Pasar al contenido principal

Cómo puede la inteligencia artificial ayudar a eliminar los atascos

inteligencia artificial atascos
Alan Turing Institute.
  • Toyota Mobility Foundation y el Alan Turing Insitute desarrollan una plataforma capaz de predecir la evolución del tráfico y ofrecer distintos itinerarios alternativos.
  • Según la ONU, en el año 2030, el 60% de la población mundial vivirá en áreas urbanas. 

El Instituto Alan Turing y Toyota Mobility Foundation trabajan conjuntamente en crear una plataforma de inteligencia artificial capaz de predecir e, incluso, evitar los atascos. El proyecto se denomina "Optimización del flujo en sistemas de movilidad con inteligencia artificial (IA)" y es la respuesta tecnológica de ambas entidades a la predicción de la ONU de que en el año 2030, el 60% de la población mundial vivirá en áreas urbanas. 

El proyecto conjunto de Toyota y el Instituto Alan Turing forma parte del nuevo programa de inteligencia artificial de esta institución británica creada en honor del matemático a quien se considera uno de los padres de la computación. 

El sistema ayudaría igualmente a gestionar las crecientes flotas de coches compartidos que están ayudando a las ciudades a mejorar el uso de su espacio y la calidad de su aire. Sin embargo, la movilidad crece a la vez que lo hacen negocios como el comercio electrónico, de manera que es imperativo conocer qué afecta diariamente a los patrones de tráfico. 

Leer más 8 variables para predecir la corrupción con inteligencia artificial

En la actualidad, en cada ciudad los sistemas de transporte se controlan de manera individual desde varios centros distintos. La idea del Instituto Turing es promover la transición de los sistemas de gestión del tráfico estáticos hacia sistemas optimizados, dinámicos y gestionados en tiempo real teniendo en cuenta todos los tipos de movilidad.


Según avanzan desde el Instituto Turing, las mejoras que buscan con la aplicación de la inteligencia artificial a la gestión del tráfico, inicialmente, serían: 

  • Integración de un sistema de inteligencia artificial para el control de señales de los semáforos.
  • Creación de una plataforma para la manipulación interactiva de datos, a fin de supervisar y predecir la evolución del tráfico y probar distintos escenarios de planificación.
  • Buscar mecanismos para que los operadores de flotas y las ciudades colaboren, por ejemplo, compartiendo datos sobre los principales focos de congestión o contaminación y, de esta forma, poder ofrecer itinerarios alternativos en torno a los problemas antes de que se agraven.

Alan Wilson, Consejero Delegado del Alan Turing Institute e investigador principal, afirma: "Nuestra visión es que los planificadores urbanísticos y los operadores deberían disponer de un sistema que les muestre los datos en tiempo real para poder analizar el funcionamiento de la ciudad, integrando tanto modelos matemáticos como informáticos, así como modelos de aprendizaje automático, a fin de simular distintos escenarios y que les ofrezca información cuando los patrones de comportamiento cambien". 

"La amplia disponibilidad de datos y las nuevas tecnologías pueden hacer que los patrones de transporte cambien drásticamente en muy poco tiempo. Esperamos que eso dé lugar a mejoras en los ámbitos de la salud y la movilidad de las poblaciones urbanas, así como a unos mayores niveles de seguridad y eficiencia en la gestión del tráfico", concluye Alan Wilson. 

Ryan Klem, Director de Programas de la Toyota Mobility Foundation, añade: "Nos hace especial ilusión la oportunidad de trabajar con el Instituto Turing para aplicar el análisis de datos y la IA a una faceta complementaria de la movilidad: la infraestructura. Creemos que la movilidad es esencial para promover el progreso social y mejorar la vida de las personas en todo el mundo y este proyecto representa un importante paso adelante para alcanzar una sociedad mejor y ayudar a conseguir la armonía entre todas las formas de movilidad para todos los ciudadanos".

Te puede interesar