo.

Sin embargo, según explica a Business Insider un economista de Oxford, hay otro grupo de trabajadores que podría beneficiarse del boom de la IA: los trabajadores con habilidades interpersonales que la IA no puede replicar.

"Las personas que pueden hacerse notar en una sala y tienen la capacidad de forjar relaciones, motivar y convencer son las que prosperarán en la era de la IA", afirma Carl Benedikt Frey, coautor de un muy publicitado artículo de 2013 en el que se estimaba que el 47% de todos los puestos de trabajo de Estados Unidos corrían el riesgo de ser sustituidos por la automatización tan pronto como en la década de 2020. 

Ahora, 10 años después de la publicación de su paper, Frey es optimista y cree que el auge de la IA generativa no provocará un desplazamiento masivo de puestos de trabajo a corto plazo. Pero afirma que la capacidad de la IA para automatizar tareas online podría hacer que algunos puestos de trabajo en remoto se volvieran vulnerables y que los trabajadores de más edad podrían tener una experiencia muy valiosa que no podría automatizarse.

Tras años trabajando en entornos de oficina y cultivando habilidades sociales y de liderazgo, los veteranos de la empresa podrían estar bien preparados para un mundo en el que, según Frey, la IA generativa "prima la interacción cara a cara".

En este futuro, dijo Frey, "es probable que los trabajadores mayores con más experiencia en puestos directivos estén mejor situados."

Frey y otros expertos sí creen que la generación Z probablemente saldrá bien parada, ya que históricamente las generaciones más jóvenes se han adaptado mejor a las nuevas tecnologías, y deberían ser capaces de aprender y, con el tiempo, dominar las herramientas de IA que se conviertan en clave para sus trabajos.

Las personas están en una epidemia de soledad y los chatbots de IA como ChatGPT podrían empeorarla aún más.

Pero aprender estas herramientas puede no ser suficiente. Si el uso generalizado de herramientas de IA como ChatGPT equilibra el campo de juego en sectores como la escritura, la programación y el diseño gráfico y los hace más competitivos, es posible que los trabajadores jóvenes tengan que aventurarse más allá de internet para destacar.

Y es que hay cosas que la IA no puede hacer. Ahí es donde entra en juego la interacción humana, junto con habilidades sociales —soft skills como el trabajo en equipo, la creatividad y la adaptabilidad.

"La IA generativa puede reproducir gran parte de las interacciones que hacemos online", afirma Frey, quien añade que los trabajadores que "participan más en la comunicación virtual" serían más vulnerables a la automatización de la IA.

"Los roles remotos estarán más expuestos a la automatización", afirma Frey, "mientras que las interacciones en persona, que no pueden sustituirse fácilmente, se volverán más valiosas".

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.