Pasar al contenido principal

6 trucos para aumentar la confianza en mí misma que hicieron que ganara casi 7 veces más hasta tener un salario de 500.000 dólares al año

Susie Moore.
Susie Moore. Susie Moore
  • Susie Moore pasó 10 años trabajando en ventas corporativas, y antes de cambiar de profesión ganaba alrededor de 500.000 dólares al año.

  • Atribuye parte de su éxito al desarrollo de su confianza en el trabajo y a demostrar a sus colegas y clientes que era inteligente, capaz y estaba preparada para cualquier cosa.

  • Aquí, comparte seis de los consejos diarios usaba para tener más confianza, como presentarse con su apellido y sentarse delante y en el centro de las reuniones y presentaciones.

  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Una mañana, cuando tenía poco más de 20 años y empezaba mi carrera corporativa, salí cabizbaja de otra reunión más. No había dicho nada en toda la hora.

Una vez más, me regañé silenciosamente por no contribuir con una buena idea que se me había ocurrido, esperando que el momento perfecto se presentara (no existe el momento perfecto).

Todo lo que recuerdo es que un colega molesto habló sin parar. Era conocido por ocupar demasiado en cada reunión, y mis colegas más callados le tenían rencor.

Poco a poco, me di cuenta de algo a medida que pasaban los meses.

Leer más: Un joven jubilado a los 34 años dice que pasó 3 años hasta que dejó de obsesionarse con el dinero y comenzó a fijarse en algo aún más importante: sus hábitos

Las oportunidades, la responsabilidad y los aumentos salariales significativos estaban altamente relacionados con la confianza y la visibilidad que tienes. Y si eres menos visible, entonces... bueno. Estás solo. Nadie puede darte el impulso que mereces excepto tú.

Aquí hay algunos trucos que me ayudaron a mejorar la confianza en mí misma y que me ayudaron a pasar de un salario 75.000 dólares a un salario de 500.000 dólares en cinco años.

1. Hazte a la idea de que no siempre estarás de acuerdo

Discusión en el trabajo
Getty Images

Es tan fácil asentir a las ideas de los demás, ¿verdad? Nuestras mentes están llevando a cabo un análisis de riesgo-recompensa en el cual la conclusión es que hay menos inconvenientes estando de acuerdo (particularmente con colegas de más experiencias) que desafiando las ideas de otra persona.

Pero cualquiera puede hacer esto. Está más que bien, si eres educado y conciso, decir lo que quieres decir. Al final, nos pagan para pensar y ser creativos y estratégicos - las máquinas pueden hacer casi todo lo demás.

Cuando dejé de quejarme y empecé a contribuir, vinieron grandes cambios. Pero no estés en desacuerdo solo para llevar la contraria. Eso cansa, rápido.

Aquí hay un truco maestro: Habla en los primeros ocho minutos de cada reunión  y di algo, lo que sea. Una puntualización puede hacer maravillas: "Estoy de acuerdo con ese punto, Tom, además podríamos..."

Después de ocho minutos, es mucho más probable que pierdas los nervios. ¡Así que habla!

2. No conviertas las afirmaciones en preguntas

Hombres teniendo una conversación en el trabajo
Getty Images

La coletilla de las interrogaciones es lo que añadimos al final de una frase que convierte una afirmación en una pregunta, por ejemplo, "Eso es algo que podemos hacer, ¿verdad? ¿Ves cómo el interrogante ("¿verdad?") está buscando aprobación? Debilita la afirmación. Te sorprenderá lo sobreutilizadas que están las interrogaciones en el trabajo. Deja de usarlas. 

3. Tienes un apellido, úsalo

Mujer saludando
Getty Images

La primera mujer para la que trabajé me enseñó algo que nunca he olvidado. Cuando te presentes usa tu nombre y apellido para acompañar tu (firme) apretón de manos . No es "Hola, soy Susie". Es "Hola, soy Susie Moore".

Confía en mí. Parecerá  raro al principio, pero es asertivo y fortalecedor. Empezarás a notar que la gente te considerará más relevante. Presta atención a quién ya hace esto en tu mundo cuando se presentan. Probablemente son personas que tú consideras importantes!

4. Dí no al sí

Frases que pueden indicar que tu jefe no está contento con tu desempeño.
CoWomen/Unplash

Hay un viejo refrán que dice que si quieres que alguien haga una tarea, dásela a una persona ocupada.

Aceptar todo para agradar puede, en muchos casos, tener el efecto opuesto al que se pretende. No hay nada como un "no" de calidad que se transmita como una afirmación fuerte y auto-respetuosa, por ejemplo: "Jane, me encantaría ayudar con este nuevo proyecto, pero mis manos están ocupadas  hasta el final del mes con X. ¡Creo que Liz sería una gran copiloto! O puedo involucrarme en dos semanas a partir de ahora, cuando mi agenda esté más despejada".

5. Siéntate delante y en el centro

Reunión en el trabajo
Getty Images

¿Recuerdas que los niños traviesos siempre se sentaban en la parte de atrás del autobús? No es tan distinto ahora. Es sólo que es un escenario diferente.

Siéntate delante en cualquier reunión de grupo y mira cómo se siente (y observa quiénes se sentarán a tu lado - apuesto a que serán los jefes). Sé consciente de tu postura, también. Con un simple movimiento de hombros (respaldo, barbilla hacia arriba y sonrisa), parecerá que eres la persona más segura de ti misma en la habitación. Estos pequeños cambios contribuyen en gran medida a proyectar seguridad en uno mismo.

Piensa por un segundo.... ¿cómo puedes ser visible si no te ven en absoluto?

6. Deja de pedir perdón

coach para ser millonario
Rawpixel on Unsplash

Trata de eliminar la palabra (a menos que hayas tirado tu café encima de alguien) durante 24 horas.

Gracias es una declaración mucho más poderosa, por ejemplo, "Gracias por esperar" cuando llegas cuatro minutos tarde a una videollamada frente a "Oh, lo siento, llego tarde".

El número de veces que oigo que alguien se disculpa por entrar o salir de un ascensor lleno de gente, por ejemplo, es una locura. ¿Por qué lo sientes, exactamente? ¿Por tener un cuerpo? Simplemente entra o sal con el menor alboroto posible. Luego sonríe (y si lo deseas) repite esa palabra mágica: gracias.

Susie Moore es una autora y coach que ha aparecido en el programa Today, en Forbes y en Oprah.com.

Y además