Pasar al contenido principal

Así es como la ventilación puede evitar que se propague el virus, según una experta

Ventana ventilación airear dormitorio habitación
Pixabay/Free-Photos

  • Muchos contagios de coronavirus se producen en interiores debido a la inhalación de partículas de aire, por lo que la ventilación es clave para evitar la propagación.
  • El espacio interior más seguro es aquel que reemplaza constantemente el aire del interior con mucho aire exterior.
  • En caso de que esto no sea posible, se recomienda utilizar un purificador de aire y controlar la cantidad de CO2 que hay en la habitación.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La mayoría de casos de transmisión de coronavirus se produce en interiores debido a la inhalación de partículas de aire infectadas

La distancia social y las mascarillas hacen una importante función pero, cuando el contacto se produce en lugares cerrados, es inevitable que se corra cierto riesgo. 

Leer más: 5 preguntas y riesgos que debes conocer sobre la propagación por el aire del nuevo coronavirus

Según ha explicado en The Conversation Shelly Miller, profesora de Ingeniería Mecánica en la Universidad de Colorado Boulder (EEUU), que ha estudiado cómo controlar la transmisión de enfermedades infecciosas transmitidas por el aire en interiores, una vez que el virus escapa al aire dentro de un edificio, hay 2 opciones: traer aire fresco del exterior o eliminar el virus del aire dentro del edificio.

El espacio interior más seguro es aquel que reemplaza constantemente el aire del interior con mucho aire exterior. Cuanto más aire fresco y exterior haya dentro de un edificio, mejor. La entrada de este aire diluye cualquier contaminante y reduce la exposición de cualquier persona en el interior.

Este reemplazo se cuantifica con una tasa que depende del número de personas y el tamaño de la habitación. La mayoría de expertos considera que aproximadamente 6 cambios de aire por hora son buenos para una habitación de 9 metros cuadrados con 3 o 4 personas dentro. En una pandemia, la cifra debería ser 9 veces por hora, según un estudio

Para conseguir que la ventilación sea mayor, lo mejor es mantener tanto puertas como ventanas abiertas. Una idea de Miller para aumentar esa circulación es poner un ventilador de cara a la ventana.

Una manera de medir la circulación del aire es a través del CO2 que se libera en el aire cuando respiras. En el exterior, los niveles de CO2 están justo por encima de 400 partes por millón (ppm). Una habitación bien ventilada tendrá alrededor de 800 ppm de CO2. Un nivel más alto que ese es una señal de que la habitación podría necesitar más ventilación.

Dado que el coronavirus se propaga a través del aire, los niveles más altos de CO2 en una habitación probablemente signifiquen que hay una mayor posibilidad de transmisión si una persona infectada está dentro. La profesora Miller recomienda mantener los niveles de CO2 por debajo de 600 ppm. 

Si tu habitación u oficina no te permite mantener la ventilación adecuada, Miller sugiere utilizar un purificador de aire, una máquina que elimina las partículas del aire, generalmente utilizando un filtro hecho de fibras fuertemente tejidas. Estas máquinas pueden capturar partículas que contienen bacterias y virus, y pueden ayudar a reducir la transmisión de enfermedades.

Antes de comprarlo, es importante prestar atención a ciertas características como la eficacia del filtro (el mejor es el HEPA, que elimina el 99,97% de las partículas) y su potencia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que una mala ventilación aumenta el riesgo de transmisión del coronavirus, por lo que seguir estos consejos es clave para prevenir el contagio.

Y además